lunes, 31 de diciembre de 2012

Paréntesis y Propóstio de Año Nuevo

Si eres un parroquiano o visitante habitual; si sólo lo eres esporádico; si encontraste gracioso y curioso este lugar; si eres un bot de un buscador o pierdes tu tiempo en internet; si en algún momento, algún tema te ha hecho parar en esta dirección virtual. Antes o después, como favorito o marcador, peregrino o cliente , o si simplemente te dejas llevar por la finura de los algoritmos rápidamente caerás en que este blog, esta bitácora, ha tenido un parón, inusual, durante los últimos 7 meses.

Sea como fuere verás que te ha faltado algo, que tus RSS no se han actualizado o que te ha faltado un tuit o un "Me Gusta" interesante desde alguien a quien sigues o a quien padeces. Y no tengo muchas excusas, la verdad, para disculpar tal falta ante mis seguidores, si es que los hubiera. Lo cierto, es que algunas veces me han faltado esas ganas, imperiosas para publicar, no para escribir, puesto lo sigo haciendo, y curiosamente, volviendo a reconocer mi letra manuscrita, sino para publicarlo, mostrarlo a la web.

Por supuesto que he avanzado en nuevas mejoras, formatos y potencialidades para un blog, un website personal propio e intransferible, alimentado por mi capacidad de manera continuada que colmara mis ansias, y borrará de este lugar, ese tan anquilosado "en casa del herrero; cuchillo de palo", pero no lo tengo tanto como para no despedir este 2012 con una publicación.

Y no solo despedirlo publicando, cuando menos como disculpa, sino también como avance, para ir recuperando poco a poco la actividad productora, e ir dejando muestra escrita y gráfica de mi vida, cual bitácora en la que recoger lo que me apasiona, lo que me indigna y me enamora, me enfada y me excita, me divierte y me cabrea. Un lugar en la red donde encontrarme y encontrarnos todos.

Como decía antes no puedo pedir disculpas, pues tal ausencia la ha alimentado la vagancia y algunos pequeños compromisos adquiridos, pero tan pequeños que no deberían haber entorpecido la labor del escribano, y adelanto que no lo han hecho, y por la que, su pequeñez, me debería disculpar y avergonzar, por quizás no haber tomado más partido, cuando se me ha requerido, o quizás y simplemente haber vivido más.

Pero lo cierto es que en el "Timeline" del blog va a subsistir un salto de 7 meses  sin actividad (al menos en el formato habitual de "bitácora" e indignación, por no hablar de más cosas que me afectan) y lo que si que puedo añadir es que se va a recuperar la actividad y alimentación continua del blog, porque este parón, no sólo ha servido para re ordenar mis ideas y anhelos, adelanto, sino también para confirmar la necesidad inocua e imperiosa de contar a alguien, aunque sólo sea el robot de google, como siento, padezco, pienso, opino y siento y vivo todo lo que sucede a mi alrededor.

Por eso, y todo ello, si ahora ante alguien a quien le haya fallado, no tengo más que estas disculpas escritas y la voluntad sentida de re emprender la marcha hacia un camino de constancia, talento y perseverancia como siempre ha sido este blog. Saludos y Feliz 2013.

martes, 15 de mayo de 2012

No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XIX. 15M: Año 1


La Puerta del Sol el 12M (Paul White / AP)

Hoy hace un año, a estas horas. España estaba en la calle. Hoy hace un año que el Movimiento 15M tomó cuerpo y en el índice de abajo hay un detallado de cada paso, cada acción y reacción que han ido surgiendo a ambos lados; Desde la indignación contra el poder establecido, y viceversa, con la inestimable presencia de ciudadanos que parece ser ni sienten, ni padecen.

Hacer un análisis del movimiento15M es tarea complicada. Se trata de un movimiento muy dificil de analizar por su carácter plural y apolítico y que además presenta sus diferencias según el espacio geográfico y sociológico donde se desarrolla. Como participante desde Salamanca, con cierto grado de desencantamiento, motivado mayoritariamente por la apropiación del movimiento por parte de anarquistas en esta ciudad, algo hasta cierto grado lógico y normal, puesto hablamos de una ciudad pequeña, mayoritariamente de derechas o de universitarios que sobreviven y no se van a quedar aquí, y por su experiencia en plantarle cara a las autoridades. Pero en Salamanca el grado se sobrespasó e hizó muy desagradable cualquier actividad. Aunque por fortuna, en vísperas del aniversario he podido comprobar que se ha encauzado muy bien, y me encuentro con ganas de volver a participar.

Pero si algo tengo claro es que si el movimiento del 15-M no se hubiera producido esta claro que podríamos suponer que la situación de este país es mucho peor a la de la "simple" crisis, puesto que la apatía y el desánimo habría ganado. Si ante la ofensiva de recortes a la democracia y la prepotencia de esos capitales financieros que han asumido el control de la economía la gente joven -y no tan joven- hubiera aceptado resignadamente la situación, habría que abandonar toda esperanza.

Pero se trata de saber ahora si ese movimiento tiene un efecto transformador en la sociedad española o si se limita a un desahogo pasajero cuyos resultados se diluyen en movilizaciones más o menos pintorescas, violentas o festivas. No han faltado opiniones en este último sentido, no solo desde la derecha sino desde cierta izquierda que desconfía de algaradas y manifestaciones. Según estos críticos, los movimientos populares que no se integran en instituciones como partidos o sindicatos están condenados a la inoperancia y a una pronta desaparición. Por suerte y una vez más, se equivocan.

Aunque resulte obvio, lo primero que hay que comprender es la complejidad que implica un movimiento como el 15-M, que carece de una dirección centralizada y en el cual confluyen sectores de distintos partidos políticos, jóvenes preocupados por su futuro laboral, militantes antisistema, intelectuales críticos, ciudadanos en paro, gente que se asoma por primera vez a la política, abuelos indignados que ansían un futuro mejor a sus hijos y nietos y por el que tiempo atrás lucharon, y hasta grupos cuyo único objetivo es divertirse en manifestaciones festivas. De todo tiene que haber. Las propuestas que han surgido desde sus filas muestran esta diversidad: desde consignas claramente anarquistas hasta razonables sugerencias sobre el funcionamiento de las instituciones democráticas, pasando por aspiraciones que rozan la utopía. En algunos pocos casos sus actividades han incluido destrozos de mobiliario urbano y agresiones a la policía. Otros grupos han tenido un exquisito cuidado por evitar la violencia en cualquiera de sus formas.

La pregunta puede ser ¿Desvaloriza esta diversidad al movimiento en su conjunto? Yo opino NO. El origen del movimiento 15M tiene mucho que ver con la decepción de los jóvenes ante los partidos políticos, al menos con los mayoritarios, y sería erróneo exigirle que siguiera el modelo de esas organizaciones. Muchas críticas al 15-M nos pedían la presentación de propuestas articuladas y factibles, proyectos de transformación de la sociedad que incluyeran la descripción de los pasos concretos para realizarlos y no simple retórica utópica y de eslóganes históricos que resultan practicamente imposibles. Al menos a corto plazo. Todo ello sin comprender que tal tarea es propia de los partidos. Los dirigentes que hablan -y lo hacen sin cesar- de "escuchar las necesidades del pueblo y recoger sus aspiraciones" han podido encontrar en el movimiento un abundante material de reflexión. Nadie desde los partidos, ni de sus altavoces mediáticos ha tomado en profundidad pretensiones legítimas, no sólo del 15M sino de toda la sociedad, como la reforma de la Ley Electoral que facilite una representación proporcional en el Congreso, el empleo de listas abiertas que puedan permitir al electorado sacar de las instituciones a los corruptos e inmorales (no olvidar la corrupción moral, que esa explica muchos "comportamientos" de nuestros representanes estos últimos años). Incluso hasta algunas de estas propuestas asamblearias que si han sido escuchadas, no han entrado en el BOE con todas las consecuencias, y la dación en pago se queda a medio camino, la banca pública es una sorna para el PP que pretende un banco malo para mantener privados los beneficios y socializar las perdidas y la reforma fiscal resulta ser una amnistía fiscal (y II) para los defraudadores que pretende encontrar 2000 millones de €, cantidad que podría ser multiplicada por 40 si se le dieran las herramientas profesionales, jurídicas y económicas a los inspectores de hacienda como lleva reclamando hace años el colectivo que los agrupa. Por contra "nos premían" con una legislación para reprimir las protestas.

Pero la gran pregunta va sobre la capacidad que tiene el 15M para influir en el curso de la vida política y social. La experiencia, tanto personal, de grupo, como la que se vislumbra en las redes sociales o en la principal y tradicional red social española, la barra del bar, me induce a pensar objetivamente en que sí, en que las propuestas, datos, ensayos, actividades, acciones, documentos, debates, asambleas y planteamientos han calado en la sociedad. No todos hemos tenido un interés en la política y la sociedad. Hasta esta crisis y sus consecuencias sociales mostradas en la falta de ética y moral, en la corrupción, la desigualdad y la injusticia social una importante parte de la sociedad española no se planteaba cuestiones que atañen a la política y lo social. NO hemos logrado que TODOS/AS lo hagan, no nos engañemos, pero por lo menos una parte importante en número, y significativa, por formación y capacidad si que ya lo hace, y junto al fútbol, la tv., la comida, o las relaciones, el tema político y social, la situación actual, entra en cualquier conversación entre cualquier tipo de interlocutores.

El hecho cuantitativo y cualitativo de que una parte importante (mayoritaria) de los jóvenes  han pasado por el aprendizaje y comprensión de que la política importa, y cada decisión que se toma en ella, afecta la vida de miles y millones de personas, entre ellas, la de uno mismo devuelve de manera real y clara, a mi modo de ver, la soberanía a la ciudadanía.

Un poco de soberanía que tenemos cada uno y que en la desidia y el desinterés por lo público (curioso cuando menos) hemos perdido delegando en políticos que no son personas emergidas del pueblo que defienden los intereses del pueblo, sino personas de una determinada clase que defienden sus intereses particulares en connivencia con el poder económico. Pues bien, esa soberanía con el 15M la hemos empezado a recuperar, sintiéndonos ciudadanos que van a la plaza a dialogar, a escucharse y ser escuchados; a formularse preguntas y encontrar respuestas. En definitiva a hacer de "políticos", periodistas y ciduadanos a la vez, a formarse una opinión. Y cuando descubres que tu opinión y tu forma de sentirse, como tus problemas y necesidades son compartidos por la mayoría de la sociedad, comprendes que en vuestras y nuestras manos esta el poder de la ilusión por cambiar el mundo. Conseguir un sistema por las personas y no tanto por los mercados. Y en el caso de España conseguir una Democracia Real Ya y dejar de vivir en la dictadura del capital, los mercados y el dinero que tan cómoda se viste con el traje de la desvergüenza, la corrupción y la inmoralidad.

Y el 15M no sólo de jóvenes se alimenta. Sin duda a un año vista de su nacimiento, lo más notable a mi juicio, y de lo que me siento orgulloso por haber participado en él, es que en las plazas y a través del 15M todos y todas hemos tenido voz. Sin distinción de edad, trabajo, sexo, raza, religión, situación económica, dependencia, ideología. Personas de toda condición se han sumado y ha sido una gozada compartir manifestaciones asambleas, debates y encuentros en la red con padres y madres, gente de derechas indignadas, que también las hay, parados, autónomos, emprendedores, católicos practicantes, inmigrantes. Hombres y mujeres que partimos de una convergencia en la diferencia: Es que estamos indignados y nos vemos capaces de mejorar nuestro "mundo", empezando por este país de broma, llamado España.

Desde estudiantes hasta los "yayoflautas" todos tenemos cabida siempre que mantengamos el carácter pacífico, acogedor, asambleario y revolucionario del movimiento, sin usar en ningún momento e incluso denunciando la violencia que todos rechazamos. Y como la indignación no entiende de edades, muchos nos vemos reflejeados en el juvenil espíritu de rebeldía y sueños por cumplir de dos nonagenarios como Stephan Hessel que dió luz al movimiento con su Indignez-vous! hasta el intelectual José Luis Sampedro faro y antorcha en #españistan.

Habrá o no habrá éxito. No lo sé. Espero y voy a sumarme al trabajo para que lo tengamos, superar todos los retos y flaquezas que existen, porque será la mejor muestra de que en un tiempo más o menos corto y con la certeza que sea de manera eterna vivamos en un lugar mejor, más justo, más humano, ético y moral. Por supuesto queda trabajo para ir cambiando estas estructuras obsoletas por lo inútiles y lesivas para el buen funcionamiento de la sociedad, y para ir cambiando la mentalidad de la sociedad, que aún no ha despertado, para que deje de ver su modo de vida actual, y el egoísmo capitalista y liberticida que ha implementado el neoliberalismo (en la variante españístani con esta derechona tan rancia y tan nuestra), como algo natural y propio, y así pueda plantearse un escenario distinto, mejor, más participativo justo y social, donde dejemos de lado el gobierno de los "anónimos" mercados financieros con sus títeres políticos saliendo a la palestra en su caja-escenario, robándonos todo lo que es nuestro, desde la educación, la sanidad, la vivienda, los servicios y derechos sociales, el agua, el patrimonio, la tierra, el clima, los alimentos,... y así hasta la ilusión y la dignidad. Vamos a conseguir que la opinión pública entienda que con este sistema no se va a ninguna parte que no sea la miseria, la desesperanza, la resignación y el engaño y que adoptando algo que es nuestro y propio como la libertad, la razón y la soberanía podemos, todos juntos, construir de una vez por todos una Democracia Real y un Sistema económico que no necesite de una periódica destrucción para regenerarse, ni tampoco de la opresión y persecución intimidatoria, y ahora aliñada con una bochornosa represión antidemocrática de unos pocos sobre una multitud depauperada.



No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros:

No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros I
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros II
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros III
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros IV
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros V
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros VI
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros VII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros VIII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros IX
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros X
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XI
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XIII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XIV
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XV
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XVI
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XVII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XVIII

P.D.: Si el sistema es este, que permite que una caja bancaria antiguamente pública, efectúe más de 700.000 deshaucios sólo en la comunidad de Madrid en los últimos dos años, mientras políticuchos y banqueros ineptos y chupocteros se dedican a inflar sus nóminas hasta lo obsceno, para tras su marcha dejarla como un erial; yo me declaro y muy orgulloso ANTISISTEMA.

lunes, 7 de mayo de 2012

Crónica de una muerte anunciada



Estaba cantao. Era inevitable. Y hasta cierto punto, puede llegar a ser saludable. La ilusión del verano, día a día, partido a partido durante esta temporada regular hacían caer en el desánimo a toda la hinchada, apagando la ilusión y acercando el desánimo a todos los estamentos del club del Ramiro de Maeztu. Se llegó a un punto en el que era imposible que el ASEFA Estudiantes jugará el año que viene en ACB.

El descenso del Estu es la crónica de una muerte anunciada, el punto más bajo en su historia y el ocaso definitivo de un largo periplo que durante los últimos años, desde la final de liga contra el Barça en 2003-04 se ha venido gestando a través de una gestión tanto económica como deportiva que sólo admite un apelativo: Nesfasto.

En verano cuando se gestionaba la plantilla todo parecía el despertar de un mal sueño. Se dejaban atrás los experimentos, los cambios de mentalidad. Se analizaban las potencialidades de la plantilla y se buscaba reforzar las debilidades. Y sobretodo se volvía a la filosofía de toda la vida del Estudiantes: Cantera. Se le daba la oportunidad de minutos e importancia a un puñado de jóvenes que se han ido formando en "la Nevera" del Magariños los últimos años. Dos bases Granger y Jaime Fernández. Al primero, uruguayo, nadie le cerraba ya el paso a la titularidad. El segundo venía de hacer un campeonato de Europa sub19 excelso. Y por dentro Clark y Driessen por fin parecía que iban a tener minutos. Más apariciones de Nogueira, Lobo, Serrano o Martínez. Más dos americanos que prometían gran nivel: Wright, escolta nº15 del draft que no le impidió firmar un -19 de valoración frente al Barça; y Simmons center con pasaporte búlgaro que venía de ser el máximo reboteador de la liga griega. Y dos veteranos para dar consistencia: Germán Gabriel y la vuelta del Capitán, oh mi capitán! Carlos Jiménez, a quien encima le hemos dado una retirada horrible todo lo contrario a su saber estar en la pista y fuera de ella. Un señor y un crack. Vayas donde vayas, Carlos Jiménez, ¡qué huevos tienes!.

Y para llevar el timón todo un campeón del Mundo como Pepu Hernández. Todo era ilusión y algarabía. Hasta que comenzó la temporada, o mejor dicho hasta que el Estu jugó un amistoso de pretemporada contra el Blancos de Rueda (al final colista de la liga) en Würzburg y allí vimos que tenía mucho que mejorar el Estudiantes, simplemente para poder competir. Aquel sábado de septiembre el conjunto vallisoletano le pasó por encima. Fue un aviso que se confirmo cuando fueron cayendo los partidos oficiales como derrotas.

La situación se iba poniendo peligrosa y comenzaron los fichajes. El dominicano Flores, la vuelta del hijo pródigo de la Fuente, Lofton, Dean, culebrón Bullock con rescate del otrora gran escolta madridista de su retirada y al final Kirksay. El alero francés es el único que ha demostrado compromiso y calidad para la liga ACB.

Este equipo en septiembre parecía bueno para la ACB y permitía confiar en la gestión de Azofra como director deportivo. Quizás vaya a profanar a un dios, como es el eterno 13 para todos los dementes y yo me incluyo entre ellos. Pero el que era gran base y líder en la pista y vestuario estudiantil, desde los despachos ha dejado mucho que desear. Pero parecía que este era un buen año. Y no lo ha sido.

Ver un partido del Estudiantes este año ha sido un contínuo remake de las últimas temporadas colegiales repitiéndose los mismos males y problemas en el juego de todos estos años. Por más vehemencia y explicaciones que Pepu Hernández, y después Trifón Poch, han puesto en la pizarra y el banquillo el problema del Estu, a mi modo de ver, ha estado primeramente en el juego interior. Si un "5" de garantías todo el peso interior estudiantil ha jugado en torno a Gabriel que con su innegable y tremenda clase ha sido la única constante anotadora del Estu. Necesitaba al lado un jugador físico, fuerte, duro y reboteador que le aliviará de pegarse en la zona. Querían que fuera Simmons. Pero no lo ha sido. La realidad es que todas las derrotas del Estudiantes han venido desde el tremendo déficit que el pivot rival provocaba. Sin capacidad para parar a un jugador de más 2'05 se ha mostrado el Estu todo el año y al final, entre eso y el cansancio de Germán Gabriel, tocaba refugiarse en defensas zonales que han sido muy castigadas por los tiradores rivales. Como además sumábamos la bisoñez de nuestros bases plantear otro tipo de juego, otro baloncesto para mermar a un posible pivot dominador ha sido imposible.

El caso es que el equipo era limitado en la cancha y las buenas ilusiones de pretemporada ya eran un recuerdo llegado el final de la primera vuelta. Tuvimos una dimisión de Pepu frenada por la demencia; Ver las caras de los jugadores antes de los partidos, aunque fuera por tv., era un dolor sobretodo la de los canteranos, Jiménez o Gabriel. Un poema. Sabían de la gravedad de la situación. Pero si encima y además, la lentitud desde la directiva, o la limitada capacidad económica, a la hora de reforzar e intentar cambiar la dinámica del equipo llega a ser exhasperante, resulta que cuando se quiere dar la vuelta a la tortilla estamos ya haciéndolo con epítetos como épica, histórica, imposible o el "si se puede".

Y así ha sido. Lamentablemente. El tremendo y maravilloso equipo de comunicación del Asefa Estudiantes, a través de las redes sociales o en el mismo pabellón, ha conseguido mantener la llama de la ilusión por la salvación y unido a la Demencia, manetener un espíritu de comunición elogiable y por el que nos sentimos orgullosos. Es lo único que ha funcionado. Afición y redes sociales.

Porque lo demás no llegaba. El equipo naufragaba y tanto el cambio de entrenador como las bajas y altas en la plantilla fueron tardías. Del primer trío de americanos, Wright salía en enero, Flores en febrero y Simmons ha aguantado hasta el final. No tienen nivel ni para LEB. Y Pepu tuvo que ser cesado justo la semana del partido más importante de la temporada. El que el Estu jugó con Fuenlabrada en la jornada 23 y cuya derrota culminó en el descenso de ayer, puesto que alejó a fuenlabreños a 4 partidos más el basket average. Y estos, desde la marcha de Ayón y pese a Porfi y Penney, claramente eran una de las peores plantillas de la liga.

Y ayer se fraguó la hecatombe. En un partido a vida o muerte, y aún así dependiendo de otros resultados, Estudiantes y Murcia se jugaron el descenso. Salió muy enganchado al partido Estudiantes, pero Murcia era mejor equipo e incluso hombre por hombre .Tanto que ya al final del primer cuarto mandaban los murcianos. Augustine hacia lo que quería por dentro y sólo a base de coraje de los de siempre se podía mantener la ilusión. Pero el partido era un quiero, pero no puedo, exhasperante. Un justo cierre al curso baloncestístico por parte de un estudiante, que fue dejando para el final sus deberes, como los últimos años, y al que al final le ha resultado imposible salvar el curso.

Ahora, tan sólo 24 horas después de consumado el descenso, se mantiene viva una llama en forma de que alguno de los equipos LEB (el ya ascendido y campeón Canarias o por qué no el Burgos) no puedan asumir los costos de la infrastructura ACB. Quizás por ahí venga la permanencia. No lo sé. Tampoco me parece justo.

Aunque ayer el Estu se hubiera salvado los problemas seguían ahí. Un club en un mercado como Madrid; Con recursos propios (elogiable que la directiva encontrará un patrocinador en verano pasado) pero que le es incapaz de generar las subvenciones públicas que mantienen su estructura como cantera y servicio social. Se puede trabajar mejor la cantera y conseguir jugadores más válidos o darles verdadera confianza. Podemos formar un club capaz de mantener sus señas pase lo que pase y en el que verdaderamente a los jugadores, aunque al final tengan que salir, lo hagan con lágrimas y no hastiados como Pancho Jasen el año pasado, o los "merengues" deseosos de cambiarse de bando.

Se puede atinar más o menos en las altas y bajas, salidas y llegadas. Se puede conocer más o mejor el mercado. Y quizás puedan aparecer los dineros de las ventas de los últimos años (Felipe, Jiménez, Sergio Rodríguez,... dejaron casi 4'5 millones de €)... pero aunque el equipo hubiera mantenido la categoría algo tenía que cambiar. Otros grandes equipos, con la misma solera o incluso más, pasan sus crisis, sus ciclos y saben mantener el status porque la filosofía es la misma de siempre, la misma con la que abrazan el éxito. Ayer la Demencia pedía dimisión de la directiva. Con salvación también lo habríamos hecho, porque esta lenta agonía, esta senda que camina Estudiantes desde hace unos años sólo puede acabar con algo muy feo.

En ACB o en LEB. Por Europa o en Melilla. En el Palacio de los Deportes o en Magariños. La Demencia, siempre estará con Estudiantes. Y no faltará nuestro aliento para no cumplir la última profecía de nuestro mejor dirigente: Alejandro González Varona, quien fechas antes de morir en 2007 dejó una lapidaria frase: "Si Estudiantes, desciende; desaparece".

domingo, 22 de abril de 2012

El próximo puedes ser tú; Basta ya!!


Información sacada y compartida desde el twitter de @kurioso

Esta es la historia de un chico corriente, asmático, de 90 kilos y que no hace deporte. Vive con sus padres, depende económicamente de ellos, va siempre de vacaciones con ellos, los fines de semana si salen... también, no tiene una doble vida. Es un tipo normal, como tú o como yo. Hasta hace unas semanas.

Con 20 años está en tercero de Física y con estupendas notas (8,5 de Selectividad) el año que viene acabará la carrera y empezará otra, ingeniería electrónica. Por las tardes trabaja cuatro horas becado en el aula informática fundador de la Asociación de Robótica y Electrónica (Fisitrónica), es miembro del Consejo de Estudios de Física y candidato al Claustro Universitario cursando quinto de inglés en la EOI, miembro de la Asociación de Magos e Ilusionistas de Catalunya, fundador de la sección de la iIusionismo y Magia de la Lira Vendrellenca. Está afiliado a la Asociación de Estudiantes Progresistas de la Universidad de Barcelona. No sabe lo que es un antecedente. No pertenece ni ha pertenecido a ninguna organización violenta.

Este chico vive en Coma-ruga (El Vendrell, Tarragona) y su padre es conductor de autobús y su madre administrativa en Barcelona. Cada día salen de casa juntos, le dejan en la Universidad (está en la Diagonal, en la entrada de Barcelona) y le recogen al atardecer.

Siendo Semana Santa y todo el mundo de vacaciones, el decano de la facultad hizo una carta de apoyo y recomendación, ahora la ha hecho el rector; los abogados de Barcelona, la federación de vecinos de Barcelona, la Asociación Catalana de Defensa de los Derechos Humanos, los magos, la CUP y otros han intercedido a favor de él.

Se llama Ismael Benito y lleva encarcelado sin imputación, sin juicio y en prisión preventiva (supuestamente por la peligrosidad de sus estudios) desde la Huelga General del 29 de Marzo. Le vincularon con una mochila (él lo niega) con una botella de disolvente, unos petardos y un walkie-talkie y de pertenencia a banda organizada.


Todo esto se lo contó a un periodista de confianza unos padres desesperados. Él ha pedido ir a las televisiones a contar su versión y en ninguna le dejaron. En la cárcel, dónde ven solo Tele5 porque así lo quieren los 'más fuertes' que tienen el mando a distancia, está harto de que le vinculen a quema de contenedores y violencia. Cuando sus padres le llaman por teléfono, les dice "el mundo se ha vuelto loco".


Quieren criminalizar cualquier comportamiento fuera de este ‘establishment’ forzado, quieren vender miedo para que no discrepes encarcelando a tu vecino, quieren evitar que te manifiestes reformando un código penal para volver a años dictatoriales, manteniendo en la cárcel sin pruebas, impidiendo la resistencia pacífica, criminalizando la libertad de expresión, el derecho a reunión... Quieren meter en el saco de los cuatro violentos de siempre a los que protestan y luchan por unos derechos marinados durante 30 años y que en 6 meses les han arrebatado. En definitiva quieren gobernar y blindarse legalmente ante las respuestas legítimas del pueblo para convertir su fracaso estrepitoso en un silencio forzado que justifique sus políticas.

Utiliza tus herramientas personales para difundir, contar y luchar por defender la verdad de lo que está pasando. La verdad que veas por la calle, en tu trabajo, en tu administración, en tu colegio. Tú eres periodista, eres policía y eres político... tu voz no vale menos que la de ellos. No estamos en el siglo 18, ahora hay medios para construir una versión mucho más cercana a la verdad que la que ellos quieren ‘homologar’.

¡Pásalo!



Más Info:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/10/catalunya/1334085835_795559.html

http://www.lacerca.com/noticias/espana/jovenes_libertad_ismael_daniel-112802-1.html

http://www.lacerca.com/noticias/espana/jovenes_libertad_ismael_daniel-112802-1.html

http://llibertatestudiants29m.blogspot.com.es/
estaticos.diaridetarragona.com/resources/archivos/2012/4/10/13340

viernes, 13 de abril de 2012

No es nostalgia; Es Justicia



La España laica, republicana y federal; la de las fraternidad entre personas y ciudadanos; de talante obrero; igualitaria, justa y libertaria; la de los ateneos culturales populares nacidos una mediodía de un 14 de abril murió en 1939 a manos del fascismo, tras tres años de guerra incivil, pero esos valores republicanos, por su carácter universal, perviven en el día de hoy y renacen, y ya no solo como mero recuerdo bonito y prescindible cada 14 de abril, con poderoso brío. Por eso, la conmemoración de la II República no es un acto nostálgico de recuerdo del pasado, sino que nos invita a una reflexión renovadora sobre los problemas que todavía permanecen sin resolver en la España de nuestros días.

La II República trajo muchas innovaciones de gran calado que pretendían superar, en sentido modernizador, los principales factores de atraso social y político que había venido padeciendo este país desde los inicios del siglo XIX: en lo político, el establecimiento de una auténtica democracia representativa; en lo social, la reforma agraria y una legislación laboral acorde con los tiempos; en lo religioso, la instauración de un Estado laico, mediante la separación del Estado y de la Iglesia, y en lo militar, la subordinación de las fuerzas armadas al poder civil. Hoy en día, sólo parece que mantengamos, siempre entrecomillado, la subordinación militar, porque del resto, estamos ya hastiados de comtemplar continuamente las maniobras y acciones de acoso y derribo al estado del bienestar, o a cualquier acción que desancle este país de un pasado atrasado, rancio, clasista, violento y polvoriento.

La II República fue el primer régimen realmente democrático en nuestra Historia, con medidas tan decisivas como la implantación del sufragio verdaderamente universal con reconocimiento del derecho al voto de las mujeres. La Constitución de 1931 fue también la primera que abordó el reconocimiento de los derechos sociales y económicos, y las bases de lo que hoy conocemos como Estado de bienestar. Asimismo, trató de resolver propositivamente la articulación territorial de España mediante el sistema de estatutos de autonomía elaborados por iniciativa de los territorios que aspiraban a su autogobierno y se adelantó en proclamar la renuncia a la guerra como instrumento de política internacional. La Carta Magna instauró un Estado moderno, laico y democrático. Introdujo el principio de laicidad del Estado y medidas como el divorcio, el matrimonio civil y la enseñanza laica.

El gobierno republicano era heredero del pensamiento progresista del siglo XIX, que vinculaba el laicismo al progreso de la nación. Para modernizar la sociedad española se hacía necesario, a su entender, una regulación que garantizara el control de la enseñanza pública, separándola de toda influencia de las órdenes religiosas. Dicho proyecto encontró una decidida oposición desde una Iglesia aferrada al principio de confesionalidad del Estado. La Constitución republicana afirmaba, en su artículo 3º, que “el Estado español no tiene religión oficial”.

Ninguna de las medidas del gobierno republicano causó tanta polémica como la decisión de instaurar una escuela laica y, más concretamente, la no obligatoriedad de la asignatura de religión primero y la supresión después de dicha asignatura en las escuelas públicas. El ideario republicano, que recogía las principales corrientes de innovación pedagógica, se resumía en una escuela laica, unificada y coeducativa de alumnos y alumnas. No en vano, se conoce a la II República como “la república de los maestros”. “Laica, obligatoria y gratuita”. Así defendía la enseñanza la Constitución de 1931, que atribuía al Estado el servicio público de la cultura.

La construcción de una propuesta política republicana debe ir más allá del cambio en la jefatura del Estado. Ha de ser una propuesta que desarrolle un marco común de valores, de derechos y de libertades con los que los republicanos nos sintamos identificados, en la construcción de una sociedad más libre, justa y social; pero a la vez adulta, que sea capaz de sentirse a la vez obligada y querer ser participe de la vida pública y política, y ser un agente activo en las decisiones por las que todos nos tenemos que regir, siempre con respeto e igualdad.

En la España del Gobierno del Partido Popular mas que nunca existen razones para reivindicar los valores republicanos y la necesaria defensa de la democracia, en un momento de ataque exacerbado a los derechos laborales, de recortes en el estado del bienestar y de represión política.

Hoy ser republicano es ser un demócrata consecuente, exigiendo que los ciudadanos y ciudadanas no sean meros consumidores en manos de los mercados, sino sujetos cívicos que accionan sobre todos los momentos y decisiones que tienen que ver con sus vidas, incluso sobre momentos y acciones de nuestra memoria histórica colectiva para recordar que el franquismo permitió morir al dictador en la cama pero que seguiremos, aunque les pese a los jueces del Tribunal Supremo, exigiendo memoria, justicia y reparación ante los crímenes de la dictadura franquista.

Hoy ser republicano o republicana en España es, por suerte, una señal de futuro, de propuesta ilusionada en una sociedad mas justa y en una política distinta que abra nuevas vías a la visión arcaica, costumbrista, conservadora, egoísta y neoliberal, que exprime todos los recursos, empezando por los naturales y axfisiando también a los humanos.

El PP contra la memoria

Hace unos meses nos enterábamos de que el legado de Miguel Hernández, conocido como el poeta del pueblo, sería retirado de la Biblioteca Central de Elche. La decisión fue tomada por el gobierno municipal del Partido Popular, que desde el pasado 22 de mayo gestiona el ayuntamiento ilicitano. Los 5.000 poemas, libros, objetos personales y cartas enviadas por el poeta a su esposa, Josefina Manresa, reposan desde entonces en la caja fuerte de una entidad bancaria, inaccesibles al conocimiento y cultura del pueblo. El concejal de cultura del municipio alegó razones económicas.

Por esas mismas fechas supimos que el nuevo ayuntamiento de La Zubia (Granada) optó por retirar los nombres a tres calles que llevaban inscritos los de Miguel Hernández, Che Guevara y Buenaventura Durruti según acordó en su día el primer ayuntamiento democrático (1979), en sustitución de los nombres de los militares franquistas Queipo de Llano, comandante Castejón y general Varela. Obviamente, también en La Zubia gobierna ahora el Partido Popular.

Unos meses antes, en  la ciudad de Granada, la placa que había sido descubierta en las tapias del cementerio en memoria de los casi cuatro mi republicanos fusilados durante la Guerra de España y los primeros años de la dictadura franquista, fue retirada por el gobierno municipal conservador, sin que ocurriera lo mismo con el monolito fascista en homenaje a José Antonio Primo de Rivera.
Siguiendo esa misma estela revisionista, el pasado mes de noviembre el ayuntamiento de Villamayor de Calatrava, en Ciudad Real, optó por anular el nombre de las calles que llevaban los de Pablo Iglesias, Tierno Galván y Pablo Neruda, y aprovechar la ocasión para dar a una plazuela de la localidad la denominación con que se conoce a la selección española de fútbol: La Roja.

Desde el pasado 26 de marzo, el teatro de Huércal-Overa (Almería) ha dejado de llevar el nombre del poeta gaditano Rafael Alberti por acuerdo del gobierno municipal del Partido Popular, dado que, según su concejal de cultura, el poeta no vende bien la ciudad al no tener ninguna vinculación histórica con el municipio. También considera el mismo gestor cultural que la manera en que se eligió el nombre de Alberti no fue la más democrática ni la más correcta, pues tal decisión se tomó a través de una encuesta por las redes sociales en la que podían votar todos los vecinos cuando gobernaba el PSOE.

El poeta Rafael Alberti escribió en el exilio, en 1956, Noche de guerra en el Museo del Prado. La obra se desarrolla en el mes de noviembre de 1936, cuando el gobierno republicano opta por trasladar las obras pictóricas del museo a Valencia en evitación de que puedan ser destruidas por los bombardeos de la aviación nazi durante el asedio franquista. En un momento dado, los personajes del cuadro de Goya Tres de mayo cobran vida y se aprestan a levantar una barricada en defensa de la pinacoteca y, con ella,  de la cultura y democracia republicanas.

De nada vale ocultar o erradicar los legados y los nombres que representan esa cultura y esa memoria, pues siempre podrán recobrar vida, como en la obra de Alberti. Pretender anularlos por ignorancia es malo, pero por resentimiento es mucho peor.

jueves, 12 de abril de 2012

Historia de una portabilidad fracasada

Llevo 10 años con Vodafone. En este tiempo un par de incidencias atendidas por personal latino américano, que ni conocían la existencia de unas Islas Canarias ni la LOPD en vigor al comprobar el uso fraudulento que hacen con nuestros datos (más tarde, trabajando para Telefónica móviles y para Orange Internet ya comprobé de primera mano, los convenios de cesión de bases de datos entre compañías...); Pasos de contrato a tarjeta, de tarjeta a contrato, sin más problema que alguna factura inflada, que con la pertinente reclamación se volvió a un descuento por unos meses. Cambios de móviles (recuerdo al menos 5 con el que tengo ahora) y ya esta. Diez años de cliente, pagando puntualmente, sin retrasos, y ni un ofrecimiento, ni una misera encuesta de calidad y confianza en el servicio contratado. Con Vodafone, como con otras compañías, he comprobado una de las máximas empresariales españistaníes: Una vez que eres cliente; nos importas tres cojones...

El caso es que mitad por esta sensación de abandono y que sólo se acuerden de uno a la hora de cobrarte, y otra mitad por las buenas referencias que tenía (y que ahora ya son sólo un recuerdo) sobre Yoigo, de por ejemplo mi hermano, decidí que una vez cumplido el compromiso de permanencía de mi actual contrato y terminal móvil, realizaría una portabilidad a Yoigo. Y aquí es donde empieza mi particular "vía crucis" (valga la redundancia y coincidencia festiva).

En primer lugar, como es lógico y natural confirme vía internet (foros de consumidores) el funcionamiento de Yoigo. No estaba mal, había opiniones muy positivas, unas pocas dolorosas (como sería la mía en mes y medio), pero todo parecía que si me cambiaba a la compañía era una buena decisión, aprovechando el tirón del "regalo" del móvil, algo en lo que sacaba ventaja contra sus competidoras (en mi caso, muy bien posicionada Symio) y también la tarifa era muy apetecible.

Pues dicho y hecho. El 5 de febrero se cumplia mi permanencia en Vodafone, y decidí acercarme a una tienda de Yoigo (concretamente la de la calle Zamora de la capital salmantina) a solventar algunas pequeñas dudas y a comenzar el proceso, utilizando además una oferta de "trae a un amigo" para que mi hermano se sacase una rebajilla en su gasto telefónico mensual. Nos atendió una chavala muy maja, morena, ojos azules, un encanto. Me ofreció una tarifa que no había visto en la web de yoigo. Pero lamentablemente no podía utlizar la oferta de "trae a un amigo" con lo cual era la primera mala señal. Me tomo datos, a papel y bolí (otro mal rollo), y me pidió 20 € como fianza. Hasta aquí todo normal. Iluso de mi, creía que mis días en Vodafone habían acabado y ya podía disfrutar de las ventajas de un smart phone, que para mi iban encaminadas a controlar el correo, twittear desde cualquier lugar y el whatsapp (what's up), aunque bueno, ya sabéis que soy un friki y acabaría encontrando y enganchándome a gadgets nuevos y otras aplicaciones.

Paso una semana. Pasaron dos sin noticias y volví por la tienda. La misma chica me comento que se retrasaba el alta con Yoigo, puesto que no llegaba el móvil que había elegido (un Hua Wei con Android). Yo andaba con prisas y una semana después volví a aparecer por la tienda. Me atendió otra chica, mujer diría ya, bastante menos guapa y sobretodo más arisca y anti profesional. Después de esperar 10 minutos a acabar de que hablará por teléfono ¡¡con su madre!!, le dije que me parecía fuerte que este esperando desde hace 3 semanas para simplemente comenzar una portabilidad y no recibir ni un sólo aviso o mail (tenían mi dirección, y por supuesto mi teléfono) que apelará a mi paciencia. Me expeto que no sabía cuando llegaría el dichoso movil, y por lo tanto desconocía la fecha en la que empezara el proceso de portabilidad; mi contestación fue que a través de la página podía yo iniciar el alta (iluso de mi) y ella respondió con un sorprendente: "Vale, pero ten claro que a los que se dan de alta por internet en la tienda los tratamos peor". Mi hermano, que me acompañaba, y yo nos quedamos a cuadros, y decidí que por favor, rompiera el papel con mis datos y firma, me devolviera mis 20€ de fianza, para irnos (hermano, billete y servidor) con algo de dignidad.

Rapidamente, y gracias a los alquileres de locales en el centro de una pequeña ciudad universitaria con un problema de hiper explotación del sector inmobiliario como modo de sacarse un sobresueldo en negro, pude girar a la esquina de la calle, 3 metros y entrar, ta-chan, ta-chan, en una tienda Vodafone. Allí una chica muy amable me explico que procedimiento seguir para tras realizar una portabilidad con otra compañía conseguir oferta y movil que satisfacieran mis preferencias. Todo muy diáfano y claro, y no menos sorprendente las maniobras que tiene que realizar un cliente, que siempre se ha mantenido al día de pagos, desde hace 10 años, para poder aspirar a oportunidad y condiciones cuando menos similares a las de un posible nuevo cliente.

Después de unas horas, un café, un trozo de tarta y un paseo a casa, se pasó la indignación y el cabreo en la medida justa y suficiente para plantarme delante del ordenador, abrir la página de Yoigo y comenzar mi proceso de portabilidad. Practicamente todo era igual. O quizás no tanto. Pude aplicar la oferta de "trae un amigo" y por ella que mi hermano consiguiera unos descuentos con mi consumo, que bien se los había ganado. Pude, además, elegir móvil y el lugar a donde querían que me lo mandarán. Aquí vino el gran error que cometí. Escogí un teléfono por error que no tenía Android, y para colmo con un recargo de 59€ a mi cuenta bancaria. No me di cuenta en ese momento. Guarde los datos y la página con el "Hecho" para la portabilidad desde yoigo. Apague el ordenador y fui a dormir. Y lleve mi rutina varios días más, hasta 9 días sin un mensaje de texto que dijera "tu portabilidad esta en marcha"; sin un email, ni una llamada. Nueve días en los que no tuve ninguna noticia desde Yoigo. Incluso, pese a que cobraron desde el primer momento los dichosos 59€ tampoco me llego un acuse de que se había producido esa operación desde la compañía telefónica.

Y así cansado de esperar llame. Llame a Yoigo y expuse mi indignación y quejas por el hecho de llevar 9 días esperando comunicación por parte de la compañía y no haber recibido nada. Me atendió una chica por teléfono a la que también le parecía un poco fuerte la ausencia de comunicación y diálogo entre las partes cuando están formalizando una relación contractual, pero evidentemente no pudo expresarse con toda la libertad y me indico que el proceso ya había comenzado y que en breve recibiría un sms detallándome la fecha en la que pasaría a ser de Yoigo. Y efectivamente así fue. Al día siguiente, me llego ese sms, y al intentar comprobar ya en mi ordenador de sobremesa como iba el envío, descubro con pavor que el móvil que había solicitado. No funciona con android. Maldito Windows mobile... El caso es que no me cabreé en exceso, pese o quizás también a que fue un error mío, y sobretodo porque esperaba en un momento u otro la inefable llamada desde Vodafone y desde su departamento de retenciones para seguirme manteniendo conectado a los hilos de Vodafone, cobrando cada mes y si puedo no dar mucho el coñazo...

Y asi fue. También al día siguiente, un sábado y por la tarde una chica del departamento de retenciones de Vodafone me llamó y me pilló jugando al fútbol. Le conteste que me llamase en una hora y media que la podría atender sin problema. Y volvió a llamar. Me cayó genial. Mitad su acento zaragozano, otra mitad el buen talante y profesionalidad que expresaba, puesto que todas las dudas que tenía y todas las ofertas, procesos y casuísticas me las dió a conocer y puso el orden en mi cabeza. Incluso empatizamos cuando con total sinceridad, le conteste a su pregunta, de por qué quería abandonar Vodafone, que me indignaba e incluso me molestaba que como clientes residentes y cotizantes en España (digo Hispanistán), se nos aplicaban facturas, tarifas e impuestos "a lo europeo" mientras nuestros sueldos son "a lo español" y encima los servicios estaban externalizados en Hispanoamérica, con lo que supone en ahorro de costos para la empresa, puesto como ya sabemos y es evidente, con un sueldo español, pagan entre 3 y 4 de trabajadores en Chile, Argentina o Colombia.

Pues bien, tan bueno fue el rollo que me dió esta chica que le pedí por favor que anulará el proceso de portabilidad con Yoigo y que me acogía a la contraoferta que me había lanzado. Contraoferta que por otra parte que jamás sin comenzar este proceso hubiera tenido al alcance: Móvil 3G última generación gratis (aunque curiosamente me quitaban todos los puntos vodafone, que ya sabemos que no valen pa na, pero bueno, cuando te los quitan, escuece), tarifa adecuada en torno a 20€ (mas IVA) al mes de consumo mínimo con 150 mb de datos y 150 minutos de llamada (no deja de ser una empresa telefónica) y descuento durante un año de hasta el 30% de la factura. Ahí es nada. Todo eso sí (ya lo sabía) con un período de permanencia de 2 años. Pero lo acepte. Y a los dos días lo anule.

Anule todo. Oferta, terminal y por supuesto, nuevo compromiso de permanencia con Vodafone. Curiosamente fue muy fácil, y en una gestión de 10 minutos quedo hecha vía teléfono. Y 24 horas más tarde activada (o mejor dicho, reactivada) mi antigua tarifa con vodafone. Pero más sorprendente fue recibir un sms de Yoigo informándome de mi anulación de mi portabilidad. De lo que no supe fue de mis 59€.

Pero volviendo al tema, quizás os preguntéis porque anule la nueva tarifa y condiciones que me ofrecía Vodafone. Pues bien, aún mantenía la esperanza de conseguir móvil y tarifa con Yoigo y con las ventajas de la oferta vía web para mi hermano y que globalmente me gustaba más que la de vodafone, compañía con la que os comentaba al principio del post, mantengo una relación basada en la indiferencia (la suya) y la paciencia (la mia). Y así dos días después, asegurado completamente de que el compromiso de permanencia con Vodafone ya no existía, volvía la web de yoigo y realice otra vez el proceso de portabilidad. Todo igual que la primera vez, salvo evidentemente, que escogí un móvil con Android, y para el que, curiosamente no había un recargo. Por lo tanto todo correcto.

Con la experiencia anterior reciente fuí mucho más calmado y sosegado. Espere dos semanas. Sin ningún tipo de notificación. Y ya tuve que llamar. Primero, por el hecho de ser cliente (futuro y posible) interpele con un operador de Yoigo (latinoamericano, por cierto) sobre la suerte que corren mis 59€ gastados en un proceso de portabilidad anterior y que ya está anulado. Le di el ID de portabilidad y demás datos, y así, derivado por dos veces a distintos departamentos conseguí que una chica muy amable me diera solución. En el momento en el que recupere mi pasta, le estaré eternamente agradecido, puesto que la operadora me comentaba que iba a proceder a abrir el proceso de devolución del importe abonado para aquella portabilidad. Esto fue el pasado miércoles, día 4 de abril. La portabilidad a la que hace referencia data del lunes 4 de marzo y anulada el día 19 del mismo mes. Y con la anulación de la portabilidad desde Vodafone, ¿no deberían haber iniciado AUTOMÁTICAMENTE ese proceso de devolución? ¿no deberían habérmelo notificado? Por supuesto desde antes, desde el primer momento en el que introduzco mis datos en sus formlarios web o en su tienda, ¿no deberían hacerme saber a través de una comunicación, carta o mail, con su CIF que están trabajando con mis datos? Si yo no reclamo ese dinero ¿me lo hubieran devuelto? ...

Pero ojo, que no todo acaba aquí. Seguidamente a la chica, le dije que por favor me pasara con los que llevan el tema de las portabilidades, porque tenía otra en marcha, y desde hacía 2 semanas todavía no habían tenido la dignidad de comunicarse conmigo. Y así llegue con un jóven, de un departamento, cuyo nombre no quiero acordarme, porque resulta que "aleatoriamente" eligen portabilidades de las hechas a través de la web para pedir una serie de datos (en formato pdf y que has de hacer llegar a ellos vía email). Mi pregunta aquí es: Si yo no llamo, ¿hubieran contactado conmigo inquiriéndome esa documentación que tenía que adjuntar? ¿Creen que soy adivino? ¿Es posible, que no se fiarán de mi, por la anterior portabilidad fracasada? Pero no acaban aquí mis desvelos.

Al día siguiente escaner mediante, dni por las dos caras, factura de mi compañía de teléfono e internet doméstico y recibo bancario de mi cuota sindical. Lo envío y sigo feliz, hasta que a las 4 ó 5 pocas horas (joder, la celeridad que se dieron con esto) me llama una tiparraca bastante borde del "departamento de documentación" diciéndome que mi recibo bancario de mi cuota sindical no valía, que tenía que ser algo, como por ejemplo (y curiosamente) un recibo de mi línea móvil con vodafone. "Pero vamos a ver, chiquilla, te he mandado lo que me han pedido; en los datos puedes ver y confirmar, claramente el domicilio (que no era el de envío del móvil, pero eso les daba igual), y sobretodo la cuenta bancaria que esta a mi nombre, ¿qué más quieres?". Pues no se llegó a saber, porque era imposible sacarla de que eso de los sindicatos no valía (vaya hombre, yo que me he partido el pecho a defender los derechos laborales y sindicales de los teleoperadores y ahora me vienes tú con esto) que tenía que ser otro recibo bancario. "Pues bien, -le dije-, lo único que tengo domiciliado ahí es este pago, el de mi laica y a la vez sacrosanta afiliación sindical, y quiero en esta cuenta hacer los pagos de Yoigo por movidas mías que a ti no te interesan, y lo otro que puede haber es cargo del seguro del coche, pero como es de hace más de 3 meses, esto es lo que hay. Si lo queréis bien, sino también... Seguro que alguna otra compañía acabará valorando mi dinero y el tenerme como cliente, que mi madre me quiere mucho. Por lo tanto, bonica, procede a anular la portabilidad de los cojones"

Total, después de una hora al teléfono y habiendo pasado por no menos que 5 operadores, termine mi relación con Yoigo, anulando esta segunda portabilidad que tanta insatisfacción me ha llevado. Dos meses para una tarifa de datos y un smartphone. Esto es #Españistan con una de sus magníficas características: Ciudadanos esclavos de los comerciales y las ofertas engañosas y completamente desatendidos y desprotegidos ante los desmanes de las grandes compañías, que independientemente del campo en el que se muevan, lo hacen todas de la mano, saltándose la ley y maximizando sus beneficios con competencia encubierta, en forma de oligopolio.


domingo, 1 de abril de 2012

100 días de desgobierno



100 días de Gobierno desde que Mariano Rajoy ganará las elecciones en noviembre. Por supuesto yo tenía claro que no nos iba a sacar de la crisis. Muchos también lo saben. Pero ahí algunos que tras 100 días se han despertado de una ilusión y parece que de un aletargamiento con unas grandes dosis de decepción. Cómo podía haber gente, obreros capaz de pensar eso, de esperar el milagro de parte de personajes que han basado los 7 años previos de oposición en la descalificación y el insulto, la beligerancia de las Fuerzas de Seguridad que destapaban los casos de corrupción entre los militantes y dirigentes del partido, la falta de alternativas, apostados y esperando el descalabro socialista para llegar al gobierno. Pues, por desgracia, los había.

Estos primeros 100 días de gobierno del PP suponen un punto crucial en el desmoronamiento de España como país y de su respuesta para la salida de la situación actual. Si ya en la oposición se sumaron a la perdida de sobernaía nacional, por el bien de Europa y a la falta de ideas y acción, en el gobierno no iban a cambiar. Pero no deja de sorprender que unos tipos que ya sabían que iban a llegar al gobierno, tardarán 20 días en dar a conocer su gobierno, y más de 3 meses en dar unos presupuestos, requisitos a la estabilidad que tanto clamaban y exigían a los socialdemocratas del PSOE los neoliberales de Francia y Alemania, y que con sus acólitos en el poder en #españistan ya no parecían tan urgentes, ni su presencia, ni sus requisitos. Y todo ello con dos ánimos fundamentales: No dar la cara, nunca, dejando que sean sus subalternos los que se coman los marrones (y estamos hablando de un gobierno que salvo por Gallardón, es de un perfil político ínfimo) y desmontar buena parte de las medidas sociales que ponían a España, en gran medida, en el siglo XXI, como la Ley de Dependencia, pertenecientes a la primera legislatura de los años de Zapatero.

Para colmo, Rajoy en el tiempo de gobierno que lleva se ha contradicho y olvidado sus (escasas) y ya rotas promesas electorales que iban en la dirección de Generar confianza. Esa confianza se supone indispensable para Merkel, Sarkozy, los mercados o para Lehman Brothers, pero a los ciudadanos españoles, cotizantes y votantes, nuestra "confianza" no importa nada.

Porque si importará lo último que se pasaría por la cabeza a un gobernante es una amnistía a los defraudadores para que aflore el dinero negro (verdadera causa de que en este país no surja una respuesta social "a la griega" con la que esta cayendo) pero que resulta injusta y éticamente un insulto a los millones de contribuyentes honrados, evidentemente menos pudientes. Si a este señor, a su gobierno,  a su partido político o al otro mayoritario de la acera de enfrente les importará algo el ciudadano de a pie más allá de que depositen su voto engañados una vez cada dos años, para diferentes administraciones chanchulleras, jamás se plantearían tan siquiera la degradación de las libertades, de la calidad de vida y del ejercicio de los derechos y deberes como ciudadanos, que supone por ejemplo la reforma laboral contra la que se protesto el pasado jueves en una gran jornada de huelga general.

Y no sólo una huelga general en menos de 100 días, han jalonado esta semana para Mariano Rajoy. Se puede decir que ha sido la guinda del pastel. Pastel que cogió forma cuando el pasado domingo fue incapaz, ya por el desgaste claro y manifiesto de su mayoría electoral (nunca olvidemos que del 27% de los electores, hubo 10 millones de abstentes...) de ampliar su mayoría autonómica en Asturias y Andalucía (aunque probablemente en base a pactos consiga gobierno en Oviedo). La prima de riesgo española se ha disparado permitiendo incluso que el primer ministro tecnócrata italiano, nos afeé la conducta y mientras día a día, las políticas de recortes, restrictivas en el gasto y flexibles para los pobres e inflexibles para los poderosos desde el neoliberalismo de Merkel y Sarkozy, que siguen mediocres como Rajoy, que desangran nuestro Estado del Bienestar y la calidad de vida en España por la estabilidad de una unión monetaria que no se fraguó bajo un respeto entre iguales.

Lo dije el día del resultado de las elecciones. Esta legislatura va a ser corta. Se va a demostrar que la confianza, por muy mayoritaria que sea, depositada en unas urnas que no es un cheque en blanco para desmontar el estado de bienestar español, y aplicar más neoliberalismo egoísta y clasista a la sociedad española. Y la tercera, heredera de la anterior, que hay mucha gente, molesta y que seguimos indignados, incluso ya cabreados. Los cambios en este país ya son imprescindibles y se van a seguir exigiendo como no podía ser de otra manera.

Cada paso recortando, denigrando libertades, coartando, usando la violencia, apretando la tuerca del neoliberalismo exarcebado, depredador y egoísta es una muesca más en el rodillo que mata la transición española, y de ahí van a surgir un nuevo sistema, en el que los ciudadanos tomen el testigo, la palabra y entre todos se pueda construir un país más justo, democrático y libre. En definitiva, auguro una legislatura "corta" y caliente, el momento en que España, definitivamente madure, gracias a que este país empezarán a tomar decisiones ciudadanos y políticos que no conocieron la dictadura, y que saben qué democracia quieren.


miércoles, 28 de marzo de 2012

29 de marzo de 2012: Huelga General por el estado del bienestar, los derechos de la clase obrera y nuestra dignidad. Contra la avaricia, la corrupción y el despotismo neoliberal



Aparte de las dudas que dejan los convocantes y sus representantes-bien comidos y bebidos-creo que esta huelga es la de los trabajadores desempleados, trabajadores en activo, votantes del gobierno actual desencantados, profesionales que no han trabajado aún, estudiantes que quieran revindicar su derecho a un trabajo digno. Parece que no faltarían razones para secundarla masívamente. Como era de esperar, el ejecutivo presidido por Mariano Rajoy no se ha avenido a negociar con las plataformas sindicales mayoritarias una modificación de los elementos más sensibles de la reforma laboral. Dicho esto, tanto UGT como CCOO han cumplido su amenaza y, automáticamente, han procedido a desplegar la herramienta más poderosa con la que cuenta la clase trabajadora ante un conflicto de envergadura nacional: la huelga general.

Pero, precisamente, frente a una normativa en materia de relación laboral tan estridente para con las garantías de los trabajadores por cuenta ajena, cabría hacerse la pregunta sobre si esta medida de presión encaja adecuadamente con el escenario a combatir. Los resultados de participación y seguimiento obtenidos en la anterior convocatoria nacional, el pasado 29 de septiembre, fueron desastrosos, dejando en evidencia la fragilidad en la relación entre las entidades destinadas a proteger y liderar la defensa de los derechos y garantías de los trabajadores y éstos últimos. Es cierto que siempre ha resultado más complejo plantear un escenario de huelga al PSOE que a la derecha, que la crisis en ese momento había asomado la patita pero con las uñas pintadas… pero el fracaso en las cifras de seguimiento presentaban ese daño estructural desde el lado de los asalariados.

Todo esto, no obstante, queda en agua de borrajas frente al decorado que se vislumbra por estas fechas: las cifras de desempleo no dejan de crecer, la crisis económica ha derivado en crisis social, de confianza en la capacidad propia, así como desesperanza en el futuro inmediato y, para rematar, llega precedido por ese marco legal mencionado, convalidado ayer en el Congreso de los Diputados, que legitima la posición exclusiva de poder por parte del empleador en todas aquellas cuestiones que afecten a una relación que nunca será entre iguales, pero que ahora se consolida como exclusivamente desequilibrada.

Los millones de potenciales trabajadores desempleados secundarán, en su inmensa mayoría, las movilizaciones, lo que a tiro de cámara periodística reproducirá un vacuo éxito en la movilización, pero no hay que olvidar que el objetivo último de una huelga general es detener la productividad de un Estado para forzar negociaciones colectivas y, reforma laboral en mano, el enemigo a batir se convierte, paradójicamente, en el principal disuasor del seguimiento de la convocatoria por aquellos empleados en activo. La huelga existe como derecho constitucional, pero aparece como reminiscencia normativa frente a un acorralamiento absoluto por parte del nuevo escenario.

Todo aquel que se plantee acudir a la cita lo hará aterrado por represalias más que posibles, por estar encabezando la lista de esclavos a empapelar con las orejas de burro del paro. De igual manera, veinte días de margen para conseguir una movilización eficaz no parecen el plazo más adecuado para conseguirlo.

Precisamente, millones de potenciales secundadores hubieran entendido más conveniente esta celeridad si se hubiera establecido en el transcurso de la aprobación del decreto-ley y, por ende, el conocimiento exacto del contenido, y su convalidación parlamentaria, con el objeto de presionar modificaciones en el trámite que ayer se consagró. Son matices, tal vez excusas, ante un panorama que nos reclama compromiso valiente y enfrentamiento sin ambages, todo con tal de recuperar terreno perdido desde una óptica solidaria y colectiva. En definitiva, hay mil pegas, hay millones de impedimentos, pero hay que decir SÍ a la huelga general.

El 20 de noviembre de 2011, Mariano Rajoy ganaba las elecciones a la presidencia del Gobierno de España. Su partido, el Partido Popular (PP), obtuvo la mayoría absoluta en escaños con un total de 186 (a pesar de que sólo lo votaron el 31% de los españoles llamados a las urnas, cosas de nuestro corrupto sistema electoral). No han pasado ni 4 meses de su llegada al poder y la mayoría de la población española, especialmente la situada ideológicamente en la izquierda, ya está saturada del que sin duda va a ser el mandato más derechista desde el regreso a nuestro país de la pseudodemocracia en 1975. Lo último y más grave: la Reforma laboral.

Hoy, día 8 de marzo del 2012, ha sido aprobada en el Congreso de los Diputados la nueva Reforma laboral del Gobierno. Ésta, ha sido aprobada con el apoyo del PP, de CiU, de UPN y del FAC. La partitocracia funciona así. Una serie de supuestos representantes del pueblo deciden leyes de vital importancia para todos en vez de preguntar directamente al pueblo, como ya propugnaba Jean Jacques Rousseau allá por el siglo XVIII. El resto de formaciones políticas (PSOE, IU, UPyD, PNV, ERC, NABAI, Amaiur, etc.) han votado en contra. La aprobación de esta nueva e injusta Reforma laboral, es la guinda del pastel de las reformas que ha efectuado el "des"Gobierno del PP" desde que lleva en el poder. Tras 7 años y medio de Gobierno del PSOE (vergüenza debería darles llevar en sus siglas la O de obrero), en los que especialmente en la segunda legislatura, se maltrató al trabajador en favor del empresario, ha llegado ahora el PP para culminar el proyecto y hacerlo, además, sin un atisbo de condescendencia con los trabajadores y con un fervor apoyo hacia las medidas neoliberales que se quieren impulsar en toda la UE (medidas que se está demostrando que no sirven ni para generar empleo ni para salir de la crisis, sólo para castigar a los Estados y para enriquecer a unos pocos aún más).

Y es que, desde el poder y sus acólitos medios de comunicación, se nos bombardea diariamente con la necesidad de hacer recortes, con lo negativo del déficit, y con que hay que efectuar reformas que ayuden a los empresarios a crear empleo ante la crisis que nos sacude. Y nos piden a nosotros, el pueblo, que hagamos un esfuerzo. Pues bien, resulta que todo esto es falso. Esta vieja técnica, que se conoce como "Doctrina del shock", busca hacer pensar a la gente que todo va tremendamente mal, para que la población acabe aceptando cualquier cosa. Es decir, privatizaciones baratas a mansalva, reformas laborales injustas, y recortes tremendos a lo público, que es lo de todos. Esto no es nuevo, Margaret Tatcher y Ronald Reegan fueron los primeros gobernantes modernos en aplicarla.

Pero hay infinidad de economistas (por ejemplo Vicenç Navarro) que subrayan que el déficit de un Gobierno no tiene por qué ser malo. Es como si a una familia se le impidiera pedir créditos. Es decir, endeudarse. Sería imposible que dicha familia pudiera emprender nuevos gastos que sobrepasaran sus sueldos, con lo que eso conlleva. Pues éso es lo que quieren hacer los "Mercados" con los Estados soberanos. Los denominados "Mercados" son en realidad las agencias de bolsa, de calificación, las entidades financieras, los lobbys y las empresas multinacionales, que son quienes realmente gobiernan el mundo en la actualidad. Para este poder político, resulta de lo más interesante hacer creer a la población que la culpa de la crisis la han tenido los déficits de los Estados y su modelo de bienestar. Algo totalmente falso. La culpa de la crisis, y en esto coinciden el 90% de los expertos en economía, la han tenido los especuladores financieros y los corredores de la Bolsa. Por supuesto, también son cómplices los gobiernos de la Unión Europea, de los Estados Unidos, de Japón y de otras potencias, que han permitido que los denominados "Mercados" hayan adquirido tantísimo poder hasta el punto de poder chantajear a los gobernantes electos por el pueblo.

Para llevar a cabo su "hazaña", Rajoy ha situado como ministros a una curiosa mezcla de hooligans de la política (como el impresentable de José Ignacio Wert o Arias Cañete), de neoconservadores (con Ana Mato, Ana Pastor o María Dolores de Cospedal como claros ejemplos), de políticos bien vistos por la opinión pública (Gallardón o Soraya Saénz de Santamaría) y, lo más importante, de personajes que en su día estuvieron relacionados con esos "Mercados" que dominan el mundo, como son Luis de Guindos o  Cristóbal Montoro. De hecho, el actual Ministro de Economía, De Guindos, fue director de Lehman Brothers, cuya caída es uno de los componentes de esta crisis económica internacional. Con lo cuál, uno puede sospechar sobre de quiénes recibe órdenes el Presidente del Gobierno a la hora de gestionar el país.

Así pues, este gobierno ha efectuado, o tiene en trámite, medidas como la subida del IRPF (suponiendo una de sus grandes mentiras electorales) a todas las capas de la población, la reducción drástica del gasto público (con lo que ello conlleva, especialmente para el funcionariado español), el aumento en la subvención de las corridas de toros (para la tortura sí hay dinero por lo visto, ¿verdad señor Wert?), la aprobación de la llamada Ley Sinde, la retirada del nuevo temario de la oposición de los profesores de secundaria (puteando a 60.000 opositores), la introducción del copago en la justicia (lo cuál habría que ver si no vulnera la Constitución en su artículo que dice que todos los españoles somos iguales ante la justicia), la reforma de la Ley del aborto (que veremos en dónde acaba), recortes en la investigación científica, y por supuesto, la ya nombrada Reforma laboral que convertirá a los trabajadores del Estado Español en casi esclavos.

Por tanto, los próximos meses van a ser duros. Nos quedan, probablemente, casi 4 años de Gobierno del PP (y lo peor es que seguramente la alternativa que elegirá la mayoría será el PSOE), que seguro traerán mucha polémica, mucho populismo barato (se avecina la imposición de la cadena perpetua revisable, casi nada) y muchos recortes en los derechos de los trabajadores. Contra ello, sólo nos queda movilizarnos, protestar, hacernos oír. Hay que intentar informar a la gente de lo que los medios de comunicación capitalistas no cuentan. En definitiva, y a pesar de lo vendidos que están los sindicatos mayoritarios de este país (CCOO y UGT), debemos unirnos en una misma voz que luche por gritar e imponer que otra economía es posible (¿Les suena, por ejemplo, el keynesianismo?), y que las personas somos más importantes que el interés de los "Mercados". Citando una eterna consigna anarquista que vi escrita hace ya mucho tiempo: LA LUCHA NOS DA, LO QUE LA LEY NOS QUITA.

Esto es lo que nos jugamos mañana
  • Derecho a que te bajen el sueldo. Defiéndelo.
  • También tienes derecho a que te despidan si tu jefe ha ganado un poquito menos de lo que le gustaría. Esto es importante.
  • No olvides tu derecho a que tu jefe se pueda saltar el convenio y ofrecerte unas condiciones de trabajo individuales por debajo de los mínimos estipulados en convenio.
  • Defiende el derecho a que te puedan despedir en cuatro días, a pesar de que hayas decidido trabajar en un día de huelga.
  • Te corresponde el derecho a que te despidan por la mitad de dinero.
  • Derecho al trabajo en el día de huelga, los parados que se jodan los otros 364 días del año.
  • Derecho a pensar que no vamos a conseguir nada con la huelga. Es mejor quedarse quietos y no hacer nada. Aguantaremos con lo que venga y ya está. Es por nuestro bien.
  • Que nadie te quite la ilusión de heredar la empresa. Estaría bueno.
  • Tienes derecho a “pasar” de los sindicatos, porque son todos iguales. Lo único que quieren es ganar dinero sin trabajar. Van a lo suyo y son todos unos chupópteros ¡todos! Incluso la CNT, que no tiene liberados, que se gestiona con la cuota de sus afiliados y no cobra un euro del estado. A ti no te la dan.
  • Tienes derecho a ponerte en lugar del empresario. Cuántos problemas tiene... no como tú, egoísta.
  • Derecho a que te alarguen la edad de jubilación hasta los 67 años o incluso a los 70, aunque estés para el arrastre. Fundamental.
  • Derecho a que te suban los años de cotización para que puedas cobrar menos jubilación. Que no te quiten este derecho.
  • No renuncies al derecho de entregar tu dinero (dinero público) a los bancos, para que se puedan hacer recortes en gastos sociales e infraestructuras. ¿Para qué queremos tantos hospitales o escuelas? Lo primero es la banca, que está sufriendo mucho.
  • Pero sobre todo, que nadie te quite el derecho a dejar un mundo peor para tus hijos, dilapidando los pocos derechos que nos quedan y que nuestros antepasados conquistaron con sangre, sudor y lágrimas. Que les den por saco, di que sí.
Y un par de lecturas obligadas sobre la huelga de hace año y medio

RECORDATORIO: ¿Qué derechos tengo en una huelga?


No hay lugar a la resignación, la lucha nos ha enseñado muchas veces que es el camino, y será la lucha la que nos hará recuperar terreno y hacerles retroceder.






NO SOMOS SUS ESCLAVOS.


¿Los Servicios Mínimos son legales?

Los únicos servicios mínimos legales son aquellos que están publicados en el Boletín Oficial del Estado o en el del Gobierno autonómico que corresponda.

En ese boletín sale mencionado explícitamente el nombre de la empresa y departamento que tiene que hacer un servicio mínimo. El empresario, mediante carta, ha de hacer mención al punto del BOE exacto que justifique el servicio mínimo.

En el sector de Informática o Consultoría es casi imposible que haya cualquier tipo de servicio mínimo. El establecimiento de servicios mínimos fuera de los indicados por el Gobierno se consideran un ataque gravísimo al derecho de Huelga y es denunciable.

Mi Jefe me pregunta si voy a hacer Huelga ¿Tengo que responderle?

NO. El trabajador notifica a su empresa que hace Huelga cuando no va a trabajar. Esta decisión se puede tomar en el último momento y no afecta si antes dijo lo contrario.

Mi Jefe me presiona para que no haga Huelga ¿Qué hago?

El derecho a Huelga es considerado un derecho fundamental de los ciudadanos y, como tal, protegido especialmente por la Constitución.

Si algún jefe o empresario coacciona a un trabajador para que no haga Huelga está cometiendo un delito muy grave. Debe ser parado y denunciado. Ponte en contacto con la Sección Sindical de tu empresa en la que confíes más.

Ese día me toca Guardia ¿tengo que hacerla?

NO. En la Huelga, legalmente, no se realiza ningún tipo de trabajo, sea el habitual o el puntual como una intervención por guardia.

De hecho, uno de los objetivos de una Huelga es que la ausencia de nuestro trabajo tenga consecuencias en sus negocios. ¿No somos tan prescindibles para ellos? ¿No nos tratan como basura o despiden a la primera oportunidad?

Que comprueben cómo de prescindibles son los ’recursos’.

Si tienes móvil o portátil de guardia dáselo a la empresa o simplemente apaga el móvil las 24 horas de la Huelga.

¿Las horas que no trabaje las tengo que recuperar después?

En absoluto.

Y la Huelga ¿Servirá para algo?

Todo lo que hemos conseguido como trabajadores nunca se nos ha regalado. Desde el esclavismo del s.XIX cualquier mejora ha sido arrancada mediante movilizaciones y lucha de los trabajadores en diferentes países.

En todo este tiempo hemos parado también innumerables agresiones mediante nuestra movilización. A veces no es suficiente y no hay garantía asegurada de victoria porque el enemigo es muy poderoso, pero podemos tener algo muy claro: Si no luchamos, nos machacan hoy y nos aplastarán mañana.

La Historia no es sólo un libro, es la evidencia de que luchando recuperamos dignidad y seguridad mientras que no haciendo nada compramos sumisión, miedo y explotación salvaje.

lunes, 26 de marzo de 2012

No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XVIII


"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los garbanzos, del pan, de la harina, del vestido, de los zapatos y de las medicinas, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales".

Bertolt Bretch

El poder aspira a perpetuarse y detesta los cambios. Forma parte de su propia naturaleza, es una cualidad intrínseca de los que mandan: no ceder ninguna de las prerrogativas de su status. Para seguir moviendo los hilos, las cosas deben continuar como están. Ante cualquier tentativa por transformar la sociedad, tradicionalmente el poder ha reaccionado con violencia. La historia ha sido testigo de múltiples represiones y revoluciones sanguinarias: 1789, 1830, 1848, 1917… Pero la brutalidad ha sido estigmatizada y ya no es un método tolerable. El poder no puede justificarse con la fuerza bruta y necesita otros procedimientos más refinados para conseguir su objetivo de perpetuación. Frente a los indignados, políticos y medios de comunicación han puesto en funcionamiento una alternativa más suave a la violencia.

Hace aproximadamente un año, surgió el movimiento del 15-M por acción de las redes sociales e improvisadas convocatorias en plazas públicas. Este despliegue humano tuvo eco en los medios de comunicación, que le imprimieron connotaciones románticas, con guiños al 68. Algunos políticos, de los que se autollaman de izquierdas, expresaron afinidades con el movimiento (pero respetando las distancias,). Las reuniones fructificaron en una serie de reclamaciones, que se colgaron en las plazas o circularon por Internet. La mayoría de puntos tratados eran de índole político (eliminar el senado, suprimir las pensiones vitalicias que los políticos obtienen tras ocho años ocupando el cargo, un sistema electoral más abierto, eliminar las injerencias del gobierno en la justicia, mayor transparencia en la gestión pública), pero también había sociales (mantener el estado del bienestar), culturales (medios de comunicación verdaderamente abiertos que reflejen todos los puntos de vista) y económicas (una de muy importante: conocer el montante de dinero que los poderes públicos han entregado a los bancos y revelar cuál es la escandalosa diferencia entre el bajo tipo de interés con el que se les ha beneficiado y el más alto que sufren los Estados para cubrir su deuda soberana).

Si las multitudinarias reuniones del 15-M tuvieron eco en los medios de comunicación, no sucedió lo mismo con las cuestiones de fondo.

Un año más tarde, podemos afirmar que TODAS las peticiones de los indignados han caído en pozo vacío. El problema es grave, porque no es que se haya cambiado nada (que no se ha cambiado nada), es que ni tan siquiera los políticos han dado respuestas, ni tienen la intención de hacerlo. Ellos, que son servidores pagados por la población (y para ello viajan en mercedes o en primera clase), no han dedicado ni un segundo a estas peticiones. Quizás no seamos mayoría, pero merecemos, al menos, un mínimo de atención. ¿Alguien ha escuchado al presidente Mas, que tanto se enfureció cuando una muchedumbre le asedió en la puerta del Parlament, referirse de la pensión vitalicia que cobran? ¿Ha explicado el “dúo de los interéses creados” (ministros economía y hacienda) cuanto dinero han entregado a los bancos, a qué tipo de interés y cuándo éstos lo devolverán? ¿Por qué no culpan a las entidades financieras de la crisis de la deuda soberana, cuando el principal motivo de que los Estados estén empeñados hasta las cejas es a causa del dinero que tuvieron que entregar a los bancos? ¿Hay alguna intención de eliminar el senado, una institución cuya única función es la de entorpecer el desarrollo legislativo? ¿Van a crear una estructura judicial verdaderamente independiente, cuando la envejecida Constitución permite que los políticos designen a los miembros del Constitucional o del CGPJ? Ellos no van a responder a ninguna de estas preguntas. No lo dudéis. No lo van hacer porque abordar estas cuestiones significaría afrontar cambios profundos. Ellos son el poder y su misión más importante es conservarlo. Bloquearán cualquier protesta y se escudarán tras un obsesivo mensaje: estamos en crisis y para enfrentarnos a ella hay que llevar a cabo recortes (amplios para el gobierno, menores para la oposición). Todo, absolutamente todo, se justifica dentro de las leyes del ciclo económico.

Nunca había habido tantos periódicos y canales de TDT y nunca la versión de la realidad política había sido tan monótona e insulsa. Pero tenemos un Periodismo de anestesia que funciona con los tradicionales opios, el cinismo y la ignorancia y falta de tensión mediática y social por la información de los ciudadanos como herramientas. Los indignados, arrinconados como disidentes clandestinos, se enfrentan a un diálogo injusto, pues sus oponentes disponen de un apabullante despliegue de mass media. Eso sí, nosotros conocemos y controlamos los tiempos de las redes sociales, y si algo está seguro es que tanto los medios tradicionales, como las redes sociales, su uso, aprovechamiento y dominio no cambiará. Ambas partes pretenden o aparentan conversar, se dirigen una a la otra, pero lo hacen de forma unívoca, sin feed-back, es como relacionarse con una pared. Una pared de políticos y entidades unidos por la misma argamasa: el dinero. Porque detrás del poder, no lo olviden, está el dinero. Este dinero que fluye por la economía como las sangre en nuestras venas y que siempre pasa por el mismo corazón: los bancos. Sindicatos, partidos políticos, empresas, medios de comunicación, todos van a morir al mismo destino: los préstamos bancarios. Nunca muerdas a la mano que te da de comer. Pero los indignados no tienen ninguna mano que les de de comer. Y lo que es aún más digno, la mayoría no la quieren. De lo que piden, puede resumirse en tres conceptos clave: democracia real, transparencia y justicia. Democracia real, porque la democracia sigue en crisis. Una verdadera democracia debería permitir el cambio, cuando éste sea necesario, con un gobierno abierto a las nuevas exigencias de la realidad y no obstinado en mantenerse a toda costa. Pero seguimos dirigidos por una institución arcaica, rígida y refractaria.

El poder pretende anestesiar el movimiento. Desalojan las plazas con la excusa de la suciedad, nos exigen que seamos pacíficos y a la mínima sueltan sus perros guardianes, sin ofrecer nada a cambio. Saben que el tiempo juega a su favor, es cuestión de esperar la llegada del analgésico más potente: el elixir del crecimiento económico, que reducirá el paro e insuflará de dinero nuestros bolsillos. Con el respaldo de esa gran mentira que son las estadísticas, podrán mantener su status.

Todo esto no sería posible sin la colaboración de una parte de la población: la que calla a cambio de futbol o chismorreo televisivo, que contempla el mundo desde el sofá, que vota cada cuatro años al candidato de la oposición para echar al que gobierna, que cree que marcar una equis cada cuatro años es ejercer la democracia, que piensa que los rabiosos indignados son una camarilla minoritaria de delincuentes, que compró tamiflu, que aplaudió a Bush cuando bombardeó Bagdad, que votó a Gil y a Camps. Esta parte flotante de la sociedad es la materia oscura de los físicos, aquellos que Delacroix olvidó mientras pintaba La libertad guiando al pueblo, en definitiva, un gigantesco agujero negro que engulle Historia.

Y el movimiento indignado, en una verdadera encrucijada, consciente de que ha expirado el plazo para dialogar. Sólo quedan dos caminos: sofá o cóctel. Resignación o rabia. El tercero, la justicia, ha sido sepultado una y otra vez, impunemente, por magistrados decrépitos elegidos a dedo. Con jueces vendidos queda completado el círculo del poder.  

Las crisis implican cambios. El poder sólo tiene una forma de mantenerse intacto: modificándonos a nosotros. Su supervivencia pasa por reducir prestaciones sociales, derechos laborales, salarios de trabajadores públicos, sanidad y educación públicas… Ellos mantendrán su status si nosotros lo perdemos.

Ayer hubo elecciones autonómicas en Andalucia y Asturias. El resultado es igual. Ganó una vez más la abstención. En España ya sea el fútbol, la F1, que haga sol, que llueva, siempre encontramos mejores cosas que hacer antes que ir a votar. Pero lo peor de todo es aguantar la hipocresía de los que valientemente y jaleados por la multitud de la barra del bar, soflaman que no entienden de política, pero que cuando tocan elecciones depositan, religiosamente, su voto cambiando del PP al PSOE, y viceversa, con la inercia y la ola del ganador o para echar del poder al otro, con la misma facilidad con la que se cambian de calzoncillos. Por eso queda bien de vez en cuando recuperar alguna cita, como la del encabezado del post de Bertolt Bretch... Hace ya muchas décadas que Bretch nos dejó, pero su mensaje esta de vigente como si fuera su primer día. Ahora a los empresarios se les llaman emprendedores y la explotación laboral flexibilidad o competitividad. Quizás en la huelga General del jueves 29 sea el momento de demostarle a mucha gente que no somos unos papanatas que tragamos con todo y que además nos gusta. Nuestros derechos, como individuo y como sociedad, estan por encima de todo rédito económico de las élites. Para garantizarlo hay que demostrárselo en las calles.


No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros:

No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros I
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros II
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros III
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros IV
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros V
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros VI
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros VII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros VIII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros IX
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros X
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XI
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XIII
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XIV
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XV
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XVI
No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros XVII