martes, 17 de mayo de 2011

No somos mercancía en las manos de políticos y banqueros II


Pasadas unas horas del tremendo éxito de la movilización del 15 de mayo de todos los indignados ante la destrucción y perversión moral de un sistema que sólo sirve para engordar a los más ricos dejando esqueléticos los servicios sociales y raquíticas las posibilidades de los ciudadanos de a pie.

Cansados del bipartidismo, esta generación ni-ni de ni PSOE, ni PP, no queremos un mundo en el que primero estén los mercados y después las personas, y pese a quien pese y pase lo que pase (esta madrugada, con nocturnidad y alevosía han desalojado en la Puerta de Sol la acampada que siguió a la manifestación del domingo. ¿Cuál es la diferencia entre Egipto, Libia, Siria y España?) vamos a continuar en la lucha por cambiar las estructuras y la moralidad de este país, despertar y soliviantar las conciencias para construir un futuro mejor, más ético, social y solidario.

Pasadas unas horas y analizado el impacto en las redes sociales han mostrado y en el mundo en general, unas pequeñas reflexiones:
1 Es un éxito incuestionable que una organización creada hace apenas tres meses sea capaz de movilizar a decenas de miles de personas en más de 50 ciudades de España sin el apoyo de ningún partido político, de ningún sindicato, de ningún gran medio de comunicación.

2. Un dato esclarecedor: el 15-M sacó más gente a la calle que las manifestaciones sindicales del último 1 de mayo.

3. Es una buena noticia que el desencanto social se traduzca al fin en protestas pacíficas porque de lo otro, de la abnegada resignación, hace años que vamos bastante sobrados.

4. Es una noticia preocupante la increíble distancia que se está creando entre los políticos y el resto de los ciudadanos. El 15-M no es el único síntoma de que esta democracia está enferma, de que no podrá sobrevivir si se mantiene la injusticia, la corrupción y la impunidad. Que los políticos aparezcan en las encuestas del CIS como uno de los principales problemas del país es otra evidencia más que los partidos no deberían ignorar si no quieren que la sociedad les pase por encima.

5. El mensaje más claro es para los partidos de izquierda, especialmente para el PSOE. Dudo que hubiese el domingo entre los manifestantes muchos votantes del PP.

6. Se equivocan los políticos que reduzcan estas protestas a un episodio violento, a un cabreo pasajero, a una estrategia de la derecha para dividir a la izquierda en las próximas elecciones o a una rabieta sin más.

7. Se equivocan quienes ignoran que el debate está en la Red. Pero también quienes creen que basta con que #spanishrevolution sea ‘trending topic’ en Twitter para que de verdad empiece una revolución.

8. Por primera vez la sociedad civil española se ha organizado al margen de los cauces establecidos para protestar contra los políticos. Ocurrió el pasado domingo en más de 50 ciudades de toda España. Miles de personas convocadas por una organización de apenas unos meses de vida, Democracia Real Ya, a la que se sumaron unas 200 microasociaciones de todo tipo, se echaron a las calles para gritarles a los políticos que están hartos, que no sienten que les representen y que se han cansado de que quienes eligen para protegerles, ni siquiera se molesten en escucharles.

9. El PP seguro que ve la movilización con deleite. Sabe que pocos fueron votantes suyos los que se manifestaron anteayer y si muchos de izquierdas (naturalmente más crítica y dispersa). En el PSOE crece la inquietud. E IU intenta captar votos en el descontento. NO digo a quien votar. Pero si puede ser útil que reflexionemos un momento antes de depositar el voto y pensemos quien nos representa como ciudadanos, y quien es portavoz y adalid de los mercados, las oligarquías y los ricos.

10. Cuando la policia la emprende a palos con el que se queja. No hay diferencia entre democracia y dictadura. Por lo tanto, ahora es cuando el pueblo tiene que construir su destino y su democracia, no la vieja herederada del franquismo y sus acólitos, solamente actualizada al neoliberalismo económico, insolidario y denigrante para el 98% de la población.

Este es nuestro momento. Queremos una sociedad nueva que dé prioridad a la vida por encima de los intereses económicos y políticos. Lo queremos todo y ahora. Y lo vamos a conseguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario