sábado, 4 de septiembre de 2010

La historia económica más triste jamás contada


Parece que fue ayer cuando un piso de mala muerte en cualquier calle secundaria de un pueblo en peligro de extinción costaba 200.000 euros. Muchos fueron los tunantes que basados en la ignorancia de "en algo hay que meterse" y "alquilar es tirar el dinero", las frases más destructivas de la historia del país, se lanzaron a la feliz aventura de independizarse e intentar pegarse la vida padre.

Con sueldos de no más de 1.200 euros sacaron hipotecas de 800 euros mensuales. Papá y mamá les echaba una mano para el aval y la otra para que no pasasen hambre a final de mes. La vida entonces era jauja y cualquier hijo de agricultor pensaba que podía convertirse en un prestigioso abogado sin ni siquiera estudiar Derecho. Muchos otros decidieron convertirse en "emprendedores", otro de los grandes fraudes a la sociedad. Se hacían un curso CEAC a distancia y sin tener ni puta idea te montaban una empresa de fontanería que solo facturaba en B. La mayor parte de los pisitos que compraron aquellos iluminados están hoy en poder del banco y los que no, lo estarán pronto. No existía en España la inteligencia necesaria para entender que estábamos atravesando la mayor burbuja inmobiliaria (e incluso de crecimiento económico) de nuestra historia y que a su vez esta era el preludio de una crisis de dos pares de cojones. Y llegó la crisis pero los borregos seguían sin enterarse. Entre un Solbes perverso tirando de labia y un ZP entrenado para convertir en fumable lo infumable comenzaron a subir los precios y el desempleo y a bajar la bolsa y el consumo. No pasaba nada, hablaban de Estado del Bienestar, de subsidios para todos, de pensiones y de orgasmo económico. Y se lo creyeron.

Pasan los años y volvemos al presente. La mitad del país no sabe diferenciar la poesía de la lírica así que no pretendas que entiendan de economía. En los colegios e institutos se enseñan asignaturas como Proyecto Integrado, Valenciano, catalán, vasco, religión o alternativas a la religión y no se cuantas gilipolleces más, pero Economía es una optativa de modalidad desprestigiada que se cursa tan solo en bachillerato. La Filosofía un 0 a la izquierda. Posiblemente nadie en su vida se encuentre con una situación en que tenga que diferenciar entre minerales para poder comer, pero sí abrirán una cuenta corriente, sacarán tarjetas de crédito, solicitarán préstamos e incluso tendrán planes de pensiones. Y todo esto con un conocimiento nulo de la materia. Es como si yo me voy a una farmacia, abro los cajones y decido diagnosticar y tratar las enfermedades de todos mis vecinos. Lamentable y vergonzoso.

Pero volvamos a la burbuja. El precio de la vivienda está bajando y dice un proverbio asiático que "nunca cojas un cuchillo cuando está cayendo". Nada, ni puto caso. La gente ya está como loca intentando sacar hipotecas de nuevo. Se creen iluminados al ver una rebaja del 30% en el precio de un zulo, pero ignoran que el precio sigue inflado en un 240%. Ignoran igualmente que los balances de los bancos están repletos de casas que sostienen ficticiamente sus resultados. Ignoran lo que es el FROB pero sí han oído hablar de los buenos resultados del fraudulento "test de estrés a la banca".

En una ciudad como esta, Salamanca, una ciudad en perpetua crisis demográfica y económica, una ciudad de camareros, kiosqueros y peluqueras, una ciudad alejada de todo donde el turismo de fin de semana es lo único que funciona... ah, perdonad, que el deporte local es comprarse un piso para alquilarlo a estudiantes en cuanto se juntan unos milloncejos especulando con ganado (o si no veamos lo que pasa ahora en la feria). Alguno de estos "inversores" se ha parado a pensar cuanto tiempo tendrá que pasar para amortizar una inversión a través del alquiler, que hace mucho tiempo dejó de cumplir cualquier proporción razonable???. Cuanto más tiempo tardemos en darnos cuenta de que estamos profundizando el hoyo en el que estamos metido, más doloroso será. Hace poco leí en la gaceta que casi el 50% del os nacidos en castilla y león trabajan fuera de la región (algo que por cierto, dudo, no creo que sea en términos absolutos aunque desde luego la cifra es muy alta). Ese es el verdadero drama de la región y de salamanca, y mientras tanto pisos a 200.000, 300.000 euros y cientos de locales vacíos desde hace años que no se alquilan por sus altos precios, lo que cercena cualquier tipo de iniciativa. Es curioso que es una ciudad donde no se da la alternancia política, y donde los de siempre (y no me refiero solo al PP, sino a ciertos medios de comunicación, ciertos "magnates", etc...) tienen secuestrada la voluntad de casi todoa la ciudad, pasen cosas que en ciudades similares simplemente no ocurren. Tenemos con diferencia el precio de la vivienda más alto de cyl, sin NADA que lo justifique, tenemos una de las tasas de despoblamiento más importantes de España, y la universidad, punta de lanza de la ciudad, está educando a generaciones de estudiantes de fuera, mientras aquí quedan los menos formados y los enchufados. Es un círculo vicioso de locos este en el que vivimos, estamos convirtiendo la ciudad en un geriátrico, y cuando llegue el bajón a la universidad (que llegará por falta de alumnos) y el sector turístico esté quemado (ya empieza a haber algo de saturación y falta de diversificación) ya veremos lo que hacemos. En fin salmantinos, decid lo que queráis pero esto no tiene vuelta de hoja, estamos autodestruyéndonos e hipotecando a toda una generación (no sólo literalmente, sino expulsándolos de estas tierras de mala manera).

¿Y tu crees que este país tiene solución? Yo perdí la esperanza hace tiempo. Antes, cuando me sacaban el tema económico en un bar trataba de convencer con argumentos, pero ya he perdido el interés. Ahora me río, les digo que voy a cultivar un huerto y que todo lo que dicen Cuatro y El País es cierto. Que cada cual se labre su futuro a su forma. Sabedores de mucho, ignorantes de todo. Al final, emigraremos a Alemania como nuestros abuelos.

Imagén extraída de mdelara


1 comentario: