jueves, 4 de septiembre de 2014

Partido 5. Como lo insustancial puede convertirse en peligroso

Serbia 73-89 España


Trámite y Dinámica


España sale con el mismo guión de intensidad que contra Brasil y Francia para crecer desde la defensa y correr, y además con más acierto. Serbia tira de oficio y artimañas con su tradicional dureza, talento para tirar de lejos y protestas para parar el ritmo de juego, consiguiendo su única ventaja (13-11 tras 5 minutos). Pero fue un espejismo; de ahí al final del primer cuarto 20-34 con técnica de Teodosic de por medio, con unos Gasol imperiales y un Navarro soberbio, sobreponiéndose a la dureza y con un buen juego, interior-exterior y buenas rotaciones de balón y movimiento que además mejorarn los porcentajes (11-14 en tiros de campo).

Se demuestra que España en cuanto el equipo alterna en ataque balón interior y balón exterior, el juego es mucho mejor y los porcentajes mejoran.

Aquí el partido se acabó, y prácticamente las conclusiones que se pueden sacar son, a mi juicio malas. En cuanto a las baloncestísticas, la rotación de 12 jugadores que traía España se ha visto minimizada a sólo 7, con presencias muy fuera de foco de Sergio Rodríguez y Calderon e insignificantes de Felipe, Claver y Abrines. Vamos a ir sin un 3 puro a jugarnos el torneo. Dependemos en exceso del acierto exterior (sobretodo del señor Navarro). Tenemos minutos de lagunas imcomprensibles en defensa, con otros de brillantez exquisita. Tácticamente somos una verbena, y la mayoria de las anotaciones vienen por talento individual, por correr o por juego 2vs2. No alimentamos suficientemente al juego interior, especialmente a un "famélico" Ibaka.

Aún así hemos ganado a Brasil de 19, a Francia de 24 y a Serbia de 16.

Bochorno


Que los serbios monten su numerito tras perder no es nada nuevo. Que nosotros entremos al trapo, con el entrenador a la cabeza, creciditos por el hecho de jugar en casa es lamentable. Ser favoritos, ser un buen equipo y ser ganadores implica algo más, trae una responsabilidad intrínseca de no perder nunca el control y de llevar un respeto máximo hacia el juego, los rivales, los árbitros y el público. Cualquier tipo de público.

Lo cierto es que la segunda mitad le ha sobrado al partido, convirtiéndolo en algo zafio, repugnante y prescindible. A Serbia en otros momentos esto le ha servido (ya veremos como salen el domingo ante Grecia), y Djordjevic ha funcionado para motivar a sus pupilos para ese envite; pero España no ganaba nada, salvo empañar su imagen. No le basta a Orenga con minimizar el talento y posibilidades de la selección a una versión ramplona en el juego colectivo, a la que le esta salvando la autogestión e implicación atrás que de momento tiene poco de continúa. Además también tiene que dejar una mancha encarándose con el entrenador rival en la disputa que esté tenía con los árbitros y el mundo. No era nuestra guerra, y Orenga ha hecho un flaco favor reafirmando las actitudes de los energúmenos y también de algunos jugadores (otra vez Rudy en todos los fregados) por mucho que hayan pegado a los Gasol o mucha vehemencia que tenga el genial Shasha.

Como digo lamentable "espectáculo" a olvidar ahora mismo.

MVP


Juan Carlos Navarro. La Bomba Fue la espoleta que dinamitó el partido tras la primera ventaja (y única) serbia en el partido. El parcial 7-21 de final de primer cuarto fue con él marcando el ritmo, tanto tirando y penetrando como asistiendo. Al final, 15 puntos (2/3 de 2, 3/4 en en triples, 2/2 en libres) y 2 asistencias. Cuando él se enchufa, España pasa de ser un mortero doméstico, a un rodillo industrial.


Tenemos la serie de Octavos:


España-Senegal
Croacia-Francia

Grecia-Serbia
Brasil-Argentina

EEUU-México
Eslovenia-Rep. Dominicana

Lituania-N. Zelanda
Turquía-Australia

Y ahí avanzaría el cuadro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario