jueves, 27 de abril de 2017

Una moción de censura por la dignidad

Manzanas podridas

Esta mañana saltaba la noticia. Unidos Podemos anunciaba su intención de promover una moción de censura a Mariano Rajoy y al gobierno del PP, tras unas últimas semanas, en la que los casos de corrupción del Partido Popular han ido estallando, dejando ver el estado podrido de las cosas y el funcionamiento de la mafia para seguir delinquiendo y protegiéndose.
A los pocos minutos ya había reacciones de PSOE, bueno su gestora, y de Ciudadanos, diciendo que no la iban a apoyar, por lo que la viabilidad de tal moción ya resulta quimérica.
Sin embargo, no voy a quedarme con el corto recorrido de la propuesta y si con su necesidad.
El estallido de la Operación Lezo que ha acabado (de momento) con el encarcelamiento del ex-presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González ha vuelto a poner el foco en como funciona #Españistan.
La corrupción es la forma natural y no episódica del capitalismo español, en parte por su desarrollo capitalista tardío y fuertemente ligado al Estado y al sector público que configuró una suerte de relaciones tóxicas para el bien común, en el que el caciquismo, la avaricia y los tratos de favores son el motor de toda actividad económica.
No hay institución que esté libre de éste entramado, no hay empresarios (sobre todo los que se benefician del BOE) que no hayan participado del mismo. Esta trama se llama “Régimen del 78”. No es una mafia que se enquistó, no son unas manzanas podridas que se aprovechan de los recovecos. Es todo el tinglado que montaron con la transición democrática. Durante aquel período había una discusión entre Ruptura y Pacto. Lo que prevaleció fue el acuerdo, el pacto entre el búnker franquista y los dirigentes del PSOE y el PCE. Ese pacto garantizó que el Jefe de Estado (el Rey), las fuerzas represivas, el poder judicial y, sobre todo, las familias que dominan el país (y el BOE), pasen intactas al nuevo sistema “democrático”. Ese menjunje de búnker e izquierda formó un nuevo ente completamente deforme que se llamó “democracia”. Abrió la mano para que participen las burguesías vasca y catalana. Y es así que la charca del franquismo se transformó en la charca del 78. Cambió el nombre, pero no los apellidos de estirpe.
El Estado español se salda así con más de 1.900 imputados hasta la última legislatura en causas por corrupción, de las cuales solo 170 fueron condenados. Y muchos menos han pisado una prisión por lo indulgente de las penas para con estos ladrones de guante blanco, quedando muchas veces en una inhabilitación temporal. De hecho, ha habido 227 indultos que se han llevado a cabo bajo los gobiernos del PP y del PSOE desde 1996 hasta la fecha. La mayoría de estos por delitos de corrupción.
Toda una muestra de la impunidad y el beneplácito del que goza esta actividad. Aunque vale la pena mencionar que también hay unos cuantos indultos a elementos de las fuerzas de seguridad del Estado por abusos y torturas.
El PP de conjunto ya tiene más de 800 dirigentes imputados por corrupción en más de 31 causas. Pero si bien este es el partido de la corrupción por excelencia, no se quedan atrás el resto de partidos del Régimen del 78. Solo tenemos que recordar el caso de los ERE’s en Andalucía, que salpica al PSOE, o el caso de las tarjetas black, que contaba en su lista desde banqueros de Bankia, Rodrigo Rato -su presidente- incluido, hasta políticos de IU Madrid.
La corrupción es inherente a este sistema. Las instituciones están preparadas para ello. Los “dirigentes políticos” obran como conseguidores de obras públicas. Y, por supuesto cobran por ello. Los dirigentes del PP y el PSOE durante cuatro décadas se han encargado de ello. Al igual que Convergència y el PNV. Han conquistado puestos en el aparato del estado en base a demagogia y los han vendido en base a la connivencia con los grandes empresarios.
Y siempre asegurándose la parcial justicia del estado español, donde jueces y fiscales "amigos" llaman y toman cañas con los corruptos, los corruptores y los corrompidos. Se avisan de las investigaciones y confabulan para quitar y poner personajes afines a la causa del expolio nacional y de la estafa a la clase trabajadora. Un escenario que directamente se mofa de la separación de poderes y que necesita, exige y urge un cambio, una revolución.
Y todo ello, mientras se completa otra fase más de la estafa llamada crisis. La gran mentira de la recuperación económica, que con datos e informes se avala como una falacia que sirve para intoxicar las expectativas e ilusiones de la clase trabajadora provocando un afán consumista desmesurado, mientras la verdadera riqueza, se la quedan unos pocos. Durante ya 8 años, los gobiernos, primero del PSOE y luego del PP, aplicaron inmisericordes recortes en los servicios públicos, con una congelación total de los salarios y las pensiones, para ir rescatando cajas, bancos, autopistas y pagando la factura de tanta privatización y tanto armamento del capitalismo de amigotes. Y ahora continúan esas nefastas políticas que aumentan la desigualdad social, que lastran el futuro, que nos obligan a emigrar, que acortan nuestra vida en su cantidad y calidad, mientras unos pocos, los de siempre, se han lucrado salvajamente. Provocaron “la crisis”; les pagamos entre todos las perdidas; y ahora vuelven a quedarse los beneficios habiendo causado estragos en la sociedad..
Por todo ello, desde luego me parece una iniciativa necesaria. Cualquier partido mínimamente democrático no puede seguir mirando hacia otro lado, escurriendo el bulto y resignarse bien por comodidad o por interés particular ante la catarata de situaciones que se están produciendo. Hay que posicionarse, señalar a la cabeza y exigir su cese, así como la disolución completa del PP y la fiscalización de todas las cuentas, las suyas propias, y las de las administraciones y empresas públicas, que desgraciadamente para el interés general, han gestionado todos estos años.
Como decía más arriba este planteamiento quedará como gesto simbólico. Tanto Ciudadanos, como PSOE, o repito, su gestora, son necesarios para convertirlo en efectivo y quitar del gobierno a esta banda de criminales, aunque fuera para convocar elecciones al día siguiente y que el pueblo decida. Pero no lo van a hacer. Van a permitir que siga Rajoy porque es lo que sus amos, el IBEX35 y la oligarquía rancia y facha les exigen. Pero al menos, se habrán quitado las caretas.
Es cierto que hay riesgo para la coalición de izquierdas, Unidos Podemos, al buscar la colaboración con PSOE para destituir a Mariano Rajoy y su recua de corruptos del gobierno. En caso de apoyo, lógicamente, el PSOE debería ofrecer al nuevo, o nueva, jefe de gobierno, lo que les daría protagonismo y alas justo en su momento más bajo y cuando la caída parece no tener más fin que el colapso de la formación como pasó en Grecia (PSOK) y esta misma semana en Francia (el PSF de Hollande).
La ciudadanía se ha de dar cuenta de quienes son los responsables de la corrupción, tanto quien la ejecuta el PP, y quienes les sostienen, y votar y obrar en consecuencia. Hay comportamientos que la democracia y la ética no pueden permitir, y para ello, dolorosamente en este país es tiempo de educación y de activación ciudadana.
Pero no debemos quedarnos en plantear una moción de censura, sea cual sea su resultado. Tan necesaria e imprescindible como la moción es volver a llenar las calles y las plazas contra la mafia corrupta que nos des-gobierna y nos empobrece. Hay que dignificar el país y más allá de las administraciones y mensajes y efectos institucionales se hace necesario hacerlo profundizando en el discurso de clase y volviendo a reactivar las mareas desde una posición de igual a igual para que sean las calles las que tomen un debate político constructivo y en caso, de no prosperar, en estos tres años hasta las siguientes elecciones generales generar un clima de revolución que permita transformar este país y está sociedad, en un lugar con futuro y dignidad.
Para hacer volar los candados del 78, hay que acabar con la casta de los conseguidores, la Constitución, la Monarquía y todas las reaccionarias instituciones que durante la Transición impusieron.
Hay que imponer unas Asambleas Constituyentes en las cuales se permita la autodeterminación de los pueblos, se re-ordene la representación con una sola cámara que sea legislativa y ejecutiva, mediante el voto en jurisdicción única, se acabe con los jueces franquistas y puedan ser elegidos por el voto directo, que los cargos electos cobren como un obrero cualificado, y que comience a resolver los graves problemas sociales comenzando con el reparto de horas de trabajo entre todos y con un salario digno, el no pago de la deuda, la nacionalización de la banca y empresas estratégicas bajo control de los trabajadores, entre otras.
Unas Asambleas de este tipo, de ninguna manera serán convocadas por el PP y el PSOE (o Ciudadanos), ni por este mismo régimen del 78. Solo mediante la organización y lucha de los trabajadores y el pueblo podremos conseguirlas para acabar con el Régimen del 78 y decidir realmente cómo resolver todos los problemas sociales, en la lucha por un gobierno de los trabajadores.

miércoles, 26 de abril de 2017

¡¡¡Metal en Burgos!!!


Voy a hacer una pequeña crónica de la fantástica noche de conciertos que vivimos en Burgos el pasado martes 11 de abril, en plena Semana Santa 2017.
No suele ser lo habitual, por desgracia, que en ciudades de provincias se monte un cartel como el que tuvimos en la ciudad castellana aquella soleada tarde y que se replicó también en Málaga el día anterior y en Zaragoza el posterior. Que Amon Amarth cubra otra etapa de su gira Jomsviking y tan sólo un par de días después de sus espectaculares conciertos de noviembre anunciaran está ronda fue sorprendente. Que además sumarán al elenco a unos prometedores Omnium Gatherum y a unos consagrados, padres del death metal melódico como Dark Tranquillity me llenó de alegría y convencimiento de que por esas fechas iba a andar en Burgos visitando está bella ciudad y disfrutando de las morcillas y otras lindezas gastronómicas.
Y es que si al gran sabor que me acaban de dejar las huestes de Johan Hegg en La Riviera se le sumaba el disfrutar y paladear una vez más a mi grupo favorito, Dark Tranquillity, estaba claro que allí iba a estar y aquí y ahora, recordando y escribiendo no puedo más que sonreír y agradecer a mi chica, por regalarme las entradas por mi cumpleaños, ya que el espectáculo fue soberbio, a la altura de las expectativas creadas. Una noche mágica de música, de Melodic Death Metal, fiesta, cerveza y vikingos.
Así nos pusimos en ruta hacia la capital burgalesa y después de comer y descansar, nos encaminamos bajo el sol hacia la Sala Hangar, espacio de conciertos habilitado en 2009, en los antiguos talleres e intercambiador de la estación de tren de Burgos.
Tenía cierto temor al entrar en la sala. Las críticas en internet a la acústica eran considerables, así como también la disposición de la platea ya que existían una serie de columnas de hierro forjado, propias de la construcción original y que vienen a cumplir función estructural por lo que podían estropear el disfrute de los conciertos.
Pero ahí están una de las certezas de la vida. Tan cierto como la corrupción sistémica del PP o que la inteligencia simplifica lo difícil y la estupidez complica lo sencillo, es reconocer y aplaudir la calidad y maestría de los técnicos de sonido suecos.
Ahí estaban una vez más el equipo de sonido que acompaña a una banda nórdica, ajustando a la perfección el sonido de los conciertos, dando a todas las bandas la misma calidad y claridad sin distinciones. Unos pequeños ajustes al empezar y a disfrutar. Es verdad, que con respecto a la exposición en La Riviera, se ajusto más bajo el micro de Hegg, pero también lo es el hecho de que salimos de la sala encantadísimos con todo y el sonido que disfrutamos fue pieza importante. Así, con la experiencia y maestría en la escenografía se pusieron todos los requerimientos necesarios para que los músicos pudieran expresarse y darnos una noche más espectacular de metal.


Era Omnium Gatherum los que abrían la tarde noche de conciertos y cumplieron maravillosamente bien en su papel de teloneros y animadores de la fiesta. No habían pasado 10 segundos de la hora fijada de inicio y ya estaban descerrajando The Pit, tema introductorio de su último álbum Grey Heavens. Fue un brillante inicio para una actuación corta, pero de tremenda calidad, en la que a base de simpatía de su frontman Juka Pelkonen y del resto de miembros, se metieron a todo el público en el bolsillo a cambio de imbuir en el ambiente y en el sentir general que íbamos a vivir una noche épica, imborrable.
Sin duda, estos finlandeses se han ganado un hueco en mis gramolas y el estar atento a sus futuras visitas (vendrán en noviembre) ya que ofrecen un Death Metal vigoroso, virtuoso y vibrante, a parte de demostrar mucha profesionalidad y simpatía cuando acabaron su actuación.


No tardaron nada en aparecer Dark Tranquillity y ofrecer otra dosis de tremenda calidad y ese Melodic Death Metal tan auténtico. Venían como invitados presentando su último disco, Atoma, y se hace necesaria su futura visita ya como cabezas de cartel. Además, esta visita trajo la sorpresa de presentar una formación prácticamente nueva ya que Niklas Sudin es baja temporal y está siendo sustituido ni más ni menos por Christopher Amott, el hermano de Michael Amott padre y fundador de los también imprescindibles Arch Enemy. También eran nuevos el para mi desconocido Johan Reinholdz que sustituía a Martin Henrikson y el ex-bajista de In Flames Anders Iwers que venia a ocupar esa bacante huérfana desde 2013 cuando salió Daniel Antosson.
Sin embargo ese status y esta nueva formación no fue óbice para que Mikael Stanne y los suyos dieran todo lo que tienen en un setlist, por exigencias, corto pero en el que nos presentaron alguno de sus últimos temas y varios de los clásicos imperecederos como un Therein que siempre que escucho evoca mis más profundos sentimientos, o un The Wonders at your feet que sonó espectacular y Misery Crown con la que cerraron la actuación.
Y por supuesto tampoco fueron menos, y acabada, tras una ovación de varios minutos su actuación, derrocharon simpatía y cordialidad con todo el público recibiendo con sonrisas toda petición de fotografía, como la de este servidor, y sonriendo a los agradecimientos y felicitaciones por el tremendo show que una vez más, nos habían dado.


Como siempre, Dark Tranquillity, máxima eficiencia y calidad sobre el escenario, y tanto a mi, como a muchos de los asistentes nos dejaron con ganas de más y con la sensación de haber ofrecido el mejor concierto de la noche.
Una media hora fue lo que se tardó en dejar ese mismo escenario listo para Amon Amarth. Las huestes de Johan Hegg salían con ganas y utilizando la misma escenografía y el mismo setlist que en noviembre en La Riviera hicieron a todos los presentes divertirse y disfrutar de un concierto vikingo que a la vez fue único.
El nivel de la banda está por las nubes y no hubo apenas diferencias entre lo que ofrecieron en Burgos y el tremendo concierto que se cascaron en La Riviera en noviembre. De hecho, exceptuando el ajuste de sonido que bajando algo el micrófono del frontman dio mayor brío a la puesta musical, lo cual nos regaló una “versión” más atenuada con la admirar y disfrutar de la clase que tienen estos músicos y que quizás Hegg no estuvo tan locuaz como en aquella ocasión, no hubo ninguna diferencia, ni añadido, con aquella actuación.
Es decir, máxima profesionalidad. Un día más “en la oficina”, pero en la que no cabe la comparativa, porque el nivel fue tan alto en ambos conciertos ofreciendo lo mismo que volver a comentarlo sería absurdo.
Lo único que puedo decir es lo de aquella vez: Siempre que tengan la oportunidad vean y disfruten a Amon Amarth. O generen esa oportunidad.


En definitiva, una gran jornada la vivida en Burgos. Las ciudades pequeñas, las ciudades de provincias también merecen aspirar y organizar estos eventos con bandas internacionales. Burgos y la Sala Hangar demostraron su capacidad, llenando el recinto, y haciendo una llamada para que metaleros de los alrededores (había gente de Valladolid, de Segovia, de Tudela, de Vitoria, de Logroño, de Madrid, de Salamanca, nostros mismos que íbamos desde Toledo,...) se acercarán a la villa castellana.
Ahora lo único que podemos desear es que el buen nivel (al menos aparente; habrá que ver si esa impresión se han llevado los músicos y también desde el punto de vista de la profesionalidad de los promotores y la posible rentabilidad que les haya dejado) y buenas sensaciones hagan ver que hay más vida, y más metal en España a parte de Madrid o Barcelona, y que cunda el ejemplo y más y más bandas de nivel se acerquen a ciudades pequeñas para demostrar su tremenda calidad.


martes, 25 de abril de 2017

Contra las Minas. Si a la vida. Si a nuestros pueblos.

 Los Valles Pasiegos, desde Vega de Pas

En las últimas semanas por distintos motivos he estado viajando y en contacto con zonas rurales y montañosas de nuestra geografía como puedan ser la Sierra de Yemas en Ávila o los Valles Pasiegos en Cantabria.
En ambos al hecho de escapar de la rutina, visitar la montaña, saborear el paisaje y disfrutar de la compañía se le ha añadido el conocer de primera mano la terrible situación que se está viviendo en estas zonas y en otras de nuestro país. De un tiempo a esta parte nuestros vecinos en estos parajes al igual que las gentes del Valle del Yeltes en el Campo Charro están viendo como proyectos megalómanos de minería basados en la especulación están arruinando sus vidas y lastrando para siempre su futuro y el de unas tierras que ya de por sí, han permanecido relegadas y olvidadas, siempre en la retaguardia del interés nacional.
No cabe duda que desde siempre el mundo rural, y más aún, en Castilla son vistos por las administraciones como adyacentes, sin más importancia que la de unos pocos votos, y sobretodo como un buen lugar para especular con un beneficio económico sin importar ni lo más mínimo la vertebración del territorio, el bienestar de la ciudadanía que vive en las zonas rurales, ni tampoco la salud del paraje o la conservación del medio ambiente.
Y es que como un ataque al sentido común y como un agresión al medio ambiente se puede calificar las pretensiones de los promotores y sobretodo de las administraciones que lo permiten el querer montar una mina de uranio en pleno Campo Charro, una mina de feldespatos en la cornisa paisajística de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad, de Ávila. O permitir y seguir promoviendo el uso del fracking como técnica de extracción de gas en las zonas de montaña de Burgos, Palencia, Cantabria y Alava.

 La Sierra de Yemas, vista desde Riofrío

Para llevar a cabo tan siquiera el planteamiento de estos atentados se hacen necesarias una serie de cuestiones básicas.
Por un lado es muy importante la legislación. Y en cuanto a las minas, España es un paraíso para las multinacionales extranjeras que tienen ante sí un texto legal que ampara la práctica totalidad de las tropelías que se les ocurra para ir ganando dinero, desde el primer momento, de planteamiento del proyecto, hasta el día en el que se marchen.
La Ley de Minas, del año 73, es decir, no ha pasado ni tan siquiera por un refrendo de unas Cortes democráticas, da prevalencia a los usos mineros y de extracción de los suelos, amparando incluso la expropiación de viviendas tanto para la instalación misma, como para todo lo que esta pueda necesitar, ya sean pasos de camiones, balsas de agua, zonas de seguridad para voladuras, escombreras, etc. Incluso habilita el cauce legal de la expropiación para generar actividad minera en zonas con algún tipo de protección especial de la conservación de la Naturaleza. Y todo esto, además, en un país, no hay que recordarlo mucho, basta con mirar los titulares de cada día, en cuyos dirigentes siguen funcionando como hace 40 años, aceptando sobornos, mordidas y prebendas para facilitar por acción u omisión la ejecución de estas barbaridades.
La legislación además favorece permisos de explotación abusivos, de hasta 30 años y prolongables por término general de 10 en 10 hasta otros 90 años. Un impacto brutal que acabaría para siempre con los modos de vida de nuestros pueblos, mandando al olvido el folclore de cientos de años y borrando el futuro y el entorno que quedaría irrecuperable.
Sin duda a esta legislación propia por origen y funcionamiento de una dictadura fascista, le favorece y mucho el control caciquil y cortesano de la Junta de Castilla y León y las diputaciones provinciales, todas ellas desde siempre dominadas con mano de hierro por el Partido Popular. Sus prepostes, no tienen ningún reparo en laminar el medio ambiente de todos y los usos, costumbre y el futuro de los pueblos y sus habitantes si con ello consiguen más comisiones y más re-elecciones. Total, el club de campo y el chalet en la pedanía de Valladolid va a quedar muy lejos de las voladuras y el paso de camiones.

 Escena de el Campo Charro en Villavieja de Yeltes

Resulta curioso cuando menos, como durante años, la Junta de Castilla y León ha dejado a su suerte a comarcas enteras y miles de trabajadores y a sus familias que vivían gracias a las minas de carbón. Alegan con desfachatez su falta de rentabilidad, sin dar alternativa siquiera para tratar de arraigar esas gentes y frenar la despoblación que sufre una región sin futuro, que parece sólo sirve para hacer negocio sin importar gentes, historia o medio ambiente.
Incluso y gracias a su control de las élites, consiguen frenar las iniciativas que han ido modificando normativas en defensa del medio ambiente y las personas. Así, para salvaguardar la obligatoriedad introducida en 1994 para dejar el entorno como lo encontraron antes de empezar la actividad extractora, han encontrando en la ingeniería financiera una solución a todos sus problemas. Lo que hacen es sencillo y muy perverso. La empresa promotora, multinacional, crea una sociedad en el país a la que pone al nombre del proyecto y que “vende” los réditos de la actividad a la multinacional madre a través de paraísos fiscales y demás parafernalía burocrática. Cuando se va a acabar la actividad minera, la sociedad radicada en el país, aduce quiebra económica, por lo que se cierra al día siguiente de acabar el permiso de extracción, quedando esa obligación de retornar el entorno a su estado primigenio en manos de las administraciones. Una burla dolorosa e inmoral más.
Otra parte importante para lograr los objetivos es disponer de unos medios de comunicación serviles en todo momento. Capaces de sin remordimiento lapidar estas informaciones y tergiversarlas hasta el infinito para el beneficio de promotor y administración. En estos medios tradicionales, como puedan ser los periódicos provinciales será imposible encontrar informaciones de las plataformas ciudadanas en contra de este tipo de explotaciones. O las declaraciones de partidos, ecologistas o consumidores que se muestran beligerantes ante estas agresiones. Sin embargo ese espacio y mucho más podrá ser vendido al promotor para que cante durante meses las alabanzas de su proyecto y las supuestas bondades que van a introducir en el pueblo, la comarca y la provincia en forma de inversiones, puestos de trabajo o incluso infraestructuras.
Ni que decir tiene que pasados los tiempos de la propaganda, las inversiones son mínimas, los puestos de trabajo precarios y muy reducidos, y las infraestructuras, no os voy a hacer reír. Un buen ejemplo de todo esto fueron los publirreportajes que durante casi dos años, La Gaceta de Salamanca, fue dedicando a Berkeley la promotora de la Mina de Uranio en Retortillo. Estos, de varias páginas a color y en cuadernillo central los domingos, contrastan con los escasos(o nulos) espacios que se dedican para la información de la actividad de las asociaciones en contra del proyecto, su voz o de las profundas ilegalidades que esta empresa lleva cometiendo en nuestra Salamanca todo este tiempo. Sin embargo, hasta que no saltó el escándalo a nivel nacional nada se leyó en La Gaceta sobre la tala de miles de encinas, algunas centenarias, que Berkeley ha llevado a cabo sin tener los permisos necesarios para ello.
Al final se constata una realidad y es que para las administraciones, los medios tradicionales y por supuesto estas empresas plantear en Castilla y León y en general en el mundo rural español estos proyectos era muy rentable puesto que no se encontraban con oposición y resistencias o si la había era de muy baja intensidad, ya que se trata de zonas despobladas, con población envejecida y además, por lo general, con un bajo nivel de estudios.
Sin embargo y afortunadamente esto ya no es así. La paulatina vuelta al campo de jóvenes, el auge (esperemos que moderado) del turismo rural, el mayor acceso a la información y contactos que la llegada, moderada, de Internet a nuestros pueblos y el siempre rocoso y combativo sentimiento de pertenencia que algunas veces sacamos a pasear los castellanos han tejido redes para saltar las barreras y encontrar altavoces que le hacen llegar a audiencias reivindicativas mayores, tanto en las propias capitales de provincia, como también en Madrid.
Mientras que los medios del capital silencian estas actuaciones y abusos que las multinacionales, de la mano de “nuestras” administraciones, perpetran la sociedad civil, primero en los pueblos y luego poco a poco, en las ciudades, hacen resonar el clamor por la justicia y la defensa del interés general.
Aún con todo, estos pueblos no tienen recursos (casi siempre económicos) para defenderse, alzar la voz y dar conocimiento de su lucha que no sólo es suya, por su porvenir y entorno, sino también por toda la sociedad. Y es que es muy díficil creerse el interés general de estos proyectos cuando los beneficios se los queda una multinacional extranjera, que subcontrata hasta la extenuación y ejecuta trampas fiscales para pagar menos impuestos.
No hay estudio de impacto medio-ambiental, ni análisis de causas económicas y de viabilidad y rentabilidad que avale este tipo de proyectos en nuestro mundo rural. Es absolutamente demagogo y falso ese interés general en la apertura de una mina de cielo abierto a 20 km de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad, de Ávila; lo mismo en el caso de la mina de uranio en plena dehesa salmantina, un ecosistema, de intervención humana, único en el mundo que alberga además, humedales y zonas de especial protección para las aves; Y lo mismo podemos hablar sobre el fracking en los Valles Pasiegos que vaciaría unos pueblos con modos de vida peculiares, interesantísimos desde el punto de vista antropológico e histórico, y que también han legado uno de los paisajes más interesantes y ricos de la goegrafía nacional.
En los enlaces anteriores he dejado la información de las Plataformas en contra de estos proyectos mineros y a favor de la vida, el medio ambiente y el futuro para nuestro mundo rural. A continuación dejo las campañas en change.org para presionar y evitar estas agresiones al entorno y a los modos de vida y el futuro de todos y todas:
Por favor, firmar y compartir. Nos jugamos mucho.

El interés general es defender nuestros pueblos. Nuestro medio ambiente. Los campos, montañas, rios y acuíferos de nuestra región. Y los usos y costumbres milenarios. Así como el futuro de un mundo rural y el sector primario (agricultura, ganadería, recursos forestales) que lo sustentan en el día a día. Así como también garantizar los derechos de nuestros vecinos y vecinas en el mundo rural, empezando por el primero de ellos: su elección de un modo de vida.