domingo, 12 de octubre de 2008

Hace un año



Hoy hace un año estaba por Zaragoza, en el Pilar, de fiestas con mi hermano y sus amigos que ya lo son mios. Un día que busque desde hacía mucho y que por fin encontre; y ahora 366 días han pasado sin ninguna novedad, con pérdidas irrecuperables, tanto en el trabajo como en el los sueños sin vivir aún.

Aquella noche viví el placer más indómito y visceral de mi vida perdiendo con él un anhelo que tenía y aumentando mis ganas de vivir. Navegar por toda aquella música y sensaciones fue describir mi alma con un único sujeto: el ansía de vivir.



Y ahora ya no estoy en Madrid, ya no curro donde estaba y estaba bien pese a problemas. Fue engañado por acaparadores de favores y esclavos de la lactancia. No me falto el apoyo de nadie, tampoco de sindicatos, y mucho menos de mi mismo que saque mi máximo ímpetu y fortaleza para plantar cara, respetar los derechos y respetarme a mi mismo, y conseguir salir de aquel infierno oneroso con la cabeza alta.

Aquel dolor me hizo aparcar algunas ilusiones, cerrar sueños y mantener hasta la extenuación el cautiverio actual, más largo que lo que yo deseaba, pero al que no dejo de intentar poner fin. Tras múltiples idas y venidas volvemos a estar igual que antes de partir, por lo tanto se avecina el camino que seguí hace más de un año y que ahora, incauto de mí, no debí abandonar.

Y hoy a ti, princesita, que me cumples años, desearte lo mejor, con el corazón y la cabeza, porque te lo mereces, porque lo necesito y porque te necesito así, como estamos ahora; sin más y sin menos, más que esta amistad, que me ha vuelto a hacer confiar en las personas. Estoy de verdad, muy feliz así, y me da igual todo lo que digan los demás, porque todos son ignorantes que no conocen la verdadera amistad. Vengo de estar con alguien que también me esta demostrando cosas, y yo todavía ciego por mis sentidos no alcanzo a quererla, porque como tú lo haces no lo hace nadie. Pero hoy he amanecido fuerte y alegre. No pienso ya en imposibles, y mi coraza ya es de hierro forjado para que no vicies mis entrañas. Ahora y hoy declaro que quiero coger las riendas de mi vida, con todas las fuerzas, y hacer que este caballo galope desafiante para llevarme a la felicidad extrema. Armado con tu compañía ya soy imbatible y por eso te necesito. Aquí y ahora sello mi palabra para ser tu eterno amigo y hacer esto irrompible, sincero e inviolable.

No quiero turbarte por un capricho, y mucho menos quiero perderte. Eres tan necesaria para mi, como el agua a la vida. Sigo sin saber porque el tintero se rebaso ayer, y mucho menos porque te lo dije. Una rabieta de un crio, un sueño sin cumplir, una derrota en una final,... no lo sé, hay muchas causas para llorar, pero tú eres la mejor.

Y con más brío que nunca voy a atizar todos los fantasmas, del pasado, del presente y del futuro para arrancarlos de este cuerpo que desgarran y lastiman. Ya sé que esta vida es una puta mierda, pero estoy vivo y no tengo miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario