lunes, 29 de diciembre de 2008

Stop al genocidio del pueblo elegido


comiendo con las imágenes de la masacre y la barbarie. Las noticias de Navidad, consumismo y ajetreos han dejado paso a la violencia del imperio sionista contra sus vecinos ocupados y ocupados de sus quehaceres diarios que se debatían diariamente entre la más misera pobreza y el terror estatal, víctimas del yugo de un bloqueo internacional auspiciado por Israel, y permitido por los USA. Pero ahora ya no ha bastado con eso, y en un país que se mantiene en el último halo de sus políticos más representativos, ahora que esas viejas llamas se apagan, las nuevas hornadas más proximas al radicalismo ortodoxo ven como lo vieron sus predecesores, en el sufrimiento palestino el cimiento para su poder. En Israel el provocar o aumentar la tortura palestina da votos, y si los grupos de izquierdas atizan la llama del odio, no van a ser menos la derecha y centro-derecha del Likud en el que cada rostro con ansías de gobierno se postula mandando más misiles a la franja.

En el otro lado de la franja, el pueblo Palestino ha venido sobreviviendo con la ayuda de las instituciones islámicas, como Hamás, financiadas por Siria o Irán, que no sólo es una organización terrorista como se la ha calificado, sino que es un movimiento social, que auspicia escuelas y hospitales y da oportunidades a los jóvenes que duermen parados por el bloqueo israelí, y la escasa ayuda occidental. Desde allí se han venido lanzando los célebres cohetes kassan, de manufacturación casera y que aunque reprochables y siempre numerosos, en menos ocasiones de las que esperaban cumplieron objetivos. Han sido el goteo de lanzamiento de estos vehículos del dolor, lo que ha dado a Israel, su huérfana de liderazgo clase política y a la saliente administración Bush, la excusa para incrementar la fuerza del yugo, cerrar el grifo de la ayuda, y abrir el del dolor, con numerosos bombardeos y posicionamiento de tropas de infantineria (entre ellos los todopoderosos tanques "Merkava" de 64 toneladas de peso y capaces de lanzar 20 proyectiles de 28 mm en menos de un minuto), para aplastar y denigrar aún más, el sufrido pueblo palestino. Este gasto armamentístico, se supone que vendrá a aliviar las economías capitalistas belicistas de occidente, como los otros 300 conflictos encubiertos que suceden ahora en el planeta, y continuarán derribando el castillo de naipes, en el que el siguiente piso es la nueva justificación para la existencia del Islamismo radical o Al Qaeda, cuya respuesta sólo es la lucha contra el Terror; es decir, más dinero en "Defensa" y seguramente menos en cooperación, ayuda al desarrollo o solidaridad.
1. Los objetivos sionistas

La elite sionista de Israel quiere arreglar tres grandes problemas políticos en los próximos doce meses: 1. ganar las elecciones de febrero, 2009; 2. demostrar a los bárbaros del área---y a sus padrinos sionistas de la Burguesía Atlántica (Europa y Estados Unidos)---que la derrota militar ante Hizbollah (2006) ha quedado atrás, y que ha reconstituido su capacidad destructiva militar (deterrence) y su brutalidad aniquiladora; 3. terminar el proyecto nuclear de Irán antes de fin de año del 2009, ya sea por presiones, ya sea por un ataque convencional-nuclear. Lo único que no está en la agenda de esta elite terrorista es la negociación de una paz duradera sobre las bases del derecho internacional. No quiere negociar la paz: quiere dictarla.

El costo para alcanzar los tres objetivos no es alto, al menos no, si se calcula con los estándares del colonialismo atlántico. La muerte de algunos cientos de palestinos y, posiblemente, algunas decenas de miles en Irán. Un costo simbólico, pero un gran beneficio real para cualquier burguesía expansionista que ocupa territorios que no son suyos y tiene que usar el terrorismo de Estado ad infinitum, para mantener su ocupación.

2. El imperialismo atlántico entiende tardíamente la función del sionismo

Las educadas burguesías de Europa y Estados Unidos simpatizan con el duro papel del civilizador blanco, ante los salvajes pueblos del Tercer Mundo. The white man´s burden, la “carga civilizatoria del hombre blanco” lo había bautizado Rudyard Kipling para la colonización de Asia. “Manifest Destiny” lo cristianaron los puritanos gringos al realizar la limpieza étnica de América del Norte y “evangelización” lo llamaron los asesinos españoles y portugueses en sus colonias.

Durante medio milenio “los blancos” han sido el terror de los pueblos del mundo. La propuesta del sionismo era parte de esta lógica del colonialismo blanco: ser cabeza de playa entre los bárbaros de Medio Oriente, para garantizar los intereses de la burguesía atlántica. Aunque en su momento histórico las elites atlánticas no entendieron a plenitud el alcance estratégico de esta propuesta, hoy la apoyan incondicionalmente. Por eso, el cínico y vergonzoso silencio de los presidentes europeos y de la Casa Blanca, junto con la cobarde inteligencia europea y las dictaduras neocoloniales árabes.

3. Lecciones de Adolf Hitler

Para lograr sus objetivos, la elite colonialista israelí, organizada políticamente en los partidos Likud, Laborista y Kadima, ha asimilado una que otra lección delcolonizador Adolf Hitler. Ir por los triunfos fáciles, es decir, atacar a “enemigos” frente a los cuales se tiene una abrumadora superioridad militar. Tener plena conciencia de la superioridad de una vida propia frente a una vida enemiga, de un israelí comparado con un palestino. Como decía una orden de los nazis: “Por cada soldado alemán muerto por bandidos rusos (partisanos, resistencia armada-HD), hay que colgar a diez rusos.” Tomar a la población civil como rehén, secuestrar a sus miembros y aplicar el concepto fascista de “responsabilidad colectiva” (Kollektivschuld) a las familias, las comunidades, etc., sin importar la responsabilidad individual de las personas. Utilizar acciones de “Nacht und Nebel” (noche y niebla), es decir, escuadrones de la muerte del ejército y de los servicios, para asesinar o desaparecer a palestinos, en la noche. Destruir los medios de subsistencia de la población y sus casas, encarcelarla y torturarla, no conceder el debido proceso jurídico, desplazarla forzosamente y bloquear su regreso a sus comunidades de origen.

Muchos de estos métodos de los nazis fueron codificados por los Tribunales de Nuremberg y Tokio como crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra. Pero, sería ilusorio pensar, que los autores intelectuales y materiales de esos crímenes de Estado de Israel pudieran ser juzgados por la justicia internacional, mientras Washington y Bruselas sigan dominando el sistema mundial.

Por suerte, después de quinientos años, el control mundial del colonizador blanco estállegando a su fin. China e India son contrapesos ya inamovibles del sistema mundial. En este sentido, la política de la elite sionista israelí no es más que otro desesperado y anacrónico intento de mantener el proyecto del apartheid de la humanidad, que los europeos globalizaron a partir de 1492, y del cual el sionismo es parte integral desde el siglo XIX.

4. Lecciones del Gheto de Varsovia

Ante el sufrimiento del gueto palestino de Gaza, a manos del colonialismo sionista, parecen proféticas las palabras del “Himno de los partisanos del Gheto de Varsovia”, donde el pueblo judío resistió heroicamente a las tropas nazis en 1943:

Nunca digas que esta senda es la final,
porque el cielo gris cubrió la luz del sol.
El momento tan ansiado llegará
y el sonar de nuestra marcha escucharán.
El clamor por tanta angustia y el dolor
desde el trópico hasta el polo sonará,
y al regar con sangre nuestra heredad,
la esperanza fuerte y pura crecerá.
No es un canto alegre, es canto de fusil,
no es tampoco pájaro de libertad,
es canción de un pueblo obligado a sufrir,
que con sangre y plomo el verso escribirá.

Las víctimas palestinas, son siempre inocentes, cíviles, mujeres y niños que poco tienen que ver con Hamás más allá de que esta organización les da el sustento diario y los servicios básicos. Y la fuerza con la que son destrozados se la otorga la primera maquinaria bélica y económica mundial, aliada con el pueblo elegido, que mueve el baile bursátil y financiero mundial, en aras de controlar la opinión pública y tener la protección de los "marines". Pero es tan abusivo, tan desproporcionado el choque de fuerzas, el piedras contra balas o tanques, las imágenes de cámaras de calor versus heridos llegando en carretas, que cualquier tipo de justificación que tuviera el imperio sionista o beneplácito adquirido por el genocidio nazi, se borra de nuestras mentes, para aliarse con el pueblo palestino, y exigir a la comunidad internacional que le paren los pies y las armas al estado más belicoso del mundo.

Primo Levi, superviviente del campo de Auschwitz, dijo:

"Pero en el odio nazi no hay racionalidad: es un odio que no está en nosotros, está fuera del hombre, es un fruto venenoso nacido del tronco funesto del fascismo, pero está fuera y más allá del propio fascismo. No podemos comprenderlo; pero podemos y debemos comprender dónde nace, y estar en guardia. Si comprender es imposible, conocer es necesario, porque lo sucedido puede volver a suceder, las conciencias pueden ser seducidas y obnubiladas de nuevo: las nuestras también".

Tenía razón; fácil es olvidar y más fácil es provocar en nuestros semejantes lo que vivieron nuestros parientes.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Cuento de Navidad


Los escaparates de las tiendas estaban repletos de artículos de regalo y llenos de luces de colores, la gente se movía como una gran masa uniforme; todo se veía caótico, todos parecían desplazarse como movidos por la misma fuerza y por el mismo deseo. Pero ella caminaba como perdida, contra corriente. Odiaba estas fechas y lo que significaban y por lo general la nostalgia la invadía tanto que no le apetecía ni salir de casa. La gente parecía feliz, todos parecían felices, contentos, invadidos por un espíritu que a ella no le pertenecía. Cuando consiguió salir de las calles principales atestadas de gente se dirigió hacia la misma cafetería de siempre, un local gris y aburrido donde solía leer el periódico los días que bajaba a la ciudad. Había quedado con Ana, una amiga de siempre a la que, por circunstancias de la vida, sólo podía ver por esas fechas. No intercambiaban regalos, sólo sonrisas y recuerdos que no habían podido compartir. Al entrar la vio al instante, ella aportaba la única nota de color a la habitación, estaba como siempre, con su abrigo negro de ante y una gran bufanda roja anudada alrededor de su cuello, sobre la mesa tenía un paquete de tabaco y una gran taza de café humeante. Sam se acercó hasta la mesa recuperando una expresión cálida que olvidaba el resto del año.

- Feliz Navidad, Ana –dijo mientras se sacaba el abrigo-.

- Sabes que conmigo no hacen falta esas formalidades, nena –sonrió- ¿Cómo estás?

- Bueno, como siempre, tirando. Podría decirse que he pasado por mejores épocas, pero intento disfrutar de lo que tengo –hizo una pausa- ¿Me pones un cortado, por favor? –añadió haciéndole un guiño al camarero- ¿Y tú qué tal? Parece mentira que no quedemos más...

- Yo, bueno, ya sabes... la vida de siempre, mi marido, los hijos, el trabajo. No hay cambios a la vista.

- Mmm... ¿Seguro? Te conozco Ana, te conozco. Hace un año no me decías eso, estabas contenta con tu vida, y no usabas ese tono de resignación que ahora usas ¿Qué ha pasado?

- Pueees... con Nacho las cosas... hace mucho tiempo que no funcionan. Sigo con él por inercia y en parte por mis hijos. Está liado con otra tía desde hace meses, él no me lo ha contado, pero ya sabes que tengo una habilidad especial para intuir esas cosas.

- ¡Oh! Cuánto lo siento... y qué hijo de puta, ya te lo decía yo, una persona que al empezar una relación ya tiene dudas no es de fiar, Ana, no es de fiar.

- No, no es eso... ya sabes, al principio todo parece funcionar hasta que aparecen los primeros problemas, y cuando todo empieza a torcerse la esperanza se encarga de que sigas adelante, y cuando la esperanza se marcha encuentras otros motivos, los hijos, tu familia, el dinero... aunque en el fondo sabes que sólo es porque tienes miedo de quedarte sola –murmuró agachando la cabeza y desviando la mirada hacia la mesa-.

- Tú nunca has sido de esas, de hecho creo que eres la mujer más fuerte y luchadora que conozco... ¿de verdad que no te has planteado dejarlo?

- Yo... con los años empecé a cambiar. Descubrí que tenía otros deseos, otras aspiraciones, que me gustaba llegar a casa, a mí casa, y encontrar lo mismo todos los días. Mi hijo y sus tonterías y lo monotemático de mi relación. Porque hoy por hoy ni tenemos sexo... no recuerdo cuando fue la última vez que nos acostamos, lo prometo. Pero aún así me siento arropada.

- En serio, me estás sorprendiendo... tú... tú no eras así. ¿No te das cuenta de que estás viviendo una mentira construida por ti misma?

- Sam, no me hables de mentiras. Tu vida está muerta desde mucho antes que la mía. ¿No lo ves? Desde hace años todo en ti es gris, tú eres gris. ¿Cuándo fue la última vez que te reíste de verdad?

Esas últimas palabras fueron un duro golpe para ella. Siempre tenía la estúpida manía de ver en la vida de los demás los errores, los problemas... y se olvidaba de la suya, de que probablemente hacía mucho tiempo que no vivía, se limitaba a sobrevivir. Un trabajo cutre, unas amistades mal mantenidas, alguna que otra relación esporádica y nada de luz. Ana tenía toda la razón del mundo: en algún momento de su vida ella se había detenido, había dejado de luchar y se había resignado a llevar una existencia mediocre y llana, convirtiéndose de esa manera en una persona mediocre, plana, de esas que nunca le habían gustado. Y ahora al escuchar las palabras tajantes de su amiga se daba cuenta y deseaba volver a tener veinte años, volver a tener sueños, ese empuje y esa fuerza que la hacía crear proyectos de debajo de las piedras, que le hacía sacar sonrisas sinceras en los momentos de tristeza. Y encajó el duro golpe, recordando que quizás la mayor lección que había aprendido de la vida es que las desgracias y el negativismo atraen desgracias y negativismo y que las sonrisas sólo atraen sonrisas y felicidad... pero entre el trabajo y su vida personal gris se había olvidado de que sabía sonreír.


PD: Y yo, como Sam, odio la Navidad (Encuéntrame el botón de la risa, por favor)

domingo, 21 de diciembre de 2008

A todos los que son

Voy a aprovechar la vuelta por Navidad de David, desde su destino levantino para hacer un alegato por los buenos colegas, los que te aceptaron allende los años y lo que es más importante, siguen haciéndolo. Volver a sonreir juntos y ponernos al día compartiendo unas cervezas es un placer, barato, sencillo, pero casi inigualable. Rememorar no, es vivir. Porque son ocasiones únicas, momentos que se alojan en nuestra memoria y corazón de manera intrínseca. No vamos a negar que tenemos nuestras diferencias; nuestras discusiones, actitudes que no me gustaron, gustan o gustarán, como seguro que os ocurre a todos. Pero somos amigos; y hay que ser lo suficientemente intenso para mantenerlo, conservarlo y cumplir con esta palabra de estar siempre ahí, que dudas me cabe si la van a cumplir hacía mi persona, pero que yo intento repetir, aunque en ocasiones la desconfianza o el vacío ya visto me desmotive. Pero lucho con todas mis fuerzas para intentar que sea así, y estas noches de fiestas, cañas y partidillo de fútbol mantienen en mi vivo el espíritu con el que una vez me sentí orgulloso. De noche volver a beber, reir, armar, intentar ligar, jeje, saludar al Tari y saludarle con un "chupito" por parte del Chupi, en modo de agradecimiento por saber tratarnos aquellas frías mañanas de fútbol sala... Y volver a sentir aquellas viejas sensaciones de deporte, esfuerzo, tiki-taka y placer de ganar como ayer por la tarde, haciendo algo que nos gusta desde siempre, y desde siempre se nos dió bien...

Estos días me hacen reflexionar en qué hacer para mantener y volver a sentir estos días y estas impresiones. No quiero salir de aquí, pero necesito cumplir mis objetivos ya. Puedo arriesgar; y vamos a continuar haciéndolo. La necesidad del trabajo se hace indisoluble, pero si que desaparece la de dedicarme a lo que un día estudié. Quiero vivir, y por supuesto necesito unas condiciones que así me lo permitan, y más aún, si hablamos de un currito por la paga, de unos meses, quizás se podía alargar un año entero que me permita costearme los lujos, caprichos y necesidades, así como quizás cumplir esas ideas de romper, con lo que creía prestablecido y buscar nuevas propuestas y horizones profesionales. No quiero ser millonario; quiero ser feliz... y ahora estoy cerca de conseguirlo; si consigo un buen empleo que me deje la oportunidad de cumplir este año que va a aparecer dentro de poco de por fin ser ya un adulto.

Y estas son las divagaciones que últimamente me sobrevienen mientras alterno los curritos de semana, ya sean catas o estadísticas, las chapuzas con ordenadores ajenos, y la verborrea de mis consejos a estas niñas, tan rikiñas, que realmente se merecen mejores alabanzas, personas y momentos. De poco valen estos consejos, porque los veo con un cromosoma Y, e incluso me puedo solidarizar con los afínes masculinos, aunque el cariño y amistad también me permite aventurarme pero sobretodo desearles lo mejor.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Un año más, pero ¿cuántos pasos hacia atrás?


Antes de ayer cumplí 26 años. El 16 de diciembre de 2007 escribía una entrada animosa, esperanzadora pero con cautela, porque pese a que había sombras tras la ventana, la luz no solo me las mostraba, sino que también me permitía ignorarlas. Pero pese a no ser ignorante de mantener el miedo, vi como poco a poco la iluminación desaparecía, y sólo centelleaba en rayos. Los truenos rompían el cador de la tarde ya cerrada en negrura en lomas grisaceas. Así creció el anhelo de olvidar ya este año, de mucha felicidad y diversión, pero pocas metas alcanzadas. Sonrisas y risas, caricias y besos han pasado por mi cuerpo, han rondado por mi cabeza, pero casi ninguna se acerco al corazón...

El año no ha sido malo en términos generales, pero sí en el absoluto de que estoy igual que hace un año, por lo que, si no se avanza se retrocede, y por lo tanto estoy peor. Sigo encerrado en la pobreza que no me permite hacerme mayor, mientras los años caen y las vergüenzas viajan de la indiferencia a la aceptación sin ningún sentido. Pero no me quiero quedarme de brazos cruzados, y no lo hago. Lucho por salir, y estoy dispuesto a arriesgar mis creencias, mi hábitat si es necesario, aunque no deseado. No voy a repetir un año de estancamiento, no sé si por mala suerte, falta de ambición o decisiones erróneas. Quiero vivir aquí en esta ciudad, que el día antes recibió una nevada, como símbolo de la limpieza y claridad con la que tengo que afrontar el año de los 26.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Amistad sin más

Una noche más para alojar en la memoria porque eso es lo más valioso. Los recuerdos de risas y palabras, de niños y niñas que te otorgan algo más que horas de asueto. Así da gusto quedar, salir, anhelar ver a esa gente con la que se cuenta, se puede contar y cuentas lo bien que lo pasas con ellos y ellas. Qué no se acabe este tiempo, porque nunca fui tan vivo y tan pleno como ahora, y todo es gracias a vosotras y a vosotros, compañeros y compañeras de lucha en noche, y quienes también sabéis calmar mis héridas bajo la luz del sol y el incauto viento.

Valga este principio como compromiso de amistad eterna y duradera a toda esa gente... Qué encantadoras (y preciosas) estabáis anoche todas; Y qué gran cómplice es Dani para no perderse una ocasión, con o sin motivo, pero siempre ahí. Empezar la noche llenando el estómago como paso previo para llenar el alma. Vosotras habéis hecho tradicionales esas cenas en el mexicano, y yo que soy agradecido por naturaleza, agradezco vuestra invitación y me subo al carro de este nuevo rincón gastronómico en el que el picante no sólo lo pone la comida, sino también vuestra compañía.

Y de ahí a la Plaza Mayor. Al ágora acudimos, dicen que 35.000 personas a celebrar la Nochevieja Universitaria. Mi opinión de hace un año no ha cambiado un ápice, y sólo aquí refrescar mi lejano alegato para decir que una vez más, las autoridades de esta ciudad hipotecan una noche entera y su recinto más espléndido en beneficio de la mafia hostelera salmantina. Ayer si se permitió un macro-botellón, que tuvieron que proteger, atender sanitariamente y limpiar los empleados municipales, esos que están pagados por todos los ciudadanos... pero es el que el objetivo era el beneficio final y nocturno de los hosteleros y sus garitos, cuyo dinero no va a oler nadie del consistorio o la ciudadanía (al menos públicamente). Y no intentemos hoy, mañana u otro cualquier día reunirnos unos cuantos jóvenes en alguna plaza o parque, céntrico o de arrabal, porque pronto seremos mal vistos, seremos una actitud y tendencia subversiva y no tardarán los esbirros de la policía local para pedirnos el DNI... También la Universidad es culpable por no defender algo intrínseco y propio de su identidad como son las iniciativas estudiantiles y dejar que se mercanticilen en su nombre y publicidad. Un sólo día de fiesta radiado y mostrado a nivel nacional no va a aumentar las matriculas; sin embargo, la actitud (y precios) de la ciudad y sus legisladores si que puede cortar las alas a posibles nuevos alumnos... Y también es cómplice la juventud, quizás yo mismo el primero aunque mi motivación era estar con mi gente, por irnos ciegamente a beber, a hacer verdadero el prejuicio que nos tiene tomado el PP y la gerontocracia, sin más alternativas. Yo sigo proponiendo tomarnos las uvas, las gominolas y la sidra otro día sin tener que deberle nada a nadie, y sin tener encima que tragar con la supuesta conciencia de la mafia, por dejar 10 céntimos de los tickets a 3 euros para ONGs. ¡¡Hasta en esto se quieren reír de nosotros!!.

Y por último, un abrazo a todos y a todas, que también nos lo pasamos anoche, aunque nos dejemos llevar como el buey que tira un carro, que en nuestro caso es el provecho y fúturo de esta ciudad.

P.D.: ¡¡¡¡Niñas!!!! Quiero todas esas fotos, joe...

martes, 9 de diciembre de 2008

En guardia!!!!



Cómo no hay novedad sin movimiento, cómo el miedo no me va a vencer y porque siempre se encuentran brazos sobre los que apoyar, por qué quedarse en casa y naufragar en llanto cuando hay más mundo que el que vemos, y mil y un cuentos que solviantan nuestros sueños y alma. Por eso si por la noche, algo se mueve en la ciudad, no vamos a dejarlo pasar... Nos vestiremos para la ocasión tal y como dicte el protocolo, y olvidaremos rencillas y dolores pasados para viajar en máxima velocidad a por el gozo. Ruido de fondo ha llegado a la ciudad, y por ser amigos sí, pero también y qué coño!!! por tocar de puta madre y currarse el espectáculo vamos a verlos, apoyarlos y gozar del hard rock con esas gotitas de blues y humor que te hacen sentir bien.



Hierve las sangre por sus venas recordando esta vida perra
y ahora resuenan en su cabeza tambores de guerra.
Con las manos, lentamente, busca su hacha bajo la tierra
mientras resuenan en su cabeza tambores de guerra.

La lucha está en marcha y Torru se lo kurra para no pasar frio, las guitarras arpean el alma, el bajo da cadancia y la bateria más rítmica desde la última vez de Sergio nos mete en la espiral de victoria.

Y grito, y muero y toco el firmamento.
Me quemo, me arrastro y bajo hasta el infierno.
Me hundo, me escapo, me pierdo en el silencio.
Y tiemblo y rompo todos mis sentimientos.

¡Qué placer es llegar a casa!, dejar que las sabanas abracen el cuerpo, perder la consciencia en el sueño esbozando una sonrisa, y levantarse con la luz intrépida de las ranuras de la persiana que te saca de la cama e ilumina el primer pensamiento que recae en lo bien que nos lo pasamos la noche anterior.

Y así hasta tres veces, sábado, domingo y lunes. Con hard-rock, niñas monas y Alberto; Con Dani, y alemanas, argentinas,... gemelas que te recuerdan, tías que te conocen y te enseñan el anillo, divagando, riendo, bebiendo, en definitiva viviendo. Y otra vez con Dani, y Sofia y su prima y el Richi y su gente, joder k follón...



Así da gusto. Recordaré estas noches y compañías para siempre. Las continúas de gente que se lo trabaja y se porta como es debido; tios y tias que se pueden considerar amigos, porque siempre están ahí, no esperan tu llamada para contar contigo y no necesitan que el alcohol desate la lengua para interesarse y contar algo. Como curiosidad, decir que mi vieja me espeto, aquel -¿A dónde vas cabrón?, el domingo cuando vió que me iba, igual que el Robert; y lo más curioso que en el antro este, a la hora de cierre, ese mismo domingo, la camarera le dijo que ya estaba cerrado, y yo le solte lo que vais a leer... inciertos, aleatorios y coincidentes los caminos de la vida.

Decir que mil veces he vivido el siguiente relato, extraído del Una noche más de Ruido de Fondo:
"Ya es hora de recogida, cada vez queda menos gente.
Han encendido todas las luces, ya no hay sitio donde esconderse.
La camarera limpia la barra, mientras va recogiendo los basos.
Y le va diciendo a la gente: "No servimos, ya está cerrado".
Ponme otra copa monada, que soy el que ya no sirve;
"Esta te la invita la casa", me contesta mientras sonríe...

Y otra vez se repite la historia, hoy no hubo nada especial.
Me tome las copas de siempre, seguro que alguna más.
Esta noche las almas perdidas se fueron a otro lugar.
Esta noche, como de costumbre, sólo fue una noche más...
Sólo fue una noche más.

Esta canción es un himno, y de regalo otro que también describe nuestras noches; las noches de la generación X, noches de alcohol, sustancias, sonrisas que te invitan a la lujuria para dejarte en el onanismo. Noches, muchas de ellas, de música enlatada sin sentido y de conjunto vacío. Otras que aparecen con una banda sonora plena, vital, llena de sentimientos, que te llena, te completa, te mueve. También hay noches de disturbios y violencia, por fortuna las menos, por no decir únicas. Otras en las que te des-enamoras, alguna con fecha y hora en la que te enamoras, y una en la que abrazas lo que más quieres y te das cuenta de que es imposible. Hay noches que empiezan en la cena y acaban en el desayuno; otras en las que tu cuerpo recorre el camino inverso, y amanecen con cefaleas. Pero si todas funcionan así, como estas últimas, merecen ser recordadas, y convertirlas en modelos a repetir cuando cruzas la puerta de casa y dices eso, de ¡hasta mañana!


miércoles, 3 de diciembre de 2008

Coltán, el Oro Azul


En estos días han llegado a los telediarios, las sobremesas televisivas y también algunas páginas de los periódicos los avatares últimos de la Guerra Civil del Congo. Alarmados quedamos al ver la situación en los campos de refugiados, la violencia y lo aparentemente gratuito de sus causas y consecuencias nos horrorizaron, nos hicieron tragar la bola de comida, desviar la vista y beber un sorbo para pasar el mal trago. Pero por qué conformarse con menos de un minuto de imágenes escogidas y narración pobre y medio censurada. Para ello aproveche la oportunidad que me brindo Cuarto Milenio para conocer el único y principal motivo por el que Occidente y el capitalismo permite una disputa en una de las despensas, en el África tropical, a orillas del Rio Congo y la región de los grandes lagos africanos.

Así llegue a oír por primera vez el nombre de la palabra clave, Coltán, pronunciada por Alberto Vázquez Figueroa, que tiene grandes conocimientos y experiencia sobre el terreno. Y es que este producto mineral y su control se han convertido en el principal detonador de un conflicto que sangra África desde hace 20 años. El coltán es el mineral sobre el que se extrae el Tantalio, metal prácticamente inoxidable (en términos químicos) y que su principal cualidad es que es un súper conductor de electricidad (80 veces más poderoso que el cobre, por ejemplo). Esta capacidad conductora ha permitido la Tercera Revolución Industrial, la que paso de la tecnología a la nanotecnia, a los viajes espaciales, a la interactividad del ser humano con otros semejantes y a la disponibilidad en cualquier momento y lugar de toda la información (si, la que nos quieran dar).

Yo desconocía que era el coltán y ha sido investigando un poquito a través de la red (indómita casualidad) y de la literatura de Figueroa los usos, condiciones y circunstancias de este "mineral azul", que esta rodeando al ser humano ahora mismo, a través de toda la tecnología y los medios y equipos de consumo. El capitalismo ha hipotecado la evolución del ser humano al coltán y como hizo antes con el petróleo, ahora tampoco le ha importando denigrar más el mundo colonial, las libertades y oportunidades del 70% de la población mundial, siempre que el 30% del norte, y normalmente con la tez más clara disfruten de las ventajas de un dvd, en la pantalla plana de su cálido hogar.

Pero este maravilloso mundo portátil, comprimido, práctico e instantáneo, tiene una pega: el coltán es tremendamente escaso, y la mayor parte de su producción se encuentra en una región pobre, cuya inestabilidad política y religiosa esta siendo exacerbada para mantener barata la extracción del producto, mientras el pueblo congolés se desangra. Con yacimientos en Australia (10%), Brasil, Thailandia, China (entre los 3 otro 10%), el 80 % se encuentra en la República democrática del Congo, y más aún en las regiones orientales de Kivu, con un pasado geológico muy unido a los volcanes, que es parece ser, el factor claro para que se produzcan los yacimientos del coltán. En estas regiones siempre han sido constantes los ataques étnicos entre hutus y tutsis, bastante permitidos por la Iglesia católica y la musulmana con facciones en ambos bandos, pero a quien irremediablemente les beneficiaba la guerra. Y lo mismo sucede con los países del primer mundo. Empezando por Bélgica antigua metropolí del terreno desde tiempos de Leopoldo II y sabedor pleno de la potencia del Congo. Y es que quizás sea el Congo en su extensión total, junto a Uganda, Ruanda, Tanzania o Zaire, la zona planeta más poderosa en recursos tanto minerales (petróleo, oro, diamantes), como hídricos (qué tambien han provocado y provocarán no pocos conflictos), madereros (la sabana y los bosques tropicales) y alimenticios. Todo ello en un terreno, en la República democrática del Congo, que sixtuplica el tamaño de España, pero con sólo 40 millones de habitantes, que si hubieran tenido un desarrollo pacífico y abierto, podrían tener hoy en día la renta pér cápita más alta del planeta siempre que mantuvieran su legimitidad sobre sus recursosy un comercio justo por parte del hemisferio norte.

Pero eso el cuento con final feliz; la realidad es mucho más dura. Desde que a mediados de los 80 se conoció la super-conductividad del mineral y la inestabilidad de la región se alentaron y permitieron las continúas guerras para mantener el precio lo más bajo posible y que las multinacionales consigueran la soberanía sobre el mineral. Empresas como la HallyBurton de Dick Cheaney, American Mineral Fields, participada en un 30% por la familia Bush y que en tiempos de la Administración del jerarca permitió la venta de armas a ambas facciones enfrentadas. Pero también empresas como la Bayer, Alcatel, Compaq, Dell, Ericsson, HP, IBM, Lucent, Motorola, Nokia, Siemens y otras compañías punteras utilizan condensadores y otros componentes que contienen tántalo, así como las compañías que fabrican estos componentes como AMD, AVX, Epcos, Hitachi, Intel, Kemet, NEC. Todas ellas vieron que mientras se mantaban los unos a los otros ellos podían maxificar sus beneficios, esquilmando los recursos africanos, ignorando los derechos humanos, amparándose en la publicidad y el capitalismo, y controlando la opinión e información de lo que realmente sucedía con los emporios periodísticos.

Estos beneficios no hubieran existido sin los avatares de un mineral manchado de sangre y desvergüenza, la de unas sociedades adineradas y conservadoras instaladas en el olvido:

En realidad el mayor beneficiario del coltán congoleño durante la guerra fue Ruanda. Según informes de Human Right Watch, el Ejército regular, o bien alguna de las guerrillas que financiaba, empleaba prisioneros hutus, así como a población local, incluidos niños para la extracción del mineral en los yacimientos de aluvión que salpicaban el área bajo su control. Antes de que el mineral fuera transportado por carretera o avión a Ruanda habría pasado por cuatro o cinco comisionistas, generalmente miembros de alto rango del Ejército o de alguna de las facciones guerrilleras. Una vez en Ruanda, el mineral pasaba al departamento administrativo informal ‘Congo Desk’ y dos empresas: Rwanda Metals y Grands Lacs. La organización de Uganda en la extracción del coltán, según informes de la ONU, era mucho menos sistemática y piramidal, y también estarían involucrados altos cargos del Ejército o de las guerrillas financiadas, entre otros, por un hermano del actual presidente de Uganda.

A partir del año 2001 la ONU había enviado a la zona un ‘grupo de expertos’. Los informes por ellos elaborados proponían para acabar con la guerra la declaración de un embargo en la zona tanto de armas como de las importaciones y exportaciones de oro, diamante y coltán sobre los países invasores. De la misma forma, proponían sancionar tanto a los países como a las empresas que incumplieran con el embargo. También aconsejaba una congelación de los activos financieros de los movimientos rebeldes (aliados de los países invasores) y sus líderes y que se estableciera un proceso de certificación de origen del diamante, oro y coltán.

Los innumerables informes de diversas ONG o de la propia ONU que iban saliendo a la luz, y que acusaban a Ruanda y Uganda del expolio de las riquezas minerales del Congo, permitieron una cierta presión internacional y el establecimiento de listas negras de empresas que operaban en la zona. Así 34 empresas (27 occidentales) fueron acusadas de importar coltán y casiterita y se consiguió que la compañía aérea belga Sabena suspendiese el transporte del mineral que realizaba desde Kigali (capital de Ruanda) a Bruselas. Sin embargo, otras rutas alternativas siguieron funcionando, y un considerable porcentaje del coltán congoleño siguió saliendo al mercado camuflado como procedente de Brasil o Tailandia.

Las medidas tomadas resultaron muy poco efectivas y en el Consejo de Seguridad no se llegó a ningún acuerdo para adoptar otras más influyentes. En realidad, ni el Gobierno de EE UU ni los de la Unión Europea mostraron una voluntad política real para acabar con el conflicto en detrimento de sus intereses particulares. Más bien al contrario: muchos países occidentales siguieron ayudando a Uganda y Ruanda tanto militarmente como a través de cuantiosas ‘ayudas al desarrollo’. Por ejemplo, la agencia de ayuda británica (DFID) anunció en septiembre del año 2000 un préstamo de 95 millones de dólares sobre un periodo de tres años para ayudar al Gobierno ruandés. Resulta paradójico y difícil de comprender cómo era necesaria una ayuda a países que poseían los suficientes recursos para invadir a su vecino. En este sentido, informes publicados por la ONU en abril de 2001 estimaban que el gasto militar de Ruanda en municiones, abastecimiento y vuelos de su Ejército en el Congo rondaba los 60 millones de dólares al año, mientras otros informes también publicados por la ONU y por comisiones independientes estimaban que en el año 2000 Ruanda había ganado 40 millones de dólares por diamantes, 15 millones por el oro y 191 millones por el coltán, todos extraídos en suelo congoleño. Uganda habría ganado en sus zonas bajo control 1,8 millones por diamantes, 105 millones por el oro y 6,2 millones por el coltán.

Ruanda y Uganda no sólo se beneficiaron durante el periodo de guerra de la ayuda de los países donantes, sino que parte de sus deudas externas fue cancelada y además fueron considerados como modelos de desarrollo económico.

Por otro lado, la ayuda militar también continuó durante el conflicto, y fueron firmados planes de cooperación entre EE UU y los dos países africanos. Sorprendentemente, el acuerdo con Ruanda llegó después de que una de sus guerrillas tomase Bukavu, la capital de Kivu Sur, en mayo-junio de 2004.

Y todo esto sin entrar en lo peor; inmersos en una guerra civil de la que nadie sabe el comienzo y nada predice el final, con los adultos y muchos millares de niños empuñando las armas, son otros niños los que excarvan en la tierra, con martillo y pico para separar el coltán de la tierra inerte, en régimen de esclavitud, analfabetismo e insalubridad para hacer crecer los réditos bursátiles de compañías tecnológicas de Europa, America y Asia. Las comunicaciones requieren del coltán como producto base, haciéndose en términos económicos y sociales más importante que el petróleo (que todavía es más abundante). Su dominio puede dar la llave al dominio mundial durante el siglo XXI a la potencia que lo consiga, y todas se han lanzado en la vorágine de la maldad y el horror a controlar el coltán sin importar cuantas personas exalen su último aliento o cuantos ecosistemas se mueran, porque el empeño es "noble": qué tengamos móviles más pequeños, uno cada mes, ordendores más rápidos y menos voluminosos, pantallas más planas... y también comuncaciones más secretas, armas más sofisticadas, transoceánicas y mortales. Y este episodio histórico ha sido tan vertiginoso y espontáneo que ha obligado al ser humano, o éste se ha dejado obligar, a olvidarse del paso previo, a perder todas las virtudes y productos del momento anterior. Esto es como si en la Edad del Bronce, se hubieran olvidado de la Piedra. ¿Con qué hubieran cincelado el bronce?. Si ahora olvidamos los derechos humanos, la información escrita y pausada, la industria de productos quizás más voluminosos y menos prácticos, pero más baratos y sostenibles en aras de la velocidad y de la riqueza instantánea daremos un paso al precipio que no podremos evitar y que quizás nos atrase 100 años.

Y es que esta tercera revolución esta a punto de culminarse habiendo casi agotado su recurso básico y en un clima de tanta inestabilidad y bajeza moral, depende exclusivamente de los delgados brazos de un niño africano que separa el oro azul de la tierra muerta.