viernes, 31 de diciembre de 2010

Se acabo el 2010: Feliz 2011

Termino el año 2010. Año de múltiples cambios, sensaciones encontradas, de conocerme y conocer todo lo que me rodea mucho más. Kilómetros y horas de vacio. Muchas lagrimas y dolores, pero también muchas risas, ensoñaciones, momentos para no olvidar jamás, recuerdos imborrables. Cualquiera que me conozca o que se haya hecho habitual a este reducto blogueril sabrá que es lo que quisiera cambiar, pero como no se puede hacer no toca más que esbozar una sonrisa al buen recuerdo y al dolor.

Llega el 2011 y espero que todos tengamos más alegrías que penas; que toda busqueda tenga el final deseado, compartido con sidra y sonrisas como esta noche. Trabajo, dinero, amor para todos y todas, y sobretodo salud. Tiempo y ganas para disfrutar de todo lo que nos rodea, y también para mejorar el mundo en el que vivimos, el entorno en el que estamos. Nuestro barrio, pueblo o ciudad nos necesitan. La sociedad y el sistema van a cambiar este año, es el momento de hacer algo para paliar y erradicar el dolor de nuestro planeta, de ser más justos, sinceros y honrados. Qué sea el año en el que borramos la hipocresía, la corrupción, el robo, el hambre, las guerras... Que sea el año que todos soñamos.

¡¡¡Feliz 2011 y que sea mucho mejor que el 2010!!!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Les queremos atontados




No ha sido hoy un buen día para la información, la crítica, la cultura y ya de forma más amplia la democracia. Resulta que en este país, en el que ya he afirmado ultimamente en alguna ocasión que mientras en Europa los jovenes y clases medias se preparan y se revolucionan aquí celebramos botellones, la diversidad periodística ha dado un paso atrás. Por avatares el capitalismo, la derecha, la retrógrada informativa y la neoliberal han cerrado el canal CNN+ y lo han sustituido por más mierda para el cerebro: Gran Hermano las 24 horas del día. Cambiamos a los periodistas capaces y comprometidos por la deriva denigrante y escatológica de la especie humana que conduce la Mila, quien por cierto cada día se asemeja más a ese Krusty el payaso jugando con una beteria de coche y un escorpión en búsqueda de la eterna y total audiencia. Aborregada, pero audiencia al fin y al cabo.

¿Es usted inteligente? ¿Tiene el más mínimo sentido común, capacidad crítica o discernimiento? Mal, amigo mío, muy mal. Es usted una rara avis, un apestado, alguien que estorba a los mecanismos del poder y la suave dialéctica del progreso. Le preferimos atontado, observando la pantalla con una de nuestras cenas precocinadas sobre las rodillas.

No nos gustan los listillos. Llevamos más de un siglo medrando despacio, en la sombra, readaptándonos con cada cambio social, extendiendo nuestros tentáculos para acabar con los que son como usted. Fabricamos la idea de la democracia moderna para ocultar el auténtico dominio que nosotros, las grandes empresas, tenemos sobre usted. Les hacemos pasar cada cuatro años por las urnas para alimentar esa fantasía. Creamos y deshacemos los ciclos económicos. En las épocas de prosperidad crecemos saludablemente, y en las de crisis nos inflamos como sanguijuelas a punto de estallar.

Sí, competimos a muerte entre nosotros pero somos ferozmente corporativistas cuando alguien amenaza los mecanismos de nuestro poder. Ministros y gobiernos no son más que asalariados temporeros, instrumentos con los que ejecutar nuestros intereses inmediatos. Les hacemos invadir países para quedarnos con sus recursos o crear leyes opresivas que aseguren nuestros privilegios. Aún se nos escapan algunos reductos de poder. Internet, por ejemplo, es un lugar donde las hormiguitas se juntan para roer nuestros cimientos, pero están muy lejos aún de causarnos auténtico daño. Mientras, nosotros seguimos la batalla por su atontamiento. Ayer apagamos un molesto canal de noticias y lo sustituimos por un confortable Gran Hermano 24 horas . A veces nos gusta subrayar la ironía con metáforas orwellianas, pero claro, al mismo tiempo esperamos que no tenga capacidad de comprenderlas. Y ahora relájese y vuelva a encender la tele, por favor.

Se reduce así por una decisión empresarial el espectro ideológico en la TDT. Por un lado una pléyade de canales rancios, católicos, extremistas y fascistas herencia de las licencias sacadas por Aznarin y sus amigotes, de la que los ejemplos más vergonzosos son las teles públicas de Madrid y Valencia. Luego un canal, de momento y hasta que vuelva los neocons al poder, igualitario y que disfraza bien poco la realidad, RTVE. Y a la izquierda, Gran Hermano. Esa es la realidad. Nos cambian una frecuencia de televisión, información y periodismo de calidad, poliédrico y aglutinador por una remesa de las más vil telebasura. Se acabo el único espacio para el debate desde el progresisimo, y dejamos de lado los reportajes de investigación sobre la realidad del planeta para ver la realidad de 12, 14 o los que sean chulos, putas, yonkis, niñatos y niñatas vomitando eso que llaman lenguaje todo el santo día, dando voces en cualquier momento. A al calle se van cnatidad de periodistas y redactores de varias generaciones sobrados de vocación, talento y capacidad para llevar un canal y una forma de pensar y hacer Tv informativa, necesarias para la salud democrática de un país. Lo dicho, un día muy triste.

lunes, 27 de diciembre de 2010

En el mar de las sabanas

Hay días y noches más o menos especiales. Sobretodo noches raras y complejas en las que la oscuridad de la habitación se llena de recuerdos y la almohada de incipientes lágrimas porque no es tan fácil olvidar. Tantas son las sensaciones encontradas, el lamento por lo pérdido que me llego a bloquear. Noches de insomnio tan dolorosas como las mañanas o las tardes de ausencia en presencia. Momentos de evasión, en los que tropiezo y caigo en el baúl de los recuerdos.

Me atosigan las sabanas como lo hace tu recuerdo. Me acosan las palabras, las solicitudes y exigencias de los que me rodean, al igual que me sucede con los besos no dados, sembrados en la autopista; alejados muchos kilómetros tan cercanos y tan tiernos que se me sigue erizando la piel cuando los añoro, los recuerdo, o los pido.

Quise tiempo para reordenarme, y lo transforme en un sentimiento de revancha, vacío y sin sentido que me ha demostrado lo débil que soy, lo que me queda por recorrer. Esas noches prohibidas en el paraíso no quiero que sean olvidadas. Se las echa de menos, tanto como salvajes son las heridas que las ganas por revivirlas afloran en mis manos y mi corazón. Pero aquí estoy sin evitar querer recordarte y recordarlo, añorar cada segundo, y suspirar por los que han quedado desiertos de una mirada, una sonrisa, de la suavidad de esa piel gaditana. No es lo que merecimos, pero es lo que tenemos.

Hay días que al amanecer. En otros es al anochecer. Pero todos y cada uno de los días me embarga la emoción; tu recuerdo me roba la realidad para vivir y no morir; Me convenzo de la imposibilidad, de lo supuestamente idóneo, me disfrazo de derrotado, de convencido, pero no son más que vanos engaños de una certeza irremediable. De esa nostalgia que me abriga en las noches o en los fríos atardeceres a los que me vuelvo a acostumbrar en soledad. Son esos pasos caminados sin la compañía que quise eterna; momentos de mirar sin ver mi realidad con las pupilas fijadas en un destino y futuros rotos. Palabras, besos y abrazos que no nacerán, como tampoco lo harán aquellas costumbres tan nuestras de placer, calor y amor. Este recuerdo tiene ocasiones en las que me ahoga y aprisona, corta mis alas y entierra el sueño que tuve de ser eterno junto a ti.

Es la realidad y el momento lo que me tortura. Y aunque poco a poco y con lucha voy buscando el camino para continuar no puedo dejar de recordarte el segundo antes de dormir. A veces ese segundo creo que dura una hora o dos, y otras veces te mantienes presa en mi mente y atacas en sueños. Sueños de la que has sido la protagonista y que ahora te tienen como un recuerdo vivo y puro de lo que quiero en mi vida.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Están entre nosotros

Estas fechas de paz, amor, recogimiento y espiritualidad me han recordado a un breve texto que Charles Stross publicó hace unos pocos días en su blog. No me puedo resistir a traducirlo:

“Votar no cambia nada — los políticos siempre ganan”. No siempre ha sido así, pero últimamente estoy oyendo mucho variaciones de esta frase, y no sólo en el Reino Unido.

¿Por qué nos sentimos tan políticamente impotentes? ¿Por qué se está yendo el mundo al infierno de forma tan obvia? ¿Por qué nadie puede arreglarlo?

Aquí está mi (admito que caprichosa) hipótesis de trabajo…

La podredumbre se implantó en el siglo 19, cuando el sistema legal estadounidense comenzó a reconocer a las corporaciones como personas de facto. Pasamos rápido el colapso del ancien regime y entramos en el colonialismo de segunda generación: una vez que los Estados Unidos de América recogieron el manto de la hegemonía mundial del quebrado imperio británico en 1945, exportaron de forma natural su modelo corporativo mundialmente, y el músculo diplomático (y militar) de los Estados Unidos se usó para promover acceso a los mercados en nombre de las corporaciones estadounidenses.

Las corporaciones no comparten nuestras prioridades. Son organismos colmena construidos por abundantes trabajadores que se unen o dejan el colectivo: aquellos que eligen participar en él subordinan sus objetivos a los del colectivo, que persigue los tres objetivos corporativos de crecimiento, rentabilidad y elusión del dolor (las fuentes de dolor que un organismo corporativo busca evitar son las demandas, las acciones judiciales y las caídas en el valor de las acciones.)

Las corporaciones tienen una esperanza de vida de unos 30 años, pero son potencialmente inmortales; viven únicamente en el presente, teniendo poca consideración por el pasado o (gracias a las regulaciones sobre la contabilidad a corto plazo) o el futuro lejano: y generalmente exhiben una sociopática falta de empatía.

Colectivamente, los grupos corporativos presionan las negociaciones de tratados de comercio internacional para obtener condiciones más propicias para perseguir sus tres objetivos. Intimidan a legisladores individuales a través de canales públicos (con la amenaza siempre presente de una cobertura desfavorable en los medios) y encubiertos (donaciones a las campañas electorales). Los acuerdos generales sobre los aranceles y el comercio, y subsiguientes tratados que definen nuevos dominios de propiedad, una vez implementados en forma de leyes, definen el clima macroeconómico: los políticos nacionales, por lo tanto, no controlan ya sus economías domésticas.

Las corporaciones, al no ser humanas, carecen de lealtad patriótica; con el régimen actual de libre mercado son libres para moverse a cualquier lugar en el que los impuestos y los salarios son bajos y los beneficios altos. Hemos visto esto recientemente en Irlanda, donde, a pesar de unos brutales presupuestos de austeridad, los impuestos sobre las empresas no se subirán, no sea que las multinacionales deserten en busca de climas más cálidos.

Durante un tiempo, el sistema comunista contuvo todo esto al ofrecer un paradigma rival, aunque imperfecto, de cómo podríamos vivir: pero con el colapso de la URSS en 1991 –y la adopción del corporativismo estatal en China como motor de desarrollo– la oposición a gran escala al sistema corporativo se atrofió.

Ahora estamos viviendo en un estado global que ha sido estructurado para el beneficio de unas entidades no humanas con unos objetivos no humanos. Tienen un enorme alcance mediático que utilizan para distraer la atención de las amenazas a su propia supervivencia. También tienen una enorme habilidad para aguantar la lucha contra la participación pública, excepto en las circunstancias muy limitadas en las que esta acción está prohibida. Los humanos individuales son absorbidos por estas entidades (se puede vivir muy bien como director de empresa o como político, siempre y cuando no muerdas la mano que te da de comer) o aplastados si se intentan resistir.

Resumiendo: estamos viviendo las secuelas de una invasión alienígena.

Extraído de Las penas del Agente Smith.

¿Dónde está quedando la democracia? ¿Tan doblada nos la han metido? ¿No hay poder en la ciudadanía?. No cabe duda de que algo en los cerebros y conciencias de la población corriente y moliente, se esta gestando. Todavía no me atrevo a decir o afirmar que la capacidad crítica o la conciencia de clase han renacido. No, todavía es pronto, o quizás si. Lo indudable es que la capacidad de aguante del trabajador ya no da más de si.

Ni los falsos espejismos de progreso, lujo y felicidad que vende la continua publicidad nos mantiene alejados de la cruda realidad. La pobreza aumenta en las clases bajas y medias, denigrándose las ya duras condiciones de unos y presentando un doloroso mundo, díficil de explicar y al que acostumbrarse para mucha gente. Empiezan a oírse las voces cada vez más altas, cada vez más unidas, pero siguen los oídos sordos. Nuestros dirigentes, se mantienen en sus bancadas por nuestros votos y cobrando no sólo de nuestros impuestos, sino también de las viandas de banqueros y empresarios que siguen ensuciando la política y sus estancias para maximizar sus beneficios. La voz del pueblo no se escucha, y si la de los ricos y grupos fácticos de poder.

La Revolución está moviéndose y es latente en Europa. Hace dos semanas el lunes hubo manifestaciones en Grecia y Francia por los recortes sociales y la degradación de los sistemas de pensiones, el martes fue el Reino Unido en el que los jóvenes se echaron a la calle contra la reforma que prohibia el acceso a la Universidad a las clases bajas. El miércoles en Italia, la juventud se ha cansado ya del enésimo desplante fascista y mafioso de su cúpula política; El jueves en España se celebro un macro-botellón en una ciudad unviersitaria.

No podemos seguir mirando para otro lado como si no fuera con nosotros o como si no pudiéramos cambiarlo. Sí qué se puede. Y somos los jóvenes los que estamos luchando por un futuro y una vida, y a los que nos ponen el yugo para vivir como perros obreros, en peores condiciones que nuestros padres. Y no puede ser. Basta Ya. Es la hora de rebelarse.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Ley Sinde vs. Internautas. KO técnico en favor de la neutralidad de la red


Imagen tomada de del blog metalink vía google.


Un asalto más en la batalla por la neutralidad de la red y por la cultura en mayúsculas. Y la de ayer de órdago: Tras un tortuoso devenir surfeando en el reglamento del Congreso, los recobecos de nuestra amada Constitución y la compra-venta de migajas y favores entre los grupos políticos. Socialistas, conservadores, catalanes, vascos, canarios, grupo mixto o de izquierdas. Tod@s con el cazo puesto tratando de arañar unos votos, unas comisiones y seguro que alguna transferencia para que los pseudo socialistas estos que nos gobiernan y nos defraudan consiguieran sacar una ley a espaldas y contra la ciudadanía, con nocturnidad e imperdonable alevosía para mantener contentos a los de la ceja, a la gitana que se muere de hambre y vende un perfume por estas fechas por el módico precio de 50 euros. A beneficio de la (Puta) SGAE, de Alex de la Iglesia, de Ramoncín. Del lobby discográfico norteaméricano. Y de esa ministra que ha dejado claro su incompetencia y más aún su inhabilitación por tener intereses económicos, profesionales y familiares en un cargo en el que dicta comisiones y subvenciones a sus amigotes del "séptimo arte" (si, gente como Bigas Luna y los desnudos femeninos imprescindibles para el guión, o los que hacen pelis "juveniles" en este país plagiando otras obras), de hasta un 100% que las becas que dejamos para jóvenes investigadores o para I+D+i en las Universidades. Y aún así no salió aprobada.

Y no dimitirá. Después de esta chapuza, de plegarse ante compañías extranjeras, de beneficiar desde el primer día a "su gremio" y de demostrar que no tiene ni idea de lo que habla cuando se refiere a Internet. ¿En qué país vive esta señora para decir que el ADSL en España es potente? Seguramente lo dice desde el desconocimiento e ignorancia general de la realidad de los servicios de internet en el país. El ADSL, descontando las redes muy potentes de grandes empresas y de la administración, es bastante lento y caro. Además estamos sujetos a las políticas comerciales depredadoras de las empresas de servicio que están amparadas por el poco control que ejercen sobre ellas el gobierno y las administraciones. Infórmese antes de hablar señora ministra sino parece que está usted mintiendo de forma descarada e intencionada.

Encima nos tenemos que aguantar que la hayan querido meter por detrás y torcida, de soslayo... No contentos con eso y masticando la derrota amenazan con volverán, que buscarán "consenso" y que se aprobará, que les importa una mierda lo que pensemos todos, los que les pagamos, ya sean con nuestros impuestos o con el canón, que esto sale porqué sí. Es para estar o no, hasta la polla.

Y volverán. Habrán vendidio su alma, su ideología, más transferencias o fotos ahora que vuelven las elecciones. No lo permitiremos.

Pero no podemos acabar aquí. Cómo es posible que nos hayan metido por detras y torcida una reforma laboral que abarata el despido y nos lleva a condiciones esclavistas, y no haya pasado "nada". Alguién sabe, por qué no se oyen las mismas quejas ahora que amenazan con endurecer las condiciones de jubilación, mientras ellos "aseguran" en oro y tapiz su futuro. ¿Por qué no ha habido revueltas en las calles después de que la práctica totalidad del congreso aprobará que la entrega de la vivienda no salda la deuda de una hipóteca? ¿Van a permitir eternamente que los beneficios sean de unos pocos y las pérdidas de todos?. Y así tantas cosas. Por qué se mantiene, y se permite la corrupción instalada; por qué no cambian el sistema electoral que beneficia a dos fuerzas disfrazadas de antagonismos pero que en realidad son y buscan lo mismo: la perpetuidad de un sistema denigrante, deshumanizado, agresivo y ávaro que nos exprime a todos. Supongo que será por el "pan et circens", y es que cuando nos tocan el circens, ya es mucho. Pero ahora que ya estamos de pie, armados, cansados y dispuestos a la lucha no nos sentemos ni acomodemos. Es el momento de esa revolución que devuelva al hombre y a la mujer sus derechos, las libertades y que la riqueza del planeta sea para tod@s.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Detened la Ley de Economía SostenibleDetened la Ley de Economía Sostenible


Imagen extraída del Ironcita blog

Hace más o menos un año, la Ministra de Cultura nos soprendía anunciando la intención de redacción de la Ley de Economía Sostenible, que incluía una disposición final sobre los derechos de autor en relación a Internet. Esta disposición, que no está relacionada directamente con la ley, se incluyó en ella utilizando el “método clip” que nos enseñaron los Simpsons. Cuando quieras aprobar rápida y discretamente una medida , grápala a una ley popular y se aprobará por asociación. Esto, que parece ficción humorística televisiva, es lamentablemente verdad.

El objetivo de la ministra era que se aprobara discretamente esta medida, que permitiría que las páginas de internet que ofreciesen enlaces a contenidos protegidos por copyright fuesen cerradas cautelarmente por una comisión de expertos del Ministerio de Cultura, asesorados por las entidades de gestión de derechos de autor.

No voy a entrar a valorar si está bien o está mal ver gratis por internet una película en lugar de pagar por ir al cine a verla, ni si es culpable el propietario de una web que ofrece una enlace al contenido o no, al no alojar en contenido en sus servidores. Tampoco voy a ver si realmente la ley fue escrita y diseñada por presiones del gobierno estadounidense, tal y como afirma ahora Wikileaks. Lo que se cuestiona aqui no es eso, sino que se quita a los jueces la autoridad y competencia sobre ello, y le les cede a un grupo de gente motivado fundamentalmente por presiones políticas y cuestiones económicas. Intolerable.

En aquel momento la red se puso en pie de guerra, y en apenas 48 horas más de 50.000 blogguers han levantado su voz, se redacto un manifiesto en defensa de una internet libre, miles de personas se han unido al grupo de Facebook sobre el tema, Twitter echo humo durante dos días bajo el hashtag “#manifiesto” … Tanto fue así, que el Ministerio echó un poco el freno y llamo a consulta a los “gurús” de Internet (Enrique Dans y compañía) para ver el porque de tanto revuelo. En fin, como al final no lo pudieron hacer discretamente, la Ley quedó por ahi flotando cual fantasma penitente… Hasta ahora.

Dentro de unos días, y bajo la misma táctica subrepticia, se pretende aprobar la Ley de Economía Sostenible (y por ende, su disposición final), utilizando una táctica rastrera. El gobierno, que tiene bastante prisa en sacar adelante la ley, y que no quiere dar mucho espacio mediático al tema, ni espaciarlo demasiado en el tiempo, por si acaso la repuesta de la gente es igual o mayor que la de hace un año, ha decidido que la ley se debata en una única reunión de la Comisión de Economía que se celebrará el martes de la semana que viene. Esta comisión tendrá capacidad legislativa plena, es decir que el proyecto de ley se remitiría directamente al Senado con los cambios que se introduzcan en dicha Comisión sin pasar por el Pleno, colándola (en palabras de Entique Dans), por “la puerta de atrás”.

No te quedes de brazos cruzados. Actúa. Estos son los ocho miembros de la Comisión en cuyas manos está aprobar o rechazar la ley.

En sus manos está la aprobación de la "Ley Sinde".

De izquierda a derecha:

Azpiazu Uriarte, Pedro María (GV (EAJ-PNV))
Buenaventura Puig, María Nuria (GER-IU-ICV)
Colldeforns i Sol, Mª Montserrat (GS)
Gastón Menal, Marta (GS)
Montoro Romero, Cristóbal Ricardo (GP)
Oramas González-Moro, Ana María (GMx)
Sánchez i Llibre, Josep (GC-CiU)
Tomé Muguruza, Baudilio (GP)

Estos son sus emails:

pedro.azpiazu@diputado.congreso.es; prensa.icv@gpiv.congreso.es; mcolldeforns@diputada.congreso.es; marta.gaston@diputada.congreso.es; cristobal.montoro@diputado.congreso.es; ana.oramas@diputada.congreso.es; jsanchez@unio.cat; baudilio.tome@diputado.congreso.es

Hazles saber que no estás de acuerdo con la misma. Yo por mi parte les he mandado un correo, como ya han hecho otras miles de personas.

Estimados señores:

En breve estará en sus manos el tomar una de las decisiones más trascendentales en la historia de las libertades individuales de los últimos años en nuestro país. Sus señorías tendrán la capacidad de aprobar o revocar el borrador de la Ley de Economía Sostenible, que incluye de modo “enmascarado” la disposición final conocida popularmente como “Ley Sinde”.

Esta disposición reformula la justicia española para favorecer los intereses económicos de unos pocos, haciéndola a la medida de las entidades de gestión de derechos de autor, y atentando contra los derechos adquiridos lenta y duramente durante nuestra historia durante los últimos treinta y cinco años. De ustedes ocho depende que la justicia española retroceda a unos límites no admisibles en un estado de derecho en el siglo XXI.

Si la LES sale adelante en estos términos, la responsabilidad del cierre de una página web deja de estar en manos de los jueces como hasta ahora y pasa a ser ejercida por una comisión dependiente del Ministerio de Cultura, dejando abierta una puerta a futuras restricciones de carácter incierto. En su mano está el parar este atentado contra la libertad individual.

Entiendo que tras esta ley hay intereses económicos que ustedes tienen en cuenta, pero también quiero que entiendan que sus acciones traerán consecuencias políticas, y que el menoscabo de nuestras libertades será castigado en las urnas.

Apelo a su buen sentido, a su honor, y a su obligación de representar a la ciudadanía, para que detengan este atropello antes de que sea demasiado tarde.

Muchas gracias.

Que se oiga tu voz.

——————————————

ACTUALIZACIÓN 17/12/2010

Nuria Buenaventura ha anunciado que intervendrá en contra, y ha presentado ante el Congreso una petición de avocación, para que sea el pleno del Congreso el que debata el asunto.

Extraído del blog de César Jorda

lunes, 13 de diciembre de 2010

El Paraíso del dopaje


Nos mantenemos en la costernación desde el pasado jueves cuando salto a las pantallas y el sensacionalismo el presunto caso de dopaje y trafico de sustancias dopantes destapado por la Guardia Civil a través de la llamada "Operación Galgo". Acusados reincidentes (el médico Eufemiano Fuentes y su hermana ya imputados en la todavía hoy inconclusa "Operación Puerto" de 2006), entrenadores de prestigio (Manuel Pascua Piqueras que ya ha tenido algún que otro caso de dopaje y que afirmaba que no lo veía mal); todo un plusmarquista nacional de 400 metros vallas y hoy día representante de atletas; el llamado "Camello de la Blume" en los dentro del mundo deportivo y sobretodo la mejor atleta de la historia de este país, no acusada de doparse, sino de facilitar el consumo y tráfico de sustancias dopantes a otros deportistas: Marta Domínguez. Tranquilos sus medallas todavía no han sido quitadas. Pueden mantenerse calientes aquellos que llamaban Juanito aquel alemán que gano un par de chapas en una olimpiada invernal, y que después de demostrarse de que iba como Pocholo lo pasaron a llamar Johann. Y los palentinos pueden seguir animando como la catedral a Gurpegui; podemos mirar a otro lado, con condescendencia y sin acritud como cuando pillan a los ciclistas, ya tan acostumbrados como estamos. O simplemente dejar de pensar en el ejemplo que damos a los niños y niñas, a las juventudes que empiezan en el deporte, con sueños de oro y que ya asocian la consecución de los mismos al paso por la pastilla de anabolizante o la jeringua de autotransfusión.

Resulta muy triste descubrir que tus ídolos te han engañado. Es doloroso, no sólo porque has creído en ellos sino también porque desnuda la ingenuidad de los que en algún momento nos hemos comportado como aficionados y hemos visto a estas bestias como seres sobrenaturales. El atletismo español se ha derrumbado esta semana al conocer todos esos casos en los que muchos atletas han intentado obtener mínimas, vencer marcas a través de métodos fraudulentos y no por la vía de la legalidad.

Lo peor de todo lo acontecido estos días es la sensación de otro mito que se cae, se pudre y se derrumba. Y además de que manera, a mi me parece mucho más grave la acusación de traficar con sustancias dopantes que lo sería un positivo. Un positivo, joder, se puede disimular, tenemos la historia del solomillo, o puedes caer en esa tentación si ves que te pegas continuamente contra african@s 10, 25 o 20 segundos más rapid@s. Pero el trafico induce la premeditación, la alevosía, la avaricia...

A mi Marta Domínguez me ha parecido un encanto de atleta y de persona; su filosofia del deporte tras perder una medalla olímpica en el antepenúltimo obstáculo un ejemplo de lo que tiene que ser el deporte y la vida. Y cuando gana, que manera de hacernos vibrar!! Es una gran decepción porque ves que todo esta podrido y yo que modestamente practique y practico atletismo me parece que se han perdido todos los valores de humildad y trabajo por unos euros ya sea en el trapicheo o con patrociandores y reconocimiento. Y porque los personajes públicos quedan tocados: No tienen presunción de inocencia, el daño esta hecho en la conciencia del país.

Qué si somos un paraíso del dopaje. Pues yo creo sinceramente que no, pese a que por desgracia tenemos muchos listos. El problema es que venimos de una época en la que no se controlo nada y ahora que se están metiendo las manos nos encontramos con sorpresas desagradables.

¿Tendrá razón la creencia extendidísima en los círculos deportivos europeos de que España es el paraíso del dopaje? No es esta la hora, con la detención de la gran atleta española Marta Domínguez, acusada de pertenecer a una red de suministro de sustancias dopantes a otros deportistas, de indignadas protestas de inocencia, hijas del mero chovinismo, sino de hacer una limpieza a fondo en los establos de Augías del deporte español. El único mérito que cabe señalar en toda esta desgraciada historia es que son las autoridades españolas las que han puesto manos a la obra para erradicar esta lacra.

Pero claro, antes hay que saber de dónde viene el dopaje. Y viene de esa tendencia de la sociedad, de esa continúa búsqueda del éxito, de las medallas. Quizás no damos validez a tener 20 finalistas en atletismo en la olimpiada de Pekín, porque no se obtuvo ni una medalla desde el tartán. Cuando veo atletismo recuerdo el Mundial de París 2003 que se saldo con el de St. Kitts and Nevis, Kim Collins como campeón del hectometro con una marca superior a los 10 segundos. A mi me pareció un Mundial espectacular y el mal año de alguno de los yankees, Maurice Green y Tim Montgomery eran los favoritos, seguramente se produjo por el miedo a dar positivo en Francia, país ya escarmentado tras el affaire Festina y con un historial de sanciones y controles apabullante. A nadie le preocupan las consecuencias y posibles lesiones futuras de interminables infiltracciones, de inyecciones, de entrenamientos en altitud a alto rendimiento, de lesiones no recuperarse. Lo importante es la medalla y la marca, y si eso es importante para una sociedad como la nuestra, que se vanagloria de estar en "La edad de oro de nuestro deporte", imaginad lo que puede suponer para el deportista que tiene que perseguir sus sueños, tanto deportivos, académicos o de proyecto de vida, en forma de beca ADO (quizás sea de ADOparse) no por ello exenta de filias y fobias por parte de directivos, federaciones o políticos.

España había explotado en los círculos mundiales del deporte como una de las grandes revelaciones de las últimas décadas, en especial desde los Juegos de Barcelona en 1992. Fútbol, baloncesto, ciclismo, natación sincronizada, golf, tenis y atletismo son algunos de los deportes en los que el genio español ha resplandecido a justo título.

Pero hay un tumor maligno que parece concentrarse en la bicicleta y la pista. El triple ganador del Tour, Alberto Contador, se halla a la espera de una decisión de la Federación de Ciclismo sobre su presunto dopaje y es el enésimo ciclista que ha pasado por esa situación. Y con Marta Domínguez han sido detenidos o están en libertad con cargos Manuel Pascua, que revolucionó los métodos de entrenamiento del atletismo, Alberto García, que en hombres había conseguido parecidos éxitos a los de Marta Domínguez en 3.000 y 5.000 metros, y César Pérez, entrenador de esta última. Así, hasta 14 implicados. Y recordemos que el médico Eufemiano Fuentes, pieza clave de la Operación Puerto, que hirió gravemente al ciclismo, fanfarroneaba de que en su red no solo había ciclistas, sino también deportistas de otras especialidades. Este caso destapado en 2006 aún está pendiente de resolución y se espera que la fiscalía pida muy pronto penas de cárcel para al menos ocho de los 58 investigados, entre ellos el propio Fuentes, que ha sido toda su vida un apasionado del atletismo.

Llegados a este punto, no es posible andar con contemplaciones. Lo deseable es que Marta Domínguez y sus compañeros de viaje puedan defenderse de las gravísimas acusaciones que pesan sobre sus cabezas, sin duda por lo que hace a sus personas, pero sobre todo por el baldón inexcusable que incluso solo las meras acusaciones ya arrojan sobre el atletismo y el deporte español en general.

La medio fondista tenía previsto retirarse temporalmente para ser madre con la intención de volver para coronar su espléndida carrera con los Juegos de Londres en 2012. Poder hacer finalmente tal cosa sería la mejor noticia. Pero lo verdaderamente crucial es que se haga justicia y que nadie en el mundo de la competición pueda decir en el futuro que en España existen dos varas de medir. Una para el prójimo en el extranjero, y otra de puertas adentro.

Hay que seguir con la lucha y la persecución al dopaje y a tramposos, como en todo ámbito de la vida. El deporte es algo más que un espectáculo. Es un reto. Saltar con pértiga o nadar los 1.500 libre exige preparación, técnica, talento y mucho trabajo. Entiendo la pregunta pero yo prefiero una carrera de 5.000 metros en 13 minutos que sea limpia que una en 12:30 con EPO y con problemas de salud en los que se dopan. Hay que finalizar con esa sensación de impunidad finalizando y aplicando la Ley del Dopaje y que mejor que esta "Operación Galgo" para que algunos, incluso reincidentes, tengan una sentencia ejemplar que termine ya con esta lacra que mancilla el deporte.

De momento yo apoyo y subscribo el mensaje por gran parte del atletismo patrio: "Por un deporte limpio".

sábado, 11 de diciembre de 2010

Wikileaks y el cerco a Assange


El delito es Julian Assange y Wikileaks, no el contenido de los cables sustraídos y publicados por Wikileaks con los tejemanejes de la diplomacia yankee y la degradación de las libertades y la democracia en todo el mundo provocan por mantener los intereses del gobierno estadounidense o de sus colaboradores y empresas de campaña. Ningún juez estadounidense, sueco o británico ha abierto procedimiento penal alguno. No pensemos mal, seguro que aún lo están estudiando.

Fabricar leyes tiene enormes ventajas prácticas, siempre hay una olvidada que desempolvar para usarla en el momento adecuado o una nueva exprés recién sacada del horno. También puede no haber leyes, como en el limbo de Guantánamo. Es la esencia de ser El Fabricante. En periodismo existe un dicho que ha generado las páginas más lamentables de la profesión: "Que la realidad no te estropee un buen titular". Y en eso estamos. Los creadores de leyes ya han puesto el titular político a este embrollo: "Culpable de lo que sea" y ahora andan con los ajustes, brujuleando en la realidad y en la letra pequeña para que todo encaje.

Se busca a Assange en Suecia por un delito de violación y dos de abusos sexuales y coacción. Lo llaman "sexo por sorpresa". Son temas graves y la gente seria no debería jugar con ellos. El fundador de Wikileaks está convencido de que detrás está la mano de EEUU. Sus abogados hablan de montaje. Según la acusación las mujeres afectadas tuvieron sexo consentido con el hoy acusado pero pidieron que parara al romperse el preservativo. Él no se detuvo. Es lo que deberán dilucidar los jueces.

La justicia sueca ha sido rápida en la tramitación de la demanda y en rechazar las alegaciones de los abogados de Assange. Tanta celeridad puede dar la impresión de una justicia eficaz. La exitosa triología Millenium, escrita por Stieg Larsson, muestra una Suecia menos ejemplar de la que flota en el ambiente.

Interpol ha sido igualmente rápida en tramitar la orden de detención. Es la misma Interpol que ha hecho caso omiso de las órdenes de detención dictadas por el juez español Santiago Pedraz contra tres militares estadounidenses acusados de matar a José Couso.

Justicia de primera, justicia de segunda. Nadie parece igual ante la ley.

El juez británico que ha interrogado a Assange no le ha puesto en libertad con fianza. Lo mantiene en prisión hasta el día 14, fecha de la próxima vista. La primera era de procedimiento, para establecer la identidad de Assange, quien horas antes, al entregarse a la policía británica, se negó a ser fotografiado, a permitir que se le tomaran las huellas y a desvelar su ADN. Los abogados esperaban que fuera puesto en libertad bajo fianza. Tenían preparados hasta 100.000 libras esterlinas (unos 118.000 euros).

El magistrado puede haber basado su decisión en el riesgo de fuga. ¿A dónde? ¿A Suecia que lo reclama? ¿A EEUU que rastrea ideas en el baúl de las ideas urgentes? ¿A Australia cuyo Gobierno resulta más pronorteamericano que el mismo norteamericano? No parece que exista riesgo de fuga en una persona que se entrega libremente. En una persona que se cree símbolo de algo más importante que el cablegate. Assange se sabe símbolo de una batalla moral en la defensa del derecho a la libertad de información aunque esta disguste al poder. Es la diferencia entre una democracia y una dictadura.

La abogada de Assange, Jennifer Robinson, informó ayer de que al fundador de Wikileaks se le ha aplicado la European Arrest Warrant, que permitiría enviarle a Suecia con rapidez. Asegura que es una medida desproporcionada y que las acusaciones no están fundamentadas ni se encuentran escritas en un idioma que su cliente pueda entender con claridad. El fondo de la batalla es EEUU, país que tiene firmado un acuerdo de extradición con Suecia desde los años 60.

Antes de pedir la extradición de Suecia a EEUU, el fiscal general estadounidense Eric Holder debería encontrar un delito. La última idea sobre el tablero es considerar a Assange un hacker como Gary McKinnon y aplicarle el mismo procedimiento para lograr la extradición. Frente a cualquier ley está la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos y sentencias de su Tribunal Supremo, como la posterior a los Papeles del Pentágono, que podrían favorecer a Wilikeaks.

Pero eso es el final de esta historia que acaba de empezar. Julian Assange no es Augusto Pinochet quien logró evitar la extradición a España pese a ser un asesino en serie. Ni España es Estados Unidos. Mientras, sin que medie un juez o la justicia, se han cerrado servidores y cancelado cuentas. Lo más sorprendente es el caso de Suiza que clausuró una con 37.000 dólares procedentes de donaciones para Wikileaks con la excusa de que el titular mintió sobre su país de residencia. Suiza ha sido y es un lugar seguro para todo el dinero sucio del mundo supuestamente limpio. Nadie preguntó a Mobutu Sese Seko de dónde había obtenido sus millones. Importa la residencia, no el delito. Como el vídeo que encabeza este post.

Elaroto20101204elpepivin_3

Nadie duda de que José Couso fue asesinado en el ejercicio de su profesión por tres soldados americanos. Hasta aquí todos de acuerdo, incluido el Gobierno. Debo reconocer que ver a sus responsables -el sargento Thomas Gibson, el capitán Philip Wolford y el teniente coronel Philip de Camp- entrando por la Audiencia Nacional para rendir cuentas ante el juez Santiago Pedraz me parecería pura ciencia-ficción, pero tener que tragarnos que su impunidad la suscriben ministros y fiscales españoles es un exceso de realismo. Y no consuela constatar en esos miles de cables la sumisión de todos los Gobiernos ante el Imperio. Sigue doliendo igual, y preferiría que el nuestro reconociera en voz alta su impotencia a que se ofrezca a dar explicaciones en privado a la familia Couso -¡como si a los demás no nos incumbiera el caso!-. Si no se asumen responsabilidades en este asunto su autoproclamada inmunidad los igualará a los soldados americanos y los hará cómplices de un crimen que no deberíamos olvidar. ¿De qué pasta esta hecha esta clase política que no se siente obligada a rendir cuentas?

En el otro extremo, 200 sitios actúan hoy como espejo de Wikileaks, garantizando nuestro derecho a saber la verdad. Ojalá sigan haciéndolo y ojalá también conozcamos, la conversación entre Moratinos y Tzipi Livni sobre la rebaja de la legislación española en materia de jurisdicción universal, que ponía en peligro a siete altos cargos israelíes. Tal como está el percal, ¿qué hace una con su voto en 2012 si quiere un Gobierno de izquierdas en este país.

Como ya he comentado en algunas ocasiones en este blog, la propia naturaleza distribuida de Internet hace que todos estos esfuerzos por “eliminar” al enemigo no sean más que pequeños contratiempos que se subsanan con la creación de cientos de sites idénticos al atacado y que seguirán ofreciendo la misma información pero ahora con mayor repercusión mediática que antes del ataque. No hay nada que una más a un grupo disgregado que tener un enemigo común contra el que unirse y luchar: en nuestro caso los gobiernos llamados democráticos que utilizan la censura informativa para tapar sus escándalos políticos y la violación del derecho internacional para no tener que pasar cuentas delante de la justicia. Los ataques a Mastecard, Visa o Paypal por cortar el servicio que favorezca la financiación de Wikileaks es la consecuencia natural por parte de una sociedad, o una parte de ella, lo bastante concienciada en los medios y métodos de la red global como en la democracia real y universal que todos tendriamos que disfrutar. También los ataques a los servidores de hosting que han dejado de almacenar y servir la información de Wikileaks y la decisión del diario francés Liberation de mantener y ofrecer en sus servidores toda la información alojada y difundida por Assange y Wikileaks es una gran noticia. Porque todo lo desvelado no puede quedar impune. Porque la justicia, la democracia y la libertad de todos están en juego y porque ya dudo que vayamos a aguantar mucho más.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Los cambios

Estoy aquí sentado y viviendo las primeras horas del puente. De unas vacaciones programadas antaño, hace meses. En unas circunstancias que han cambiado, irrecuperables, y que quiero dejar en la papelera por prescindible. Quiero quedarme con todo lo vivido previamente. Vitalizador, me quedo con todo lo bello compartido y con esa extraña sensación de pasar la noche contigo siempre, aunque en la cama estuviera solo, aunque estuvieras 5 o 6 provincias al sur...

Me siento liviano, alejado y aliviado de una carga que se habia convertido pesada. La daga clavada en mi corazón no me permitia mirar hacia adelante, seguir el camino, después de una experiencia maravillosa, inolvidable, pero al final tortuosa y sangrante. No hacia justicia poner un epílogo de odio y sufrimiento a una experiencia vitalizante, enérgica y que siempre he encontrado excitante.

No me arrepiento de amarte, ni antes que lo tenía seguro, ni ahora que creo que mis fuerzas empiezan a flaquear. Como siempre lo que he vivido y sentido lo he hecho con el máximo de fuerza. Con toda la pasión que mi corazón es capaz de poner en funcionamiento. Con todas las ganas, ahora escasas para robarte un beso. Han sido los mejores meses de mi vida, el año más especial, mas arrebatador. Ejemplo in vivo de todo lo que soy capaz; de todo lo que la fuerza del amor puede mover. También ha sido escarnio de la capacidad de soportar y aguantar, del no retroceder, hasta caer... No es el recuerdo que voy a tener. No lo quiero, y no alimenta mi alma. En mi pecho y en el disco duro de mi memoria van a estar las tardes de risas, de paseos y confidencias entre las sabanas, lo especial que me hacian sentir tus abrazos. He soñado, y supongo que seguiré haciéndolo todas aquellas veces que tu rostro de niña, se añinaba con burla para sacarme una sonrisa, una golosina, o un bombón de chocolate. Me has dado más de lo que nunca nada ni nadie me ha dado, y que desgraciadamente, no creo que se vuelva a repetir, por lo menos en un tiempo largo. Para nosotros espero que queden tantos sueños, nombres de niños, viajes que ahora emprenderé en la soledad o en la compañía, pero no en la tuya que fue la que me enamoró y me hizo soñar con ser feliz. Todo ello queda aparcado en un baúl de maravillosos recuerdos e increibles vivencias. Quedan los viajes e coche; horas y horas en mi saxo de ausencia, de cantar, de pensar. De pensar en ti, y de pensar en mi. De conocerme mucho más gracias a ti. Todo ello queda para mi. No quiero estos últimos sentimientos. Esta ira, esas ganas de olvidarme de todo porque no es justo, y porque no es lo que quiero. Permiteme recordar todo lo bueno.

Y aquí estoy con las emociones vividas y recordadas, guardando tu recuerdo. Y me encuentro bien, cada vez mejor, en este largo camino para volver a ser feliz; aún alejado del final pero orgulloso de hacer todo lo que he hecho, de ser como soy. No guardo rencor y no lo guardare. Es el momento de seguir adelante y de recobrar todas las ganas de vivir todo lo que siempre he querido, de continuar con los que están.

Aquel verano fue el gran siglo
de la vida, todo el futuro
de las palabras, una selva
de incendio adolescente y el hado
de la piedra abierta en su gema.

Más cierta que el perdón, una mentira
hasta el último sorbo bebida
de un licor de labios sonoros,
el amor ciego es una hinchazón
de polen que estalla en doble flor.

Ebriedad y conflicto por un rubor
de inocencia de brazos abiertos,
ruiseñor invisible fue el eco
de la sepración; servidor triste,
de la uva seca exprime tinta el tiempo.
De Di brace in brace de Libero de Libero

viernes, 3 de diciembre de 2010

Se acabaron las mentiras

Impusieron scanners en los aeropuertos en aras de una seguridad que no evita atentados. En aras, seguramente, de imponer y extender el tan útil miedo. Y ahora wikileaks nos muestra la desnudez de los poderosos. Muchos ciudadanos anónimos vienen exponiendo su intimidad desde hace tiempo, gratis y voluntariamente. Lo hablamos desde hace tiempo en casa: uno de los mayores “cambios de paradigma” que se han dado en este convulso tiempo ha sido en el concepto de privacidad. Solíamos preservarla pero ya no, apenas no. No sé si fue la soledad (ésa que se disfruta entre la muchedumbre), la prisa, la banalidad actual, pero hemos abierto la puerta a nuestros reductos particulares. De par en par o con mesura.

Las redes sociales, los blogs, crean una mecánica por la que uno muestra cómo es, incluso aunque no cuelgue sus perfiles y sus fotos. Lo que decimos, lo que omitimos, y la forma de hacerlo, da pistas. Muchos adolescentes han perdido por completo el pudor al subir miles de fotos a su red favorita, sin saber que esas imágenes permanecerán allí por los siglos de los siglos. “No, se pueden borrar”, me decía hace poco una niña. No, no se puede, quedan rastros. En mi correo de gmail me hacen sugerencias de publicidad según lo que escribo en privado. Estamos a la intemperie.

Personalmente he descubierto que no me importa, no tengo nada que ocultar en lo que manifiesto por escrito. Cumplo la norma de quienes imponen los scanners en los aeropuertos “si no ocultas nada, no tienes por qué temer“. Pues eso, ahora les ha tocado a ellos, que sí tenían mucho que esconder. Pero esta exposición nuestra ha sido utilizada con profusión por los poderosos. Nos vigilan por todas partes. Para protegernos argumentan. No. Para controlarnos, estudiarnos y hasta vendernos (productos y a nosotros mismos).

Lo que wikileaks ha hecho esta vez ha sido dejar en cueros a nuestros controladores, a la poderosa diplomacia norteamericana y a toda la élite de poder que se codea con ella. Si hurgan en las demás embajadas encontrarán actuaciones similares. El scanner nos muestra cuerpos muy vulgares e incluso que no han pasado por la ducha en una buena temporada, definitivamente sucios y hediondos. La mugre que tapaba el glamour a la vista.

Lo más llamativo de lo que se va filtrando del grueso paquete de 250.000 documentos es esa porquería cotidiana, servida de forma que roza el cotilleo. Alguna revelación sí constituye mayor noticia. Que el gobierno estadounidense mandara espiar al secretario general de la ONU y algunos de los miembros de la organización, hasta incluyendo sus ADN. Que Berlusconi es la alcahueta de Putin en Europa –no hacía falta más que verlos- o que Putin es el que manda en Rusia –sobradamente sabido- y Rusia un país en el que imperan las mafias. Que los árabes recelan de los persas. O que la administración USA recibe informes serios, como el del golpe de Estado en Honduras y luego la Sra. Clinton se calla como un cadáver. Tal como ha descubierto Juan Luis Sanchez en periodismo humano.

Que, en España, la embajada norteamericana presiones a jueces, ministros y empresarios. Que maniobró y amenazó para lograr sus fines. Que, como en el resto de los países, emitió informes demoledores de nuestros mandatarios. Sólo les cae bien el Rey. Corroboran, como me he cansado de escribir, que el PP perdió las elecciones en 2004 por su manipuladora gestión del atentado. Y vemos, en el artículo de Jan Martínez Ahrens, cómo se apresuraron a ver quién era Zapatero para concluir que pertenecía a “una izquierda trasnochada y romántica”. Le dieron “palo y zanahoria”, seña de identidad de la política norteamericana, y ya hemos visto que nuestro presidente ha logrado reconvertirse a la moda imperante.

Y una última reflexión. El periodismo va a remolque de wikileaks que es quien hace su trabajo. Tan evidente que casi me sonroja escribirlo. Javier Pérez de Albéniz borda sus conclusiones. Destaco éstas por ejemplo:

“Su trabajo consiste en conseguir información interesante que luego suministra a un grupo elegido de grandes periódicos interesados en publicarla. Como hacían los periodistas de antaño ¿recuerdan?” (…) “Wikileaks ofrece lo que el poder esconde. Casi nada. Y los periódicos se lo compran. Wikileaks tiene su propia web, y podría ofrecer el mismo producto que entrega a los periódicos pero consiguiendo menos difusión. Necesita altavoces. Y ahí están los grandes periódicos del planeta para subir el volumen”.

Nada como mirar las entrañas del poder a través del agujero que ha abierto Wikileaks para confirmar lo que ya sospechábamos: que no vivimos en una democracia representativa, sino en una democracia teatral; aquella donde los políticos, los diplomáticos o incluso los fiscales generales del Estado son actores que dicen una cosa en el escenario y hacen otra entre bambalinas. La vida pública es una permanente función; “los políticos interpretamos el papel que nos toca, y luego en privado hacemos y decimos lo contrario”, admite una de las más altas autoridades del Estado, que cree que esta mascarada, que la ciudadanía ya no se traga, explica el derrumbe de la imagen de las instituciones. El deterioro de la Justicia, por ejemplo, cuyo CGPJ se ha gastado varios miles de euros en recientes campañas de publicidad, pero que aún no ha sabido explicar por qué razón y con qué mecanismos maniobró el fiscal jefe de la Audiencia Nacinal, Javier Zaragoza, para evitar que el caso de Guantánamo cayese en manos del incómodo Garzón. O por qué la Fiscalía de Conde-Pumpido toleró las presiones de EEUU sobre la investigación del asesinato de Couso. O qué ley ordena que la Embajada estadounidense tenga acceso directo a información privilegiada sobre los “irritantes” casos que preocupan al imperio, por encima de los pobrecitos ciudadanos.

Porque lo verdaderamente relevante de los cables de Wikileaks no es si Gaddafi se pone botox, o cómo de salvajes son las fiestas de Berlusconi. Lo que asusta es comprobar cómo el poder en democracia aún se mueve entre las sombras, tras el escenario. Que nadie se sorprenda después por el deterioro de la imagen del Gobierno, de la oposición, del Congreso, del Senado… De esa soberanía popular permanentemente sometida a la doble uve doble: lo que no ordena Wall Street, lo manda Washington.


El chiste es de Manel Fontdevila

Cuando hablamos del caso Guantánamo, nos refererimos a una investigación de la Audiencia Nacional por el secuestro y las probables torturas a un ciudadano que tal vez sea talibán, pero que sin duda nació en Ceuta y es español. Cuando hablamos del caso Couso, nos referimos al homicidio de un reportero español, que murió por el cañonazo de un tanque estadounidense que disparó contra el hotel donde el Pentágono sabía que se alojaba la prensa independiente en Irak; los molestos testigos de la invasión. Cuando hablamos de José Couso, también nos referimos a la vícima de un asesinato que el PSOE, desde la oposición, prometió investigar; y que después, desde el Gobierno, ha hecho todo lo posible por enterrar.

Cuando hablamos de las presiones atendidas y las reuniones de la Embajada de EEUU con los ministros, con el fiscal general del Estado, Conde-Pumpido, y el fiscal de la Audiencia, Javier Zaragoza, nos referimos, más concretamente, a una conspiración de los representantes legales de la defensa, el Gobierno y la Fiscalía contra las víctimas de estos crímenes y contra los jueces que se atrevieron a investigarlos.

El seguro de vida de Julian Assange es un archivo informático de 1,39 gigabytes. Se llama Insurance.aes256,wikileaks y está codificado con un complejo sistema criptográfico. Desde hace semanas, circula por las redes P2P; yo ya me lo he bajado. En caso de que al director de Wikileaks le pase algo –dios y la CIA no lo quieran–, sus compañeros revelarán la clave para abrir esta caja secreta. Nadie sabe qué se esconde en su interior. Nadie sabe tampoco gran cosa sobre el pasado de un hombre que va camino de sustituir al Che en las camisetas, como nuevo icono de la revolución; y también a Bin Laden en la lista negra del Pentágono, como enemigo público número uno.

No se sabe demasiado de él, o de sus intenciones. Pero el propio Assange dejó rastros de su plan en varios artículos de su blog en 2006, cuando fundó Wikileaks. “Cuanto más secreta e injusta sea una organización, más vulnerable resulta a las filtraciones”, decía entonces; “Sólo si conocemos las injusticias podemos contestarlas”. Assange lo llama la conspiración: el poder de las superpotencias y las grandes corporaciones para imponer su autoridad, a través del secreto. ¿Cómo combatirlo? Con filtraciones que hagan imposible mantener un discurso en público y otro en privado; con información que haga desconfiar a cada uno de los miembros de esas redes.

En los últimos años, los voluntarios de Wikileaks han desvelado más documentos clasificados que toda la prensa mundial junta. “Esto demuestra el alarmante estado del resto de los medios de comunicación, es vergonzoso”, dice Assange. Aunque Wikileaks es más que un medio. Es el germen de una revolución que puede terminar con la herencia de Maquiavelo: con el cinismo y la hipocresía como primera herramienta del poder y la política.

Sólo desde el cinismo más absoluto se pueden despreciar las informaciones que estos días está destapando Wikileaks. Sólo desde la aceptación completa y absoluta de la hipocresía, de la mentira victoriana como forma normal de la política, se puede aceptar esa frase, tan repetida estos días, de que el Cablegate son sólo “unos pocos cotilleos”, sin más importancia que las nuevas tetas de Sara Carbonero.

Gracias a Wikileaks no sólo hemos descubierto lo que piensa realmente la diplomacia estadounidense sobre los gobiernos de todo el planeta, que no es poco. También, sus presiones nada sutiles y, lo que es más importante: la respuesta de cada país ante ellas. La diplomacia consiste en eso, en presionar. Pero la democracia consiste en lo contrario: en no ceder a esas presiones, menos aún cuando bordean lo ilegal.

En España el Cablegate ha demostrado que incluso un Gobierno como el de Zapatero, que nada más llegar se atrevió a retirar las tropas de Irak, cedió ante las presiones diplomáticas estadounidenses y maniobró para parar tres investigaciones judiciales molestas para EEUU: la del secuestro y las torturas a cinco ciudadanos españoles o residentes en España en el limbo de Guantánamo; la del asesinato a manos de un tanque estadounidense de un reportero español en Bagdad; la de los vuelos de la CIA. Las presiones funcionaron, hasta el punto de torpedear uno de los pilares básicos en un Estado de derecho: la separación de poderes.

Hoy hemos avanzado en el conocimiento de los poderosos. Esperemos que no se quede en anécdota de consumo. Los tenemos ahí, desnudos, con sus vergüenzas al aire. Para estudiarlos como nos estudian ellos, para ver su vacío. Ahora hay tabula rasa, también ellos son expuestos y amplificadas sus miserias. Quizás porque otro poder ha emergido. Con algunos compañeros no dejo de evidenciarlo: los ciudadanos en Red. Periodistas sin trabajo remunerado incluidos. A la intemperie como ya cada vez mas personas.Hasta para mostrar en el aire alegrías y tristezas. Rara sociedad nos hemos mercado, realmente. Una inmensa plaza pública en la que, sin embargo, lo que nos maniata son los intereses privados. Extraña de verdad.

P.d.: Una duda: ¿Aparecerán entre los cables que está desvelando Wikileaks información sobre las presiones que ejerció la Embajada Estadounidense a numerosos políticos españoles justo hace un año, a cuenta de la Ley Sinde? Parece ser que sí. Las fechas coinciden, y según las tablas estadísticas que ya ha desvelado The Guardian, de los más de 3.629 cables emitidos desde Madrid hay 115 etiquetados como KIPR: como relativos a la propiedad intelectual.

Y para terminar un himno de rebelión y lucha. Knights of Cidonya de Muse