jueves, 22 de julio de 2010

Doble Disco De Oro











EL RENO RENARDO se autoentrega un Disco De Oro Doble por sus más de 200.000 descargas. En declaraciones a la revista Vogue, la banda comenta: “nadie nos va a dar ningún premio a pesar de las descargas, así que hemos decidido entregarnos a nosotros mismos este noble presente”.

El premio es una recompensa a todo el trabajo duro durante estos 4 años de vida. “Hemos conseguido llenar las salas donde hemos ido, cosa que hoy en día pocos grupos pueden decir lo mismo; hemos convertido a El Reno en un fenómeno en internet y estamos haciendo una obra social muy importante mediante la divulgación cultural… y los niños nos adoran”.
También aseguran, que lo mejor de todo es que “lo hemos hecho sin el apoyo de los grandes medios de comunicación musicales, ni siquiera de Heavy Metal, que siguen sin hacer ni puto caso a los grupos que no les aportan beneficios económicos. Los medios independientes, blogs y webzines son el futuro, trabajan desinteresadamente apoyando lo que ellos consideran de calidad, y no trabajan con presiones ni sobornos de discográficas”.

En otra entrevista al diario alemán Der Spiegel critican a la SGAE ya que “hoy en día los músicos nos vemos obligados a pertenecer a la SGAE para que al menos el dinero que recaudan con nuestra música no se la queden ellos y se vean forzados a repartirla. Además, no hemos cobrado ni una misionera peseta en concepto de canon digital, cuando debido a la gran cantidad de descargas a discos duros, pendrives, cd’s, etc… deberíamos estar cobrando un pastizal”.


Es posible que muchos puedan pensar que son engreídos por colgarse medallas a ellos mismos, pero son tan varoniles y huelen tan bien que es difícil no sentirse cautivado ante tal majestuosidad.

Por último, El Reno Renardo quiere dar las gracias a los cientos de miles de personas que han descargado su música y que han hecho posible este premio.



Momento de la entrega del galardón.

Posteado desde la web del Reno Renardo y el Menéame

lunes, 19 de julio de 2010

Toshiba confirma que en España no se lee


Hace cuatro años el Informe PISA 2006 nos advertía de que España era el país que más había bajado su nivel de lectura con respecto a los informes anteriores. Evidentemente, en este país de fútbol y crónica rosa, la noticia tampoco nos afectó demasiado, pues al día siguiente ya habría alguna famoseta embarazada y la liga estaría más interesante que nunca. No olviden que el Marca y la Pronto son aquí las publicaciones más leídas.

Pero lo peor de todo no es que se lea menos, sino que encima no se entiende lo que se lee. Vamos, que cada vez son más los que al acabar un texto no tienen ni idea de lo que ponía. Por eso no es de extrañar que haya quien quiera sacar provecho, pues cuanto más ignorante es una sociedad más fácil es tomarle el pelo.

Y claro, el mundial les ha venido como anillo al dedo. Uno de los casos -no el único- ha sido el de Toshiba, que lanzó una campaña en la que prometía devolver el importe de televisores y portátiles si España ganaba el mundial. Pero había algo más, en la publicidad ponía “consultar bases en toshiba.es/toshibafutbol“. Y claro, ellos ya sabían que las bases no las iba a leer ni Blas. Por eso, allí pusieron que para devolver el dinero había que registrarse en su web. Resultado: mucha gente no lo leyó.

Ahora vienen las reclamaciones, pues los clientes se sienten timados. En realidad podría ser así pues, como dice la FACUA, si el hecho de registrarse era tan importante deberían haberlo indicado en los anuncios. Pero por otra parte se supone que los clientes son mayores de edad y que saben que nadie da duros a cuatro pesetas.

De hecho, en la propia web de Toshiba pone que “Más de 3.500 clientes participaron correctamente”, lo que en realidad quieren decir es que si usted no se ha molestado en mirar las bases es su problema, hay otros más espabilados que sí lo han hecho.

Y es que vivimos en un país donde uno oye la palabra gratis y se vuelve loco. Por eso ha llegado un punto en que a los consumidores se nos trata como lo que somos: unos borregos. Por eso vivimos en una sociedad donde mucha gente lleva una pulsera que es un timo y encima presume de ello; un país donde se prohíben unas zapatillas porque pueden causar ampollas, pero permite el tabaco aunque cause cáncer; un país donde se pagan 75 € por un polo hecho en China simplemente porque lleva un cocodrilo bordado en el pecho; un país donde la letra pequeña de los anuncios de la tele es ilegible… y no pasa nada

Lo lógico sería que a partir de ahora nadie comprase productos de las empresas que intentan timarnos: Toshiba, Tom Tom… Pero saben lo que pasará: NADA de NADA. Seguiremos comprando Toshiba, Tom Tom… al igual que seguimos comprando en Media Markt cuando redujeron el periodo de reclamación a 7 días y se negaban a devolver el importe de los artículos.

.

P.D: El tipo que ven en la foto -JJ Santos- nada más acabar el mundial anunció en directo que el diario AS regalaría al día siguiente una camiseta conmemorativa.

Por eso a las 7:30 de la mañana ya había gente haciendo cola en los quioscos -para que luego digan que no nos movilizamos por nada-. Y de pronto… les habían timado de nuevo: el diario AS no traía la camiseta, sino que a cambio se ofrecía una cartilla con tres cupones para canjear por la camiseta, previo pago de 9,95 €.

En un país medianamente inteligente, la gente como represalia a esta tomadura de pelo, se habría negado a comprar el periódico. Pero esto es España y ¿saben lo que pasó?: se agotaron.

viernes, 16 de julio de 2010

Sin Vergüenzas

Esta claro que aunque a uno cientos de problemas le ronden la cabeza, el corazón o la entrepierna; que hayan alegrias sorprendentes, plenas y gratificantes o que se avance en esta avenida que es la vida, el hecho de encontrarme injusticias, amoralidades y sinverguenzas no deja de afilar mi ira, mi viperina lengua y agresiva prosa se pongan de lado de mis huevos y acabe por atizar a todos.

Hoy el cabreo me ha venido en el trabajo. De verdad es que cada día me indigna más que la gente se las dé de enrollao, super-guay y empresario competente, cuando resulta que eres más perro que Niebla; una rata de alcantarilla ávida en aumentar su patrimonio linchando al mil-eurista ya sea el obrero, el becario o el cliente. Hace un par de semanas, me echa unas risas, no sin cierta sorna y vergüenza ajena cuando un compañero relataba como a un cliente que hizo un pago por internet de 1500 euros, se equivoco y transfirió con un 0 más; es decir, 15.000 euros. Y la historia seguía con la peripecia a nivel de organigrama y sistemas que mi compañero tuvo que realizar para a espensas de sus superiores aquí en Salamanca y a espaldas de la dirección en Madrid devolveré al pobre del desaguisado digital sus 13.500 euros, que no había dejado como propina, precisamente.

Pero esta anécdota no es nada comparado con lo de hoy. Hacerle pasar el mal rato, y el mal día y peor noche que habrán pasado dos pobres becarias inglesas que llevan una semana en la oficina. Después de aprovecharse y colocarles en un apartamento durante 15 días (2 semanas) en las que buscan su propio alojamiento, y cobrales 200 euros por semana, resulta que las muchachas habían encontrado ya su apartamento para estos 6 meses y evidentemente, se han traslado a él. Pues después de hacer solo el uso del apartamento por 3 días, lo suyo hubiera sido devolverles el dinero, y más cuando vienen a tu empresa, sin costarte ni un euro. Es más hasta recibes una ayuda tanto del Ministerio como del país de origen por acogerlas. Cuando te van a sacar trabajo que a lo mejor te podía llegar a costar 10.000 euros escatimar y especular por 200 miseros euros, me parece una vergüenza mayúscula. Una amoralidad que espero tengan que sufrir en su día estos mal educados e indecentes que se las dan de empresarios.

Estos son nuestra burguesia. Estos imponen sus condiciones neo-liberales en la reforma laboral. Culpables de la burbuja financiera, inmobiliaria, de servicios atestados. Derrochadores y principal causa de nuestros males. Ricos pero sin moral; dueños del capital pero sin razón ni acción. Mi jefe puede ser perfectamente un representante de esos estomagos agradecidos (y llenos), rodeados de "abraza-farolas", "cierra-bares" y "corre-ve-y-diles" que prefieren la mala publicidad que le puedan hacer en el exterior que perder esos 200 euros. Yo imagino esta chica cuando lo cuente, cuando vuelva. Qué publicidad más buena, qué imagen de país, qué seriedad, responsabilidad y saber estar. Y una mierda. Nuestros paganos y vividores, sangüijuelas miserables que prefieren el llanto y el malestar de una niña que lleva 3 días sóla en un país extranjero a saltarse las normas. -"No es que es imposible devolver 200 euros, va contras las normas del contrato de alojamiento", han espetado. Cada día me da más asco que las normas estén por encima de las personas.

miércoles, 14 de julio de 2010

Y si la selección fuera una empresa...

Mucha gente piensa que la razón fundamental de los éxitos de las selecciones de fútbol, baloncesto, balonmano o waterpolo es la motivación. Ahora vamos a imaginarnos que estas selecciones fueran dirigidas por el empresario medio español o mejor aún por el "gran" empresario medio español, tipo Díaz Ferrán. ¿Qué pasaría?
  • La prima por la victoria no la cobrarían los jugadores, sino los directivos.
  • A los jugadores se les diría que su premio consiste en seguir en la selección.No se seleccionaría a los mejores jugadores en términos absolutos, sino a los mejores dentro de los que aceptarán:

    • Cobrar poco.
    • Entrenar mucho.
    • Que el entrenador les tratara con desprecio o en el mejor de los casos con indiferencia.
    • El resto de condiciones que hay en este listado.

  • Cuando un jugador cometiera algún fallo en los entrenamientos, sería recriminado o incluso ridiculizado públicamente para que los demás supieran que quien manda, manda.
  • Si los resultados no fueran buenos, los jugadores tendrían que entrenar más horas cobrando lo mismo.
  • Si los resultados siguieran siendo malos, se empezarían a expulsar jugadores del equipo. Cada vez habría menos banquillo e incluso se llegarían a jugar partidos con menos de 11 jugadores y aún así se mantendrían los objetivos.
  • Los jugadores con graves lesiones serían expulsados del equipo.
  • Los jugadores son lesiones menores serían llamados cada dos por tres por una mutua contratada por el equipo, que no les daría ningún tratamiento y les diría que ya es hora de ponerse a jugar y dejar de hacer el vago.
  • Si el equipo empezara a jugar bien y a tener éxitos, la directiva subiría los precios de las entradas pero los jugadores seguirían cobrando lo mismo. Incluso se programarían más partidos para aprovechar el tirón.
  • A los jugadores les pagarían parte de su sueldo en dinero negro.
  • Sólo el entrenador y el capitán del equipo tendrían contrato para toda la temporada. Para cada partido se contratarían 10 jugadores temporales y si se lesionara alguno se contrataría a otro sobre la marcha.
  • Los horarios de los entrenamientos y partidos serían los que a la directiva les viniera mejor para su vida privada.
  • A los jugadores se les diría constantemente que cualquier espectador estaría dispuesto a ocupar su lugar.
  • Los jugadores cobrarían menos de lo que las propias normas de la Federación dijeran.
  • Si se vendieran menos entradas se bajaría el sueldo de los jugadores o algunos serían expulsados del equipo.
  • Los jugadores tendrían contrato de recogepelotas.
  • Casi todos los jugadores habrían jugado en varios equipos durante los últimos años y habrían pasado por varias etapas de meses o años sin jugar.
  • Si la liga en general no produjera beneficios o se sospechara razonablemente que los puede dejar de producir, se modificarían las reglas para que a los jugadores les pudieran quitar la mitad del sueldo a cambio de entrenar la mitad.Expulsar a un jugador costaría menos si se vendieran pocas entradas.
  • Muchos jugadores jugarían mal a propósito.
  • Muchos jugadores desearían que su equipo perdiera o, en el mejor de los casos, les daría lo mismo.
  • La gran mayoría de los jugadores odiarían al entrenador o bien les inspiraría miedo, risa o indiferencia.
  • Casi todos los jugadores estarían deseando cambiar de equipo o incluso quedarse sin equipo y cobrar el paro.
Todo esto parece broma pero es en serio. Parece broma porque todos pensáis que nadie dirige así un equipo porque sabe que perdería todos los partidos y que ningún jugador bueno querría jugar en un equipo así. Pero ¿y si todos los equipos fueran así? La respuesta es obvia: ganaría el menos malo, el que más suerte tuviera por razones que ni ellos mismos se explicarían, pero cuando tuvieran que competir con equipos de otras ligas serían masacrados. Tanto que la mayoría de los equipos nunca se plantearía salir fuera sino que sólo jugaría dentro, aunque fuera mal, porque así juega todo el mundo.

La realidad fuera de toda duda y de toda broma es que casi todas las empresas españolas se dirigen de esta manera. Muchos de vosotros, por no decir casi todos, no habréis conocido ni conoceréis nunca una empresa que no se dirija así a no ser que emigréis a un país civilizado laboralmente. Quien lo dude que lea nuestros estudios. La reforma laboral va a profundizar aún más en esta filosofía laboral. Es como el chiste de los remeros. Si una barca con diez directivos y dos remeros no gana, la culpa es de los remeros que pesan mucho, por lo que echan a un remero.


domingo, 11 de julio de 2010

Los Dolores del Sueño


Allí en mi lecho descansa mi cuerpo,
Sitio que nunca fue para la plegaria
De labios temblorosos o rodillas inclinadas;
Silenciosamente, en suaves impulsos,
Mi espíritu arrebatado compuso,
Con humilde fe en mis ojos cerrados,
Con reverencial resignación,
Ningún deseo concebido,
Ningún pensamiento expresado,
Sólo un sentido de súplica;
Un sentido sobre toda mi alma
Anticipaba mi debilidad, mi blasfemia;
En mi, sobre mí, a mi alrededor, en todas partes
Yace la fuerza eterna de la sabiduría.

Pero anoche recé en voz alta,
Lleno de angustia y agonía,
Surgiendo de la multitud sombría
De formas y pensamientos que me torturan:
Una luz espantosa, los pasos de una hueste,
Sentidos de un mal intolerable,
¡Ellos son a quienes desprecio! ¡Sólo a los Fuertes!
¡La sed de venganza, la ilusión de poder,
Se desconcierta, y sin embargo sigue quemando!
El Deseo y el Horror se aman misteriosamente
En los salvajes y odiosos objetos fijos.
¡Pasiones fantásticas! ¡Demenciales batallas!
¡Y la vergüenza y el terror sobre todos!
Los hechos se ocultan donde no hay escondites,
Donde toda la confusión veló mis interrogantes,
Si he sufrido, o cuáles fueron mis pecados:
Para todos parecía culpabilidad, o remordimiento,
Pero yo y los demás seguiremos siendo
El miedo que asfixia la vida,
El alma sofocada de vergüenza.

Dos noches han pasado: la noche de la consternación
Anticipó un día triste y aturdido.
El sueño, la gran bendición, me pareció
La peor de las calamidades.
La tercera noche, cuando mi propio grito
Me arrebató de un sueño diabólico,
Superando un sufrimiento extraño y salvaje
Lloré como cuando era un niño;
Y habiendo sido sometido por las lágrimas
Mi angustia lentamente se suavizó,
Tales castigos, pensé, se deben
A las profundas manchas del pecado,
Por la intemperancia nueva
Dentro del insondable infierno,
¡Habremos de ver el horror de sus mansiones,
Conocerlas y aborrecerlas, y aún desearlas!
Tales tristezas de algunos hombres se aferran
¿Pero cuáles, cuáles caerán sobre mí?
Ser amado es todo lo que necesito,
Y cuando pronuncie Te Amo, será definitivo.

Patente de corso: Idiomas, exiliios y cócteles Molotov


Arturo Pérez Reverte, Patente de Corso, 5 del 7 de 2010

Me inquieta el número de jóvenes que en los últimos tiempos
piden consejo. Qué debo hacer, qué libro debo leer, qué estudiar o qué caminos abandonar, cómo puedo conciliar lo que sueño con el paisaje desolado en que ustedes, los mayores, me han convertido el horizonte. Cuando preguntan cosas así, intento abrir camino a la esperanza. Lee esto, prueba con aquello, viaja a tal sitio. Traza tu camino con sentido común y con decencia. Pero hay días en que ese discurso no me sale. Soy de la generación que ha colaborado en armar esta trampa infame, la ratonera donde viven atrapados tantos jóvenes dolorosamente lúcidos. No siempre puede transmitir esperanza quien a veces no la tiene. Hace unos días, durante uno de los breves contactos que mantengo con lectores y amigos a través de la red social Twitter, me encontré dando a uno de ellos, que preguntaba qué leer con veintisiete años y en paro, una respuesta inquietante para mí mismo: «Un libro para aprender idiomas y largarse, o uno donde aprender a fabricar cócteles molotov».

Lo de la coctelería era broma, hasta cierto punto. Pero la primera parte del consejo me salió sincera. A veces creo que esto no tiene solución. Que este país irresponsable, históricamente enfermo, está condenado a repetirse a sí mismo hasta la traca final. Y en cada ocasión recuerdo lo que, de niño, oía a mi abuelo paterno, que era lúcido, culto, republicano, y usaba sombrero, sobre todo para quitárselo ante las señoras: «Arturín, aprende francés, que es muy triste ir al exilio sin hablar idiomas». Le hice caso, y hablo un francés de puta madre. También, a menudo, uso sombrero. Pero entre viajes y libros se echaron los años encima. Ahora ya me da igual irme o quedarme. Estoy cansado. Soy demasiado mayor, y hay días en los que sólo me levanto con ganas de morir matando.

España fue, durante siglos, muchas cosas buenas y malas. Hoy es algo parecido a intentar introducir una especie de barra o varilla por una serie de piezas hechas con agujeros desiguales: cada uno de un diámetro diferente, hechos de materiales distintos y situados en diferentes posiciones. No hay pulso que enhebre el invento, ni posibilidad de que nadie alinee aquello y funcione la maquinaria. Sin embargo, me resisto a creer que nada pueda hacerse. No escribiría estos artículos, en tal caso. Sigue habiendo, pese a todo, gente que lucha y se arriesga, empresarios dignos, funcionarios decentes, jóvenes solidarios y valerosos capaces de levantarse y trabajar cada mañana. De pelear, si hace falta. Amigos en quienes esperar y confiar. Por eso duele más. Por eso ulcera el alma verlos maltratados por estas diecisiete Españas injustificadas, egoístas y ladronas, donde las ratas y los chacales depredan a su aire, envidiándose y odiándose a partes iguales, desmontando cuanto hace posible el respeto y la convivencia. Esa gentuza iletrada, infame, que ha hecho de la política su forma de vida y de nosotros su negocio, desvalija el país y se lleva por delante las instituciones en su ávida carrera por el dinero y el poder. Destroza el futuro. La impunidad de esos golfos la garantizan millones de ciudadanos apáticos sentados ante el televisor, viendo el fútbol y a Belén Esteban mientras aceptamos, aborregados, que nos conviertan en un país miserable, cutre, exclusivo para turistas baratos de cerveza y vomitona. Un lugar sin industria ni recursos propios, sin clase media, hecho de buscavidas y mendigos, de subvenciones mientras las haya, de putas y camareros. Dicho sea con todo el respeto para las putas y los camareros. Que, a este paso, serán quienes nos den de comer.

Algún retorcido consuelo queda de todo esto: a los principales culpables los hemos parido y votado los padres de esos jóvenes. Salen de nuestra entraña desde hace cuatro décadas. Los engordamos a nuestra costa, tarados por una dictadura anterior que nos hizo acríticos e ignorantes. El mayor homenaje a nuestra imbecilidad nacional tuvo lugar en el Senado hace unas semanas, el primer día que allí se utilizaron las diversas lenguas oficiales con traducción simultánea y pinganillo. Ésa es la España que los días de cabreo extremo, cuando aconsejo, como mi abuelo, tener idiomas y una maleta por si hay que largarse, quisiera ahorrar a los jóvenes más lúcidos: un andaluz medio analfabeto, presidente autonómico, hablaba con torpeza en catalán mientras otro andaluz casi tan analfabeto como él, vicepresidente tercero del Gobierno, escuchaba mediante un auricular la disparatada traducción a una lengua, el castellano, que ambos conocían -decir dominaban es excesivo- casi perfectamente. Y mientras, en sus bancos, encantados de estar allí, los cómplices de esos dos sujetos aplaudían.

viernes, 9 de julio de 2010

Algo no funciona bien

Cuando parte de tus ahorros, que quizás sin que lo sepas están invertidos en bolsa, bajaron un 6% en 2008 porque un empleado de Société Générale (Jérôme Kerviel) se lía a hacer operaciones millonarias sin que nadie le ponga freno.

Cuando la historia se repite y el precio del gasóleo de la calefacción de tu casa o de tu coche sube porque la semana pasada un boker borracho le de al botón equivocado y provoca que el petróleo suba 1.5$ y alcance su máximo anual.

Cuando ese broker encuentra trabajo en 24h para entrar a trabajar en un fondo de inversión suizo.

Cuando se presupone que la salud de la economía se ve reflejada en la bolsa y dos tercios de esta (en el caso de EEUU) está en manos de programas informáticos (High frequency trading) a los cuales les importa un pepino lo que ocurre en la economía real.

Cuando tenemos los mercados más volátiles de la historia y pese a esto Goldman Sachs no tiene ni un sólo día de pérdidas en área de trading. 90 días de trading sin pérdidas y nadie lo cuestiona.

Cundo la bolsa se llena de rumores falsos que van desde que España va a ser intervenida hasta que BP controla su vertido de crudo.

Cuando dos americanos y un alemán se juegan más de 900 millones de euros en conseguir el desplome de once grandes compañías españolas.

Cuando tal y como está la bolsa nunca nos digan que es momento para vender, que nos digan simplemente que es momento, por ahora, para aplazar las compras.

Cuando todavía no sabemos que pasó realmente hace 2 meses cuando el Dow Jones bajó 1.000 puntos y los recuperó en menos de 1 hora.

Cuando AIG es rescatada con 182.000 millones de dólares de fondos federales y como premio sus directivos reciben un bonus de 100 millones de dólares

Cuando Caja Castilla La Mancha recibe más ayudas que Banesto en 1993 y sus directivos están tan panchos en sus casas.

Cuando la UE lleva más de 1 año discutiendo en poner una tasa bancaria en Europa y de momento en lo único que se han puesto deacuerdo es en subir el IVA.

Cuando el precio de las acciones del Banco Popular se vieron afectadas porque el Financial Times lo confunde con el Banco Populare de Italia.

Cuando en plena era de las telecomunicaciones 1 de cada 7 libras que se pagaban por dividendos en el FTSE100 inglés procedía de BP

Como comenta un amigo mío, la economía es como el Windows, se empieza a llenar de mierda y pasado un tiempo, para que vuelva a funcionar bien, hay que reinstalarlo todo.