domingo, 26 de octubre de 2008

Pletórico

Uilizo esta entrada para expresar lo bien que me sentí ayer jugando y rememorando después el partidillo de fútbol sala con los colegas. Como siempre es una buena manera de juntarnos todos, ya viejas glorias inexistentes, con kilos de más, pelo de menos y continuos vicios. Es una manera de ponernos al día y casi la única para hacerlo a la luz del Sol.

Con el pequeño balón rodando recordamos y reverdecemos viejas sensaciones y pasiones agotadas en el infinito de la memoria, de cuando soñar era gratuito y encima teníamos forma física. Ahora yo lucho por perfilar mi cuerpo en el gimnasio algo que me gusta y me ayuda a olvidar todos los malos rollos y problemas que abrigan mi espiritú y acechan mi alma tras las sombras. Las pesas, el spinning, salir a correr son rutinas semanales que mantienen el cuerpo fino y preparado y además me regalan la libertad de mente, la manera de abstraerme para pensar las posibilidades.

Y hacer deporte es súblime. Las patxangas de futbolito o baloncesto me estimulan más allá del ímpetu ganador que me domina. Soy un competidor y me duele perder tanto como si me arrancarán la vida. En ella muchas veces pierdo, ya por inercia, dejándome llevar y el deporte, la competición semanal a modo de hobbie es una manera de resarcirme de derrotas sin paliativos, por la mínima o avasalladoras. Y ayer fue el día de reverdecer viejos y caústicos laureles y me sentí a la vez como un niño y un hombre; con la esperanza de uno y la fortaleza del otro.

Y fue ponernos a jugar y a comenzar a sentirme pleno, como en mis buenos tiempos, yéndome de todos; fintas, cuerdas, regates con la cintura, ese típico mío de derecha a izquierda a velocidad de la luz para salir disparado a la porteria rival, saliendo a ambos lados, disparando, definiendo... y también luchando, con un buen despliegue físico para desmarcarme y para defender... fue bello y alentador sentirme así de vivo en algo que siempre me ha apasionado y que siempre se me ha dado bien. Los resultados fueron variados. Ganamos, perdimos, empatamos aunque más victorias que abandonos de la cancha, más bien fruto de que no podíamos llegar a todas partes, pero el resultado final fue bueno y como dijo el "borre" habíamos sido los que más partidos habíamos ganado.

Hice goles, también falle uno clamoroso, jeje, pero estaba tan pletórico que en un pase aéreo de 25 metros de miguel que iba hacía el lado izquierdo de la porteria rival, el balón se alejaba y yo en un ademán de confianza y espectáculo me tire a por él, en suerte de chilena, que sin ángulo y tras conectar plentamente el esférico (pese al incordio solar) estampe en la cruceta contraria. Joder, mira que he hecho goles bonitos en mi vida, pero si clavo ese me hubiera coronado. Y si estoy hablando de fútbol, mal pensadas...

Fue una tarde de recuerdos y sensaciones, de pasión y disfrute; de gozo personal. Risas, carcajadas, cansancio, golpes y esguinces, todos juntos ayer por la tarde, para recordar, para volver a soñar, para sonreir, para alimentar mis nuevos retos, dejar de postergar mis metas y olvidarme de lo malo para de una vez por todas seguir en pie.

P.D.; me jode no ilustrar esta entrada con alguna foto mía ejerciendo de futbolista, y sobretodo hubiera sido la hostia con la de la chilena, pero cosas del ameteurismo. Para paliar las cuentas pues un video de Ensiferum, grupazo de gothic metal sueco.

viernes, 24 de octubre de 2008

Lo inútil y lo ilógico abrazados a un premio


En estos momentos se están repartiendo los Premios Príncipe de Asturias. Lo he visto de refilón, sin querer, de manera involuntaria, pero no por ello se han dejado de dibujar mi sonrisa malévola, mi sentido de crítica y purga, y también de sorna. Hoy es un día de esos que nos sacuden de vez en cuando, en el que todos los medios de comunicación deciden aunarse en una catársis colectiva y servil para dejar claro su acérrimo patriotismo, su irrompible compromiso con el sistema actual y la monarquía, y las continuas carantoñas a los futuros herederos y a una suerte de premiados cuya mayoría seguro se vieron asustados cuando conocieron la noticia de que le había caído (no se sabe si en suerte, conspiración o jurado) el premio. También su parte de condescendencia se lleva la fundación que otorga los premios en Oviedo y que lucha incansablemente por darse a conocer en las altas esferas de la cultura y el saber en centro-europa y Estados Unidos.

Y en esta ardua lucha llevan una década aproximadamente, momento en el cuál rompieron "la tradición" de sus primeros 15 años de vida de otorgar los premios en todas las categorías a personas o fundaciones españolas, o como mucho iberoamericanas, para en progresión ir tratando de darse a conocer en los elitistas círculos de Londres, París, Nueva York o Berlín, y conseguir, algo no menos importante; que la imagén del heredero se vea reforzada a base de instantáneas anuales junto a los premiados.

Los premios Principe de Asturias funcionan a la inversa de cualquier otro premio: en lugar de dar prestigio a quien lo recibe, las ilustres lumbreras de la Fundación encargada de otorgarlo, tratan de que dicho premio reciba el prestigio del premiado o alcance difusión internacional debido a la fama del premiado. Fuera de aquí, y a parte de los premiados, ¿quien creeis que conoce estos galardones?. Por mucha fanfarria en los medios y real familia que los acompañe...

Así de esta manera la lista de premiados ha mutado en los últimos lustros y se busca que los Príncipes salgan al día siguiente en los periódicos nacionales (en portada) e internacionales (en páginas de cultura y en sección menor) junto a insignes personalidades de las letras, la sociología, las humanidades o las ciencias. Por ejemplo, en los últimos años el afán de la fundación de darse a conocer y funcionar como una empresa de publicidad para Felipe se han otorgado premios a reconocidos nombres y valores como los de Anthony Giddens, el filósofo Jurgen Habermas, el sociólogo italiano Giovanni Sartori, la National Geographic Sociecity, Google, o literatos como Claudio Magris, Paul Auster, Amos Oz o Arthur Miller.

Por no hablar del ridículo que rayan cuando intentan distribuir el premio del Deporte en el que se tiran por lo instantáneo, lo que esta de moda, y aquí no frenan en su amor a la patria, por la conveniencia de fotografiar a Felipe y a su señora (sí, esa mujer del siglo XXI que dicen los periodistas; la que dejo una carrera profesional plena y que podía ser ejemplarizante, para convertirse en reina consorte, tras pasar por la iglesia, ¡¡dónde se olvidaron de su divorcio!!) con nombres como los de Fernando Alonso, Rafa Nadal o la selección española de basket que lo recibió 2 meses después de proclamarse campeones del Mundo.

Y el mayor escarnio es el de la Concordia, que intenta competir con el Nobel de la Paz, y le cambia el nombre, parece que para no pagar derechos de autor. No niego que los premiados reúnan los méritos (aunque en casos como los de la autora de Harry Potter me hacen dudar), pero aquí si que el peso de la imagen y la trascendencia de esa importancia que tratan de robar al premiado en beneficio propio, coge un volumén atroz. Este año se lo dan a Ingrid Betancourt; si ahora que esta liberada. No me trago sus méritos, porque aunque su cautiverio fue atroz, se benefició de su condición de "ahijada" francesa para lograr la salida, seguro que diplomática, porque hasta que Francia no se puso en serio (y seguro que pagó) no se liberó, por mucho disfraz de actuación policial súblime que quieran pintar. Un gesto de empaque hubiera sido otorgarle el galardón mientras estaba secuestrada.

Y ya por último hablar de la pasta, porque el Premio Príncipe de Asturias a parte de la horrenda escultura de Joan Miró, tiene una dotación económica de 50.000 euros, que nadie sabe de donde salen, pero que van a parar a los bolsillos de los premiados. Algunos los emplean para potenciar su trabajo; otros como el caso de El Guerrouj o Google para acciones caritativas y algunos nunca han declarado en que se lo gastaron o gastarán. ¡Qué bien vendría ese capital para otras cosas! porque si el galardón de verdad, tuviera resonancia internacional o para la posterioridad no haría falta pasar por caja, pero claro como en los Nobel (180.000 euros) lo hacen...

En fin, que pase este bochorno como siempre sin más pena que gloria y siempre sea Felipe el Príncipe de Asturias (mal menor si no hay República), porque como tenga que otorgar el premio la infanta Leonor nos inducirán no sólo el escarnio, sino también el vómito.

domingo, 19 de octubre de 2008

¡¡Qué no todo se compra con dinero!!


Con el equipazo que ha montado el Ros Casares no le hacen falta los desmanes con los que se presento en la tarde de ayer en Wurzburg y que habían calentado el "derby" del basket femenino de manera innecesaria y provocadora. Carme LLuveras, General Manager, del equipo levantino decidió que como no había ya suficiente ventaja deportiva (motivada por el impulso económico) entre la plantilla del candidato a todo, y el candidato a ser segundo, negó en rotundo la posibilidad de posponer un día la fecha del partido, para hoy domingo, dando así al Avenida una jornada de descanso menos tras su complicado viaje a Pecs para debutar en la Euroliga 2008/09. El Ros venció en casa con total autoridad el miércoles, mientras que el Avenida caía en la cancha húngara con estrépito, para emprender un tortuoso viaje carretera-avión-carretera que trajera de vuelta al equipo a Salamanca. De Pecs a Budapest en carretera (200 km), de la capital húngara a Madrid (2770 km de vuelo) y de Barajas a Salamanca (250 km). Y así llegaron de mermadas las charras a Salamanca el viernes por la mañana sin poder entrenarse y sólo dejando una leve sesión de tiro en la mañana del partido. No hizo bien el Ros que debe temer el haber saltado un pacto "no escrito" que existía entre los clubes de la liga femenina en pos de mantener la igualdad y también la deportividad. Son las valencianas las que más partidos, presumiblemente, van a jugar en el Este de Europa los jueves y las que con este precedente han justificado el colocarles de manera habitual partido euroliga, viaje desde el Caúcaso y partido el sábado.

Pero la lamentable actitud de Lluveras, y por ende de la directiva valenciana que le permite estos agravios fue su solicitud de protección especial, cuál partido de fútbol, para la expedición. Que si 2 policías por persona, que si salir por la puerta de atrás... una auténtica falta de respeto al club charro que siempre ha sido muy galante y buen anfitrión con todos los que nos visitan a orillas del Tormes, y una daga en el corazón de la "Mejor afición de España y una de las mejores en Europa" como nos han calificado todos los que han aparecido por estos lares los últimos años. Somos un público entendido, versado y muy respetuoso con el rival, cariñosos con nuestras chicas y entrenadores, siempre animando y que sólo saltamos ante los desmanes arbitrales (sobretodo como en el día de ayer que fueron clamorosos) y con las actitudes de algunas jugadoras (curiosamente siempre de tu equipo, Lluveras, muy prepotentes en las victorias). Nuestra respuesta el silencio y la espalda ante la presentación del equipo de los 8 millones de euros en sueldos.

Y así de caliente estaba el choque, con dos ingredientes más: el afán valenciano de permanecer imbatido en España todo el año y la necesidad apremiante de un Avenida que llegaba con 3 derrotas seguidas, fuera de casa, con muchas pérdidas ofensivas. Y así salió un partido pleno de intensidad con dos equipos muy metidos a la hora de hacer un buen baloncesto y conseguir la victoria. El primer cuarto comenzó con un 7-2 del Avenida al contra-ataque y aprovechando la antideportiva más rápida en la historia. Al minuto y 30 segundos Vesela (¡¡Una alero de 1.91!!) agarraba a Basko y el resultado era la máxima sanción. Pero el Ros quisó poner rapido las cosas en su sitio y empezo a aprovechar el poderío interior de Erika De Souza (24 puntos y 16 rebotes) para ir paliando las ventajas y abrir huecos a la batería de tiradoras. La excelencia ofensiva del Ros iba cuajando con canastas de Palau, Valdemoro y Tornikidou, pero una postrera reacción en los dos últimos minutos permitío paliar la ventaja (+8 y máxima en todo el choque) que tuvieron las valencianas.

El segundo acto se presento similar al primero con errores por ambas partes, pero pronto la labor de Michelle Snow y LeCoe Willingham (vaya par de americanas que tiene el Avenida) comenzo a paliar la producción interior de De Souza. Así con un par de acciones de Anke De Mont y el desacierto valenciano el Avenida forzó su primer match ball, poniendo un 42-30 a 6 minutos. Aquí el primer calentón por la labor arbitral, porque en el ataque del Ros, Snow le coloca un soberano tapón a Milton que se sanciona con falta. Aquí estalla la Marea Azul, ya bastante mosqueada por el arbitraje hasta el momento, muy permisivo con los contactos del Ros y los golpes de "viejas conocidas" como Milton, De Souza o Tornikidou que no eran cobrados. Durante estos minutos el Avenida se va, no consigue anotar y pierde la ventaja llegando incluso Ros a ponerse en el marcador, pero en la última jugada un triple de Ciocan colocaba el 44-42 al descanso.

En el tercero la intensidad era máxima y fruto de ello fue la más intensa la que tuvo protagonismo. Michelle Snow, que se le ve implicada y es una atleta magnífica protagonizo los 4 primeros ataques del Avenida. Y estuvo a punto de entrar en la historia de la Liga, porque por centímetros se le escapó el que hubiera sido el "primer mate en la historia de la liga española" que hubiera llegado en un momento álgido, en el partido más importante y ante el rival más temible. Su desafortunado esfuerzo pero gran valor, fue correspondido con una calurosa ovación, que esperemos le sea de motivación para intentarlo y conseguirlo más veces. Así estos minutos fueron a la postre fundamentales ya que el Avenida con un gran partido de Silvia Domínguez (11 puntos y no menos de 8 asistencias) y aprovechando las claras deficiencias de Palau y Aguilar (el Ros hechó en falta a Vecerova) impuso un ritmo adecuado que fue aprovechado por Willingham y Stampalija para martillear continuamente la zona rival, sortear rivales, fintar lanzamientos y anotar continuamente. El dúo junto a Snow firmo 46 puntos y 23 rebotes, y un gran trabajo de equipo para paliar el fondo de armario interior que tiene el equipo levantino. Esté sin capacidad de reacción en el banquillo por parte de Isma Cantó (mala impresión me ha dado, sólo limitado a ir haciendo cambios) vio como las salmantinas entraban en el último cuarto con una ventaja de 12 puntos.

No iba a ser tan sencillo y el público lo sabía. El Ros esta concebido para ganar y hay que reconocer que jamás se rindió. Valdemoro fue la que tomo las riendas del asunto para a base de triples ir minando la ventaja, pero el duo Willingham/Stampalija mantenía el tipo. Y así que tras tres triples en 4 minutos Valdemoro perdió la cabeza y se reboto contra la pivot croata tras birlarle esta un rebote en una lucha. Amaya se picó, se fue tras la croata, le propinio un par de golpes, formo la tangana, recibió una técnica y se sento en el banquillo para no volver más. Crónica de una muerte anunciada. El Avenida tenía las riendas y alentando por su público vió el camino a la victoria, pese a los postreros intentos valencianos, liderados por Palau y De Souza que por lo menos minimizaron la ventaja a 4 puntos. Aquí la templaza de nervios evitó mayor sufrimiento al público y por fin el Avenida pudo sumar su segunda victoria en liga.

Y aquí tenemos un 91-86 como resultado final en un partido trepidante, emocionante, muy intenso y con notas de calidad suprema. El trabajo de las 7 jugadoras fue clave, unas anotando y otras aportando desde atrás, porque tuvieron un líder, una cabeza pensante y un corazón motivador en el técnico José Ignacio Hernández, que sabe lo que quiere y como conseguirlo. La merecida ovación que se llevo 5 minutos después de acabado el partido es el reflejo de la admiración que tenemos por él.

Así toda la Marea Azul, llegamos al éxtasis más félices que nunca pese al horrendo arbitraje, y el despotismo de algunas y algunos. Mi hermano y yo nos lo pasamos genial en la grada, disfrutando del juego y del buen rollo reinante entre todos los "vecinos", siendo nosotros los únicos "jóvenes" y haciendo partícipes de nuestro humor, katxondeo y saber baloncestístico (si y también de mi vehemencia y afilada y viperina lengua) a todos los que formamos el frente.

martes, 14 de octubre de 2008

Lo último de Bunbury


Hacer lo que uno quiere es lo más valioso que se tiene. La libertad es el ambalaje de nuestras vidas, y especialmente la libertad creativa. Esta es la que explota Enrique Bunbury siempre que puede, para regalarnos sueños, realidades y experiencias. Cada vez que llega nuevo material de Bunbury, todos los fanáticos de Heroes soñamos con volver a tener algo nuevo de la banda matriz del rock español. Pero ya no; se cerró el libreto de composiciones y ya no queda más que el recuerdo de su música y sus conciertos, una vez pérdida la esperanza de volver a apostar por el rock n'roll.

Una vez cerrada "la Gira del próximo milenio" y silenciar con ella nuestras ansias y el sonido de la banda más trascendente de la historia del rock español, Bunbury ha vuelto con su poesía y su misticismo multi-cultural y ambivalente. Si en sus anteriores discos vimos como experimentaba (o mejor dicho hacía lo que quería para expresarse sin deberle nada a nadie) con el rock, electrónica, música árabe, tango, blues, ranchera, pop, cabaret y y el mundo del circo, en un viaje a ninguna parte, porque llego a todos los sitios, almas y corazones. Disuelta su antigua banda, Huracán Ambulante, Bunbury se encerró en su residencia en el Puerto de Santa María, y ayudado de su inseparable productor Phill Manzanera decidió desgranar nuevos temas, ideas y discursos para alcanzar la máxima de su filosofía musical que es expresarse. Asi en zona naviera, el aragonés errante, construyo una flota, plagada de barcos llenos de misticismo y cuidados arreglos que dan al conjunto, una semplanza de buen blues y una capacidad continúa e inverosimil para reinventirse. Como título Bunbury le dió Hellville De Luxe, nombre de la propiedad en la que el artista reside en la costa gaditana.

Canciones como Irremediablemente cotidiano, El porqué de tus silencios, Aquí, Canción cruel, Hay muy poca gente o Porque las cosas cambian son algunos de los ejemplos destacados de un múltiple redondo, sin excesivos alti-bajos y que nos deja un muestrario del primer Bunbury, el atado al blues-rock, pero que también juega con sonidos folk y la bravura de su nueva banda, con músicos muy cercanos al rock de los 70. La temática sigue la tradicción de otras joyas como "Pequeño " o "El viaje a ninguna parte", siendo nuestro trovador particular sobre el destino, el paso del tiempo y el desamor, y llevando mucho más lejos la critica social y cultural que expresaba en sus antiguas obras, y que aquí es mucho más explícita contra la corrupción real y moral a la que se sumergen ciudadanos, políticos y también artistas.

El nuevo disco de Bunbury fue presentado a través del single El hombre delgado que no flaqueará jamás, primer corte del disco, cuyo video es un corto a modo de road-movie con claras alusiones al cine de Rob Zombie o Robert Rodríguez, que rodean una rabiosa letra y una muestra grandiosa del mejor blues-rock. Toda la maquinaria del nuevo trabajo se vió interrumpida por las acusaciones de plagio al emplear Enrique Bunbury versos del poeta Pedro Casariego, como el que titula el single, y define a la perfección la actitud artística y personal del zaragozano. Bunbury negó el plagio y admitió la inspiración que le aportaron los versos del poeta madrileño, así como también las influencias que su música y obra reciben de otros grandes como Tom Waitts, Dylan, James Joyce o Miguel Hernández.

Bunbury, siempre polémico y atrevido no deja indiferente a nadie y todos tienen y tenemos una opinión sobre él. En mi opinión, Bunbury es un artista grandioso, multidisclipinar, influenciado y capaz de influenciar a varias generaciones con su arte y su vida, siempre a la vanguardia de la creatividad y el talento. Cierto es que hay muchas personas que le consideran un snob, trasnochado y que vive en la perpetúa polémica, pero la realidad es que, el aragonés errante concibe la vida de una manera y su mayor valor es la congruencia para llevarla a cabo, dejando atrás la hipocresía y el suicidio moral y mental que otros muchos músicos o cantantes de este país llevan a cabo.

En esta entrevista con Buenafuente, Bunbury comenta el tema del plagio y otros aspectos de su vida y nuevo trabajo, donde además toco en directo Hay muy poca gente:







Y además aquí dejo el corto que da imagen a El hombre delgado que no flaqueará jamás:





domingo, 12 de octubre de 2008

Hace un año



Hoy hace un año estaba por Zaragoza, en el Pilar, de fiestas con mi hermano y sus amigos que ya lo son mios. Un día que busque desde hacía mucho y que por fin encontre; y ahora 366 días han pasado sin ninguna novedad, con pérdidas irrecuperables, tanto en el trabajo como en el los sueños sin vivir aún.

Aquella noche viví el placer más indómito y visceral de mi vida perdiendo con él un anhelo que tenía y aumentando mis ganas de vivir. Navegar por toda aquella música y sensaciones fue describir mi alma con un único sujeto: el ansía de vivir.



Y ahora ya no estoy en Madrid, ya no curro donde estaba y estaba bien pese a problemas. Fue engañado por acaparadores de favores y esclavos de la lactancia. No me falto el apoyo de nadie, tampoco de sindicatos, y mucho menos de mi mismo que saque mi máximo ímpetu y fortaleza para plantar cara, respetar los derechos y respetarme a mi mismo, y conseguir salir de aquel infierno oneroso con la cabeza alta.

Aquel dolor me hizo aparcar algunas ilusiones, cerrar sueños y mantener hasta la extenuación el cautiverio actual, más largo que lo que yo deseaba, pero al que no dejo de intentar poner fin. Tras múltiples idas y venidas volvemos a estar igual que antes de partir, por lo tanto se avecina el camino que seguí hace más de un año y que ahora, incauto de mí, no debí abandonar.

Y hoy a ti, princesita, que me cumples años, desearte lo mejor, con el corazón y la cabeza, porque te lo mereces, porque lo necesito y porque te necesito así, como estamos ahora; sin más y sin menos, más que esta amistad, que me ha vuelto a hacer confiar en las personas. Estoy de verdad, muy feliz así, y me da igual todo lo que digan los demás, porque todos son ignorantes que no conocen la verdadera amistad. Vengo de estar con alguien que también me esta demostrando cosas, y yo todavía ciego por mis sentidos no alcanzo a quererla, porque como tú lo haces no lo hace nadie. Pero hoy he amanecido fuerte y alegre. No pienso ya en imposibles, y mi coraza ya es de hierro forjado para que no vicies mis entrañas. Ahora y hoy declaro que quiero coger las riendas de mi vida, con todas las fuerzas, y hacer que este caballo galope desafiante para llevarme a la felicidad extrema. Armado con tu compañía ya soy imbatible y por eso te necesito. Aquí y ahora sello mi palabra para ser tu eterno amigo y hacer esto irrompible, sincero e inviolable.

No quiero turbarte por un capricho, y mucho menos quiero perderte. Eres tan necesaria para mi, como el agua a la vida. Sigo sin saber porque el tintero se rebaso ayer, y mucho menos porque te lo dije. Una rabieta de un crio, un sueño sin cumplir, una derrota en una final,... no lo sé, hay muchas causas para llorar, pero tú eres la mejor.

Y con más brío que nunca voy a atizar todos los fantasmas, del pasado, del presente y del futuro para arrancarlos de este cuerpo que desgarran y lastiman. Ya sé que esta vida es una puta mierda, pero estoy vivo y no tengo miedo.

jueves, 9 de octubre de 2008

Grita el corazón


O fuí yo quién decidió jugar con fuego
Es mejor ser un esclavo del deseo...
Abrazar de nuevo el instante
Me está haciendo naufragar...

Derramándose por dentro
Grita el corazón
Su epicentro es mi zona cero

No fuí yo quién le robó el azul al cielo
Por favor es decir mucho con un ruego...
Abrazar de nuevo el instante
Me está haciendo levitar...

Derramándose por dentro
Grita el corazón
Su epicentro es mi zona cero

Seguro que en otra parte
Está la solución
Y que en este mundo enfermo
Será un paso a algo mejor
Para los dos
Llora el sol...

Derramándose por dentro
Grita el corazón
Su epicentro es mi zona cero

Seguro que en otra parte
Está la solución
Y que en este mundo enfermo
Será un paso a algo mejor
Para los dos
Llora el sol...

miércoles, 8 de octubre de 2008

De aquí a la eternidad

Como en aquella película de los 50 (si esa en la que Burt Lancaster besa a Deborah Kerr mientras rompen las olas) así pasamos ya, esta pandilla, este grupo de amigos y amigas que nos hemos juntado, aquí y hace ya un tiempo, y que ahora ya, os abrigo en mi memoria y mi mente, para no perderos y olvidaros a nadie, donde éste y cuando sea.

Las excusas para vernos son lo de menos, y aunque nunca se debe felicitar a una mujer por cumplir años (y menos a dos) felicidades. Y también gracias; gracias por compartir parte de vuestra vida con nosotros de manera gentil, haciéndonos sentir vuestra alegría y diversión como algo propio. Espero que esto nunca muera, y que nadie ni nada turbe las muchas cosas que nos quedan por vivir. No tendremos nuestro Pearl Harbor, y siempre la sonrisa y la felicidad viajará con vosotras.

Allá en los años pasados y los caminos de polvo, con mi hidalguez y gallardía acompañados por secuaces sin bandolera, soñábamos con sortear los errores y la maldad sin desfundar pistola y sin desvainar espada. Mi enfermiza y embriagada mente ya no recuerda cómo fueron aquellos y aquellas primeras veces que nos veíamos, cómo nos presentamos e incluso que pensaba, iluso de mi, en aquel entonces. Un tintero que se desangraba posaba letras sobre el lienzo, que ahora tampoco puedo obviar por que fueron mis dedos y mis pensamientos los que le dieron forma. Entonces hérido, con sed y sin más abrigo que mi desafiante pecho ante el viento, errado andaba, y no digo herrado porque no tenía caballo. Pero eso por fortuna en la ruleta, cambió, y a fuego tengo grabado el momento en el que yo pasé a ser alguien para vosotras, al menos a la mitad de lo que fuísteis en ese entonces para mí. Como un tonto conquistador, más vencido hoy que ayer, deámbulo sin sentidos y sin ya poderme fiar de ningún cuerpo de mujer, cosas de la experiencia, pero por vosotras sigo creyendo en la palabra y el corazón.

Dos noches de fiesta que ya se escriben en nuestra memoria, plagada de buenos momentos y ahora ya moderadamente regados en alcohol. Espero que de la noche del viernes no os molestase el que nos fuéramos, pero... ¡qué puedo decir!, necesitabamos aire fresco... Nadie lo va a creer. Pero fue genial, estar con vosotras, volveros a saludar y felicitar por vuestros éxitos, además de alentar los próximos. Y el sábado no menos genial. Las cenas en el chino ya son un clásico en el que lo menos es comer, y si disfrutar. Volver a las catacumbas de mi adolescencia fue lo siguiente que hicimos, pero lo hicimos juntos y sin fisuras. ¡Cómo debe ser! Me apasionaba la luz de vuestras sonrisas, y me cegaba la de los flashes. Jugar, bailar, beber y reir tan sencillo que resulta imposible a solas, factible y esperanzador con vosotras. El detalle de entrar en un garito con música DE VERDAD -y aquí sé que me gano enemistades-, desconozco si tuve algo que ver, fue el simple destino o el cauce que lleva el rio, pero necesitaba oír heavy. Y aunque luego nos separamos, no desmereció la noche, y cuando nos juntamos en el ágora, un momento sentí pena por que os marcharáis, pero rápidamente mi mente se fue a abrir el cajón de los recuerdos. Allí ya tenía yo la memoria lista y cargada, para rememorar buenos momentos con una sonrisa. Bueno con una no, con todas.

Para Ana, Rocio, Sofia, Silvia, Carmen, Montaña, las navarricas amigas de Ana; a la chica de Cáceres y al chico de Mostoles; a Nobi, a ese gran Sito, a Dani y Cifu (por el viernes, majete) y a fio, por estar ahí o no... Gracias a tod@s

A la ciudad de la sabiduría viniste
Para quedarte con parte de ella
Conociste la alegría de la villa
Y asegurada de no arrepentirte
De tu decisión
Ahora que estas licenciada
Nada te produce desvelos
Y marchas para cumplir tu sueño
Con una maleta cargada
De amistad y amor

Oíd, todas esas fotos,... las necesito!!!

domingo, 5 de octubre de 2008

Más cariño que nunca



Por más días y noches que trate, busque olvidar y encontre hogareños brazos, hospitalarios besos y jadeos, previos al silencio y la oscuridad donde vuelvo a habitar el desorden, la tristeza y la desidia de ya no poder vivirlo. ¡Cuán inexplicable es qué seguro de lo que pienso y siento, la niebla cegüe mi mente, deje entreabierta mi boca y exhale un suspiro con tu nombre!

Cada día construyo un muro para evitar que llegues a mí. En la soledad coloco dos bloques de cemento; y recuerdo tu sonrisa y derrumbo tres. Así el avatar de los días se hace eterno. En el reloj de la pared, el secundero destroza el fondo, arrastrando la malvada e indómita senda del tiempo; tiempo que estoy sin ti.

¡Qué puedo hacer si he hecho todo y no he hecho nada! ¿Dónde guardar ahora mis besos? El cofre de mis sentidos esta lleno de tenerte, de sentir tu piel, dibujarme con tus labios y mirarnos. Aún así pido más, anhelo ser el fruto de tus desvelos, y el tranquilizante de tus nervios.

Arrastrado por tu alma al valle de los sueños,
sin intención sujeto a tus condiciones;
Sin fuerza para robarte ni uno sólo de tus besos,
confiado en no perder estas emociones;
Atado a leer siempre el mismo cuento,
juego con el lobo cada noche;
y mordido, sangrado sólo acierto,
a escapar antes de que el vaso rebose;
Con más miedo que vergüenza,
vuelvo para no olvidarte;
miento anoche y miento ahora,
escribiendo mi mente cobarde,
recuerda que yo también te buscaba,
y encontraba el principio de un deseo.

Lo que tu me demuestras nadie lo ha hecho. Me halagas y mi orgullo sonrie. La victoria es en las horas una derrota, cuando cuento los cadáveres que dejo. Probarte en pequeñas dosis de cariño, no me vale, y vuelvo a debatir si hago lo correcto portándome así, o si estoy sembrando vientos para recoger mañana tempestades. Si en esas tempestades surfeare en tu cuerpo, o por el contrario, naufragaré yermo y olvidado, por jamás haberlo tenido.

Aquí estoy debatiendo entre mi cabeza y mi corazón; entre lo certero y lo ilusorio; racional versus visceral. Más que seguro estoy convencido de que el momento oportuno se aloja en tu memoria pero no viaja a tus sentimientos. Sin embargo, por qué la desazón y este amargo sabor es cada vez más agudo, cuando sólo y con frio, lentamente olvido el dulce de ti y lo que me haces sentir.

Pierdo la paciencia y rompo el reloj contra el suelo; descalzo, olvidado del estruendo, piso los cristales rotos y sangro, como sangro por no tenerte. Sonrisas tengo alrededor y la calidez me acompaña, pero sentir tu piel sobre mi piel, a la mañana siguiente me hace pensar que no abrazarte a ti es abrazar a la muerte.

... cómo dice tu canción favorita,
OH, CREE EN MI, AUTOSUFICIENTE SUICIDIO
YO LLORO CUANDO LOS ÁNGELES MERECEN MORIR
EN MI AUTOSUFICIENTE SUICIDIO
YO LLORO CUANDO LOS ÁNGELES MERECEN MORIR

jueves, 2 de octubre de 2008

¿Ley de calidad? Adultos de calidad


Todos hemos cogido alguna vez el cuaderno de ciencias por la mañana. Hemos terminado la noche anterior nuestros deberes de matemáticas. Hemos dibujado mapas y leído novelas que cambiaron nuestro mundo. Si ha habido una gran conquista social en el siglo XX ha sido que a ninguno nos resulte ajena la escuela.

En medio del reto de asimilar aún este hecho, se nos abre otro de dimensiones importantes: educar a los que vienen detrás de nosotros para un siglo hecho de vértigo e incertidumbre. Genética, paz, sociedad del conocimiento, ecología, los 11 de septiembre y de marzo... son parte del menú sobre el que tenemos que encontrar respuestas para ellos y con ellos. La complejidad de este mundo, lleno de posibilidades y curiosidades, tan ajeno y tan lento aún para lo justo y lo digno, necesita una nueva generación de seres humanos con una educación intelectual, sentimental y estética tan flexible y abierta que la llama la atención la pobreza y el sectarismo desde el que se discute sobre su educación.

Si algo duele de unas alas, es que no sirvan más que para levantar un palmo del suelo. Sin altura, sin vuelo, no hay perspectiva, no hay reto ni sueño. Ahora que queda en suspenso la Ley de Calidad de la Educación, conviene recordar que la educación, a la escuela, como la mayoría de las cosas importantes no basta con una ley. No la resuelven decretos, programaciones ni competencias. Cada uno de estos trámites legislativos no debiera ser nunca el inicio, sino la apuesta por un proyecto con el que los adultos de un tiempo histórico se comprometen para hacer posible un futuro mejor.

Cuando el lugar en el que educamos a nuestros niños y adolescentes es una escuela de calidad –que no es igual que una escuela que aplica una Ley de Calidad- sus resultados se hacen presentes en lo cotidiano. En la escucha y el análisis, en la curiosidad y el gusto por la belleza. En elegir como ciudadano la esperanza, la libertad y el pensamiento (auto) crítico como los gestos que resumen el aprendizaje básico que nos enseña a vivir y a hacer buena la vida.

Una escuela de calidad, una sociedad de calidad en la que merezca la pena vivir, sólo es posible con adultos de calidad que ejerzan (sin esconderse) desde el ámbito o desde el papel social que les corresponda. Adultos que por su forma de vivir convezcan, contagien a niños y a adolescentes (y a otros adultos también) de que hay una manera de relacionarse con la vida y con uno mismo que merece la pena aprender, por la que vale la pena esforzarse.

La escuela es un proyecto exigente que, al desarrollarlo, nos obliga a todos a mirarnos. A ser capaces de respondernos de vez en cuando: ¿qué hemos aprendido?, ¿qué merece la pena aprenderse?, ¿cuál es la mejor manera de hacerlo?, ¿cuánto creemos que deben aprender los que nos siguen?, ¿cuánto estamos dispuestos a aprender aún nosotros?

Por eso, para hablar de educación, antes de mirar hacia las programaciones, religión sí o no, itinerarios o reválidas, los niños merecen que los adultos nos paremos a pensar qué proyecto de mundo tenemos y con qué actitudes y compromisos estamos dispuestos a protagonizarlo. No hay proyecto educativo que triunfe sin unos adultos con los que niños y adolescentes aprendan a arriesgar, a buscar, imaginar, a comprometerse al verles en los respectivos papeles que desempeñan socialmente:

1. Como profesores, adultos de calidad cuyo empeño esté en que sus alumnos recuerden, a través de su trabajo y su persona, el colegio o el instituto como un lugar de referencia vital y cultural. Espacios de creatividad y iniciativa. Profesionales del conocimiento y de las emociones, a los que la calidad de su trabajo individual y de equipo les hace ser reconocidos socialmente.

2.
Como padres, adultos de calidad cuyo compromiso mayor no sea contentar, cubrir las necesidades o evitar los problemas. Que exijan el derecho de tener tiempo para discutir, ayudar, compartir, aburrirse con sus hijos. Capaces de aunar afecto, exigencia y libertad.

3. Como profesionales, adultos de calidad a los que les importa qué se hace en las escuelas porque de las actitudes individuales y de equipo, de la capacidad de análisis y creatividad que desarrollen, dependerá la calidad de un trabajo del que nos beneficiaremos todo el día de mañana.

4.
Que en Internet y televisión, estén presentes adultos de calidad conscientes de los ojos que las miran. Ojos inteligentes e ingenuos que merecen algo más que emociones, vulgaridad o el todo vale.

5.
Como ciudadanos, adultos de calidad orgullosos y satisfechos por el esfuerzo de haber transmitido, a quienes tenemos la responsabilidad de educar, el deber de transformar (y no sólo mostrar o criticar) todas aquellas realidades que empobrecen la convivencia ciudadana.

No podemos seguir perpetuándonos en el error de pensar que la calidad de la enseñanza depende de la creación continua de nuevas estructuras, nuevas leyes. Que los buenos resultados se escriben exclusivamente dentro de las aulas. Y es que detrás de los gestos que hoy nos dibujan como adultos, dentro de nuestras ideas, de la forma en que expresamos los sentimientos, están todos los nombres, los lugares, que nos han construido desde que hemos sido niños. Somos el resultado de un viaje hecho de personas. El viaje que nos ha educado. Dibujar el mapa que hará crecer a los niños y adolescentes del futuro es una tarea responsable, dedicada, llena de imaginación y rigor, de placer y esfuerzo. De adultos hechos de compromiso y esperanza. Adultos de calidad. Si hablar de educación sigue sin implicar eso, todo lo que hagamos estará destinado sólo a este ahora y no al futuro. Y nacerá muerto.

¿Por qué no atrevernos, por qué no arriesgar y sorprender a nuestros alumnos, a nuestros hijos, a los niños y adolescentes con los que nos cruzamos todos los días? Sorprenderles por la imaginación, por placer, por curiosidad y compromiso. Por pasión por la vida y lo humano. Y hacerlo ya, porque como afirma Caballero Bonald, somos el tiempo que nos resta.