sábado, 7 de mayo de 2011

Vivir en la sospecha


Es horrible vivir sospechando permanentemente de todo:

Sospechamos de los políticos.

Sospechamos de los jueces. De los fiscales. De la policía. Del Gobierno.

Sospechamos de los Estados Unidos y creemos que nos ha engañado en lo de Bin Laden.

Sospechamos de que nuestras parejas nos hayan sido o sean infieles.

Creemos que lo de Bildu es una conjura.

Que los árbitros son injustos con el Real Madrid.

Sospechamos del vecino.

De los alcaldes. De los concejales.

De que el taxista nos engaña y el carnicero nos roba en el peso.

Creemos que Hacienda es una cueva de ladrones.

Sospechamos de todo el que no piensa como nosotros.

Sospechamos de nuestros hijos. Aunque los justificamos.

Sospechamos de los profesores de nuestros hijos, que son unos burros.

Sospechamos del adversario político. En todo y por todo.

Sospechamos sin pruebas y nos quedamos tan anchos, aunque un tribunal haya dicho que la simple sospecha no es argumento jurídico aceptable para excluir a nadie de sus derechos.

Sospechamos que nuestra hija está follando y no nos lo dice. Sospechamos de su novio.

Sospechamos de las rebajas. Pero nos chiflan los descuentos.

Sospechamos del médico y creemos que nos engaña y no nos dice lo que tenemos.

Sospechamos del parte meteorológico , pero salimos y nos mojamos.

Sospechamos de las otras regiones y Comunidades.

Sospechamos del que pide limosna en la calle, y por eso no le damos.

Sospechamos de los inmigrantes.

Sospechamos de los enfermos de sida.

Sospechamos de los medios de comunicación, tantas veces con razón.

Sospechamos de que el otro sea decente.

Sospechamos de los judíos, de los moros, de los rusos, de los indios, pero no somos racistas.

Sospechamos de un preso, de un ex preso y de un futuro preso.

Sospechamos, pues, sin pruebas, pero aun con ellas sospecharíamos.

Sospechamos de la ciencia infusa. Y de la fusa.

De lo único que no sospechamos es de nosotros, que somos los más sospechosos.

¿Usted de qué no sospecha?

No hay comentarios:

Publicar un comentario