domingo, 21 de febrero de 2016

Las entrañas de la miseria

Está mañana he acudido a la Asamblea provincial extraordinaria de Izquierda Unida Salamanca de donde debía salir elegida la nueva coordinadora que lidere el rumbo de la agrupación los próximos años. En ella, el compañero Miguel Rodero ha salido elegido Coordinador Provincial. Tiene mi enhorabuena y todo mi apoyo y el de toda la militancia de la provincia para desarrollar un arduo trabajo. Y este trabajo es necesario como reclamación de una sociedad, sobretodo en Salamanca capital, pero también a nivel de representación provincial, que se desangra y languidece en unos extremos apabullantes, y donde es necesario recuperar el pulso de la calle incluso saltando sobre la supuesta “nueva” izquierda que una vez llegada a las instituciones se ha olvidado de los ciudadanXs. Es el momento de articular Izquierda Unida Salamanca para dar solución y respuesta a los problemas de la gente (desempleo, despoblación, corrupción extrema, falta de recursos, desmovilización), teniendo clara e irrenunciable la ideología, la lucha de clases y su vigencia ante los ataques del capital, la oligarquía y el fascismo. Es nuestro deber como actor político y representante de las clases trabajadoras y una exigencia y casi súplica, de una sociedad, la salmantina, que se aproxima al filo de la inmundicia, la desesperación y el abandono.
Tengo que decir que acudí en calidad de invitado, ya que mi tardía afiliación (por culpa mía, he de decir) me imposibilitaba el derecho al voto. Y allí he asistido a los debates en los que la anterior coordinación provincial presentaba sus informes políticos y económicos.
Y aquí encuentro el motivo por el que me he puesto a escribir sobre la experiencia de esta mañana. Escribir, una vez más, como modo de desahogo. Y tiene que ser así, porque una vez más, y van tantas ya en esta organización, se impusieron los mensajes ofensivos de tinte personal, con las fobias a flor de piel, sobre la exposición de argumentos de carácter político.
Y no quiero utilizar mi bitácora y mis letras para defender al anterior coordinador, Domingo Benito y al anterior secretario en materia económica de la organización política, Manuel Choya, porque ellos ya lo han hecho, y muy bien por cierto, esta mañana con la palabra, argumentada y sosegada. No. Quizás alguno que llegue a estas líneas no lo crea, pero estoy seguro que estos últimos 2 años no haya habido nadie en esta provincia dentro de la divergencia de un movimiento político que haya discutido más con Domingo Benito que yo. Y es algo que me honra, porque desde el disenso, también he aprendido. Pero no tengo porque contextualizar situaciones porque ante todo me invade, como no puede ser de otra manera, la libertad de expresión, para escribir estas líneas antes del vaso de leche e irse a dormir.
Lo que ocurre es que es muy desalentador acudir a un encuentro político de debate y en vez de encontrar posturas constructivas que mejoren nuestra presencia ante la sociedad salmantina, encontrarse una masa para nada interesada en escuchar, puesto que su adoctrinamiento previo les exigía desarrollar una confrontación personal, vengativa y que mira mucho más al pasado que al presente, y no digo nada ya, del futuro. Con ataques personales furibundos, extremando diferencias y realizando argumentos demagogos y cuando no falsos (como decir que “la Asamblea de Santa Marta no existe” o que “no se pegaron carteles de los candidatos de Unidad Popular”, o mentando unas primarias que ni siquiera se dignaron a presentar a asambleas conflictivas porque su tacticismo les ciega, etc.) es imposible construir puentes que consoliden una organización fuerte y que desde la critica, la autocritica, el debate y el diálogo con respeto se aprenda y crezca para desarrollar un modelo político que por si mismo resulta apasionante, pero que sufre, como digo, el emponzoñamiento de mediocres que lejos de querer cambiar la sociedad lo que quieren es demostrar únicamente que ellos “tenían razón”.
Mientras me dedicaba a tomar nota en papel de los argumentos de todXs los que tomaron la palabra (algunos, todo hay que decirlo, muy interesantes y que me han dado un vislumbre de varios punto de vista) por contra otros de los asistentes, cuando quienes ocupaban el púlpito eran los de la otra facción se dedicaban a jugar con el móvil, salir a echarse cigarros, leer una novela, para luego ante las soflamas de sus afines aplaudir con vehemencia como si lo que se estuviera tratándose fuera a dirimirse con un medidor de audiencias o de aplausos.
Desde luego, yo no he venido a esto a la política, sino más bien a construir una sociedad donde la clase trabajadora recupere dignidad, gane libertad y bienestar, se construya una economía al servicio de las personas y se refuerce el papel de la democracia ante el fascismo y el capitalismo.
Quienes coincidan con este último párrafo me encontrarán y tendrán mi apoyo. Quienes no, y busquen batallar unas migajas de poder interno o una razón como hegemonía entre sus asambleas partidistas, tendrán mi desprecio.



martes, 16 de febrero de 2016

La Libertad de expresión y Españistan


España, es un lugar entrañable. Un destino turístico de primer orden mundial donde no hay problema en que un infante vea un festival taurino, ya sean encierros, capeas, corridas de toros o bous a la mar, al fuego o a la salsa brava. Incluso hasta pueden participar en brazos de su malnacido padre y no ocurre nada. También pueden y todXs los demás también, recrearse con procesiones de Semana Santa, donde entre imaginería e incienso puedes ver a gente flagelarse la espalda hasta dejarla en carne viva, cargar con maderos que superan los 80 Kilos o encadenados con grilletes del medievo.

En esta supuesta democracia de la “Europa de los 12” no pasa nada porque el partido en el gobierno, heredero de la dictadura fascista de costumbre en el siglo XX, se vea salpicado por una retahíla de casos “aislados” (al final del artículo quedan los casos abiertos por corrupción del PP, #PartidoPutrefacto, por orden alfabético) de corrupción que en nada ensombrecen “la maravillosa” gestión de un gobierno absolutista que en 4 años ha triplicado la desigualdad social, duplicado la pobreza infantil, igualado la deuda exterior al PIB, aplicado mordazas y esposas a toda contestación social desde las huelgas hasta las protestas contra los desahucios o enclaustrado el sector eléctrico español en el oligopolio perpetúo cercenando de paso las posibilidades de crecimiento, investigación y desarrollo que las nuevas energías renovables, el auto-consumo y la sostenibilidad venían trayendo. Tampoco han tenido reparos en dejar la sanidad abierta y dispuesta para ser violada por muchos de los conseguidores del partido, y por supuesto, se han decidido a imponer una educación rancia y clasista para beneplácito de una iglesia fascista, retrograda y orgullosamente genocida.

Podía seguir así varías líneas y párrafos, volviendo a relatar historias para no dormir y sobre los que la historia nos juzgará (a todXs por haber permitido con tanto estoicismo, resignación y/o despreocupación) pero aprovechando el hipervínculo, os lo dejó aquí, en éste, en aquel, y en este otro.

Sin embargo no todo es culpa, directamente, nuestra. También los medios de comunicación de masas, notablemente participados por capitales cuya procedencia se circunscribe a los paraísos fiscales con procedencia desde dinero negro por actividades ilícitas, especulación con bienes básicos o usufructos de la etapa franquista, saben como callar todas estas verdades y soterrarlas sobre burbujas mediáticas que abusan de cualquier concepto que suene contrario al catecismo de "lo español", "lo puro" o "lo tradicional".

Y así mientras pervive el franquismo y su hedor corrupto, fascista y amoral van usando las tapaderas de "Venezuela", "Irán", "Grecia", "ETA", o el maniqueísmo del concepto "radical" para contaminar las pobres mentes de gran parte de la población española, ya huérfana de serie de una cultura democrática y educación en valores sociales. Y como además policía, artesonados del sistema judicial y algunos jueces y fiscales, estómagos agradecidos, entran al trapo tienen la perfecta rueda de molino para seguir aplastando las ansías libertarias de este país. Valga como ejemplo, la polvoreda mediática, judicial, policial contra los tirititeros en el carnaval de Madrid, que lo mismo vale para atizar al gobierno "de izquierdas" de la capital, como para tapar y soslayar la salida a la luz de las tramas del partido del gobierno, que lo componen en toda su estructura como una organización mafiosa y caciquil interesada única y exclusivamente en perpetuar su lucro y beneficio a costa de las espaldas y las libertades y derechos de la clase trabajadora.

La obra de los titiriteros no era una apología, era una radiografía. No enaltecía el terrorismo, describía los mecanismos que utiliza el aparato del Estado para atemorizar, para amordazar. El gobierno aún en funciones mueve sus hilos, desde la policía a los jueces pasando por la fiscalía, para debilitar y desacreditar a sus rivales políticos, acallar disidencias, cobrarse venganzas e imponer su estricta moral a golpe de mazo, mientras además intentan que hablemos un poco menos de su banda de corruptos y un poco más de la moribunda banda terrorista ETA.

Hay una “caza de brujas” de la divergencia política como denunciaban los titiriteros que han podido comprobar en carne propia que su tesis era cierta y hay una extensa lista negra de imputados por expresar sus opiniones a través de la creación artística, musical, literaria o humorística: los titiriteros, Guillermo Zapata, César Strawberry, el artista Abel Azcona, dos raperos de Granada acusados de meterse con la policía y Rita Maestre quienes pasarán por los juzgados próximamente. O bandas musicales como Soziedad Alkoholica al quien vetan en las ciudades gobernadas por los herederos del fascismo, como también hacen con otros artistas como Willy Toledo, Alberto San Juan o el Gran Wyoming. Los tribunales de la nueva Inquisición están a tope y han empezado a apretar las mordazas.

Yo al igual que muchos que han criticado la obra no la he visto. Si que he leído el argumento que aportan en su página web, y lo único que puedo afirmar con rotundidad es que la clava. La obra no es sólo premonitoria, es acertadísima. Todo el que se meta con los Don Cristóbal del poder, la religión, la policía o los tribunales, puede verse perseguido por cada uno de estos estamentos o todos ellos que no dudarán en sacar las pruebas de contexto apoyados por una campaña mediática que construya el ajusticiamiento público.

El uso político de la Justicia y las fuerzas del orden que está haciendo el #PartidoPutrefacto es evidente. Su monstruosa maquinaria se hunde en su propia mugre y da sus últimos zarpazos al intentar agarrarse al poder. Al goteo de imputados por corrupción en sus filas sigue casi en paralelo un goteo de imputados por ejercer la libertad de expresión. Cae al completo la dirección del PP en Valencia y, acto seguido, el fiscal de la Audiencia y el juez instructor decretan, sin disimulo a instancias del gobierno, un encarcelamiento desproporcionado de los titiriteros con la única intención de relacionar a Carmena y Podemos con ETA.

Demasiadas coincidencias juntas que sirven a unos intereses no son casualidad, son causalidad. La policía registra la sede del PP regional en Madrid por presunta financiación ilegal y al día siguiente los dos jueces peperos de la Audiencia Nacional, Espejel y López, instan a Pedraz a reabrir el caso Zapata para ver si hablamos un poco más de tuits y un poco menos de los ladrones del PP. Hablemos de Irán, como decía Rita Barberá. O hablemos de Rita Maestre como ha hecho Esperanza Aguirre en su enésimo teatrillo auto exculpatorio para explicar su semi pseudo dimisión.

Pues hablemos de por qué Rita Maestra irá a juicio este jueves acusada de ofender los sentimientos religiosos y, sin embargo, no son delito las ofensas homófobas de algunos obispos. Hablemos también del artista Abel Azcona acusado de “blasfemia” por dibujar con hostias la palabra “pederastia” en una exposición. Hablemos de por qué existe un delito religioso en las leyes de un país aconfesional y una iglesia en una universidad pública. La respuesta es sencilla: la Inquisición y la quema de brujas no han desaparecido, solo que ahora tienen formas mucho menos cruentas y más refinadas.

Hablemos también de por qué la fiscalía no pide la imputación de Jiménez Losantos por hablar de disparar a los concejales de Ahora Madrid, pero sí la de Zapata y Strawberry por hacer humor negro con el terrorismo o la de los titiriteros por criticar montajes policiales. Mientras los tirititeros prestaban declaración y acababan con sus huesos en una celda bajo la "democrática" ley Antiterrorista, en Santonya, una serie de individuos no tenía ningún problema en representar, todavía no sé si con sentimiento o con sorna, un desfile de la Falange. Hablemos de los dos raperos de Granada, Ayax y Prok, encausados por injurias contra la policía en un vídeo en el que aparecen varios agentes aunque sus caras no son visibles. Con la nueva Ley Mordaza no se les puede fotografiar, no vaya a ser que les pillemos excediéndose en el uso de la violencia, como señala la canción. Su presunta seguridad está por encima de nuestros derechos. Están mandando por encima de nuestras libertades.

Hay una campaña del Estado contra la libertad de expresión como denuncia en sus páginas El Jueves que también será llevado a los tribunales por la comunidad judía que le acusa de antisemitismo en unas viñetas que no critican la religión sino el nazismo de Israel contra los palestinos. Urge erradicar los brotes nazis de persecución ideológica que mueven los hilos del Estado en la sombra o no seremos más que títeres de su función.

Y todo esto nos puede pasar a cualquiera. Que escriba un blog, en twitter; que vista una camiseta reivindicativa; que acuda a ver una representación teatral, un concierto, o decida lo que se supone un derecho constitucional y proteste contra tanto fascismo, tanta cara dura y tan poca dignidad. No podemos y no debemos hacer como la alcaldesa de Madrid, que cedió ante la presión de la caverna mediáticay cesó a Zapata y ahora ha azuzado el fuego contra los tirititeros. Tenemos en nuestra responsabilidad como democrátas y en nuestra conciencia como seres libres defender sin paliativos la libertad de expresión, siempre que no ponga en entredicho la dignidad de todXs y no constituya una apología del fascismo, que no debemos obviar es una muestra de rechazo a los derechos humanos.

No habrá forma de construir una sociedad, país y un mundo más justos si antes de todo, permitimos que nos callen, nos vuelvan ciegos y sordos y nos metan con un embudo qué debemos pensar.





nota nº1: Caso Andratx, el Caso Arena, el Caso Baltar, el Caso Bankia, el Caso Biblioteca, el Caso Bitel, el Caso Blesa, el Caso Bomsai, el Caso Bon Sosec, el Caso Brugal, el Caso Barcenas, el Caso Caballo de Troya, el Caso CAM, el Caso Camps, el Caso Campeon, el Caso Carioca, el Caso Cementerio, el Caso Conde Roa, el Caso de la Construcion de Burgos, el Caso Cooperacion, el Caso Ciudad del Golf, el Caso Lino, el Caso Roblecillo, el Caso Emarsa, el Caso Fabra, el Caso Faican, el Caso Funeraria, el Caso Guateque, el Caso Gurtel, el Caso Hugel, el Caso Ibatur, el Caso Lasarte, el Caso Liber, el Caso LifeBlood, el Caso Madeja, el Caso Naseiro, el Caso Noos, el Caso Orquesta, el Caso Over Marqueting, el Caso Palma Arena, el Caso Parques Eolicos, el Caso Patos, el Caso Piscina, el Caso Pitusa, el Caso Plan Territorial, el Caso Pokemon, el Caso Porto, el Caso Punica, el Caso Rasputin, el Caso Rato, el Caso Salmon, el Caso Scala, el Caso Terra Natura, el Caso Torres de Calatrava, el Caso Totem, el Caso Troya, el Caso Turismo Joven, el Caso Tunel del Soller, el Caso Undangarin, el Caso Umbra, el Caso Zamora, el Caso Zetja...




lunes, 15 de febrero de 2016

Por las libertades civiles en España y en Europa

Protesta contra la Ley Mordaza en julio de 2015 en Madrid / Juan Zarza / Diso Press
Por un blindaje de los derechos civiles –una condición imprescindible para la democracia– y ante la preocupación por la deriva autoritaria que se extiende como una mancha de aceite desde Varsovia a Madrid, decenas de activistas, académicos y cargos electos, encabezados por el filósofo estadounidense Noam Chomsky, el italiano Toni Negri y el fundador de la New Left Review, Tariq Ali, han presentado esta mañana un manifiesto "Por las libertades civiles en España y en Europa". Diagonal y Público publican en exclusiva este documento, que incluye tres exigencias.

La primera de estas demandas es la derogación en España de la Ley Mordaza y aquellas leyes que violen los derechos de libertad de expresión, manifestación, asociación y reunión. La segunda es "La garantía plena del derecho de huelga, lo que supone la derogación del artículo 315.3 del Código Penal reconocido como “delito de coacción a la huelga”, que ha sido utilizado contra la movilización de los trabajadores", en este sentido, las firmantes del manifiesto consideran que el caso de los "8 de airbus" es "todo un sumario político contra el derecho de huelga".

En último lugar, entre las exigencias de las decenas de firmantes, está la supresión de un "tribunal de excepción" como la Audiencia Nacional. Esta corte ha vuelto a ser foco de polémica tras la decisión de decretar prisión preventiva sin fianza contra dos titiriteros que fueron acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo. El manifiesto señala que "los sucesivos cambios del Código Penal y el uso político de la judicatura han ido haciendo una interpretación cada vez más restrictiva de las libertades fundamentales".

Los ejemplos de la realidad española, como las referencias al caso de los titiriteros, no restan alcance a un manifiesto que, además de las firmas de Chomsky, Negri o Ali, cuenta con el apoyo de otras figuras del pensamiento y el activismo europeos. Desde este punto de vista, se denuncia una tendencia creciente en todos los países europeos hacia la creación de un "enemigo interno" y la extensión de un discurso securitario basado en la "guerra contra el terror": "Prueba de esta tendencia es la cruel indiferencia, cuando no la obvia criminalización, con la que los Estados europeos tratan a las poblaciones africanas y de Medio Oriente, que huyen de conflictos en los que la Unión parece tener no poca responsabilidad".

"La austeridad no ha conducido a la prometida recuperación del crecimiento", valoran los firmantes. Ese estancamiento económico ha llevado a los Gobiernos europeos a optar por una salida represiva, de limitación de derechos civiles que parecían arraigados en las sociedades del continente. Para los firmantes, "Enfrentada a la crisis más severa de su historia reciente, [Europa] ha elegido el peor de los caminos, emprendiendo políticas que creíamos erradicadas".






El manifiesto puede ser firmado por cualquier persona en la web www.porlaslibertadesciviles.org

Por las libertades civiles en España y en Europa

Europa marcha hacia su decadencia. El continente que pretendió emerger de la posguerra como garante de las libertades y derechos civiles, se está hundiendo en la naturalización de la barbarie y en el vacío de una forma de gobierno crecientemente autoritaria. Enfrentada a la crisis más severa de su historia reciente, ha elegido el peor de los caminos, emprendiendo políticas que creíamos erradicadas.

En términos económicos, la austeridad no ha conducido a la prometida recuperación del crecimiento. Antes bien, parece que nos veremos obligados a atravesar un largo periodo de estancamiento, de crecimiento de las desigualdades y de concentración de la riqueza. A su vez y ante el creciente descontento interno, muchos países de la Unión han apostado por una política desinhibidamente represiva. Así se observa en la reducción de la tolerancia institucional hacia la protesta, en la construcción recurrente de la figura del “enemigo interno” y en la centralidad de la “guerra contra el terror” como sustituto del principio legítimo del derecho a la seguridad. Prueba de esta tendencia es la cruel indiferencia, cuando no la obvia criminalización, con la que los Estados europeos tratan a las poblaciones africanas y de Medio Oriente, que huyen de conflictos en los que la Unión parece tener no poca responsabilidad.

Hasta la propia Francia, en otro tiempo formidable espacio de conquista de libertades y derechos, ha devenido laboratorio de un nuevo modelo dirigido a limitar las libertades civiles. Ante el avance de la extrema derecha interna y los atentados del islamismo radical, un gobierno socialdemócrata se ha arrimado al carro del gobierno securitario y el Estado de emergencia. Otro tanto ha sucedido en Bélgica. Y ejemplos de gobiernos aún más radicalizados (para lo peor) los encontramos en países de Europa del este como Polonia.
España no ha quedado al margen de esta siniestra tendencia a la restricción de derechos y libertades. Aunque las libertades civiles fueron quizás la parte más reconocida y desarrollada en el capítulo segundo de nuestra Constitución, los sucesivos cambios del Código Penal y el uso político de la judicatura han ido haciendo una interpretación cada vez más restrictiva de las libertades fundamentales. Así lo hemos visto estos días, con la declaración en la Audiencia Nacional y la prisión preventiva de dos titiriteros por el simple hecho de interpretar una obra de ficción en la calle. También, en fechas recientes, hemos asistido a la celebración del juicio a los “8 de Airbus”, todo un sumario político contra el derecho de huelga y que afecta a los cerca de trescientos encausados por este motivo.

Son simplemente dos casos que se suman a sucesivos cambios de la legislación, como la reciente ley de seguridad ciudadana, también llamada “Ley Mordaza”, que permite los “registros preventivos”, blinda la autoridad policial frente a la palabra de los encausados y generaliza las multas para hechos no tipificados con contenidos claros, permitiendo el arbitrio y la discrecionalidad. Esta ley constituye la última de las modificaciones punitivas y restrictivas de derechos realizadas, y se añade a sucesivas modificaciones del Código Penal.

Conscientes de que sin derechos civiles no existe siquiera el basamento mínimo de una democracia, y ante la preocupación por la rápida involución hacia el autoritarismo en muchos países de la Unión, los abajo firmantes exigimos a nuestros representantes políticos en Europa que trabajen por el reconocimiento y ampliación del derecho europeo al asilo y que se establezca algún tipo de carta que, a nivel continental, blinde los derechos civiles.


En la misma línea, pero en relación con la legislación y la arquitectura institucional española, exigimos:
  • La inviolabilidad efectiva de los derechos de libertad de expresión, manifestación, asociación y reunión. Esto implica la derogación de la Ley Mordaza, así como de todas las formas de represión burocrática para hechos que no constituyen claros comportamientos sancionables.
  • La garantía plena del derecho de huelga, lo que supone la derogación del artículo 315.3 del Código Penal reconocido como “delito de coacción a la huelga”, que ha sido utilizado contra la movilización de los trabajadores.
  • La independencia efectiva de la judicatura de intereses políticos y económicos, y la plena garantía del derecho a la Justicia. Dentro de este capítulo cabe considerar la reforma o liquidación de la Audiencia Nacional, que actúa a los efectos como un tribunal de excepción.