jueves, 12 de junio de 2008

La SGAE jodiendo


Visto para sentencia. El juicio que ha enfrentado a la SGAE y a un blogger tiene los días contados para ser resuelto, tras la celebración de éste que tuvo lugar ayer en Madrid. Con la resolución se sembrará un precedente que puede determinar la regulación de este tipos de casos en los que el demando publica información y no es un medio de comunicación: es un blogger. Será dentro de una semana cuando el juez dictamine el veredicto. Pero el acusado Julio Alonso, director ejecutivo de WeblogsSL y blogger, considera que la SGAE tiene las de ganar después de lo acontecido durante el juicio: "El fiscal que había dijo que estaba totalmente de acuerdo con la acusación y pedía por tanto la inculpación". A pesar de ello, Alonso ya ha anunciado que si el resultado no le es favorable recurrirá la sentencia.

La batalla judicial que libra la Sociedad General de Autores y Julio Alonso, director ejecutivo de WeblogsSL, comenzó hace cuatro años. Por aquel entonces, Alonso se hizo eco en su propio blog del lanzamiento de un Google Bombing contra la SGAE, un método por el cual es posible colocar ciertas webs en los primeros resultados del ranking de búsqueda de Google utilizando un texto específico.

En este caso, se estableció un enlace a la página de la SGAE con el título "ladrones". La entidad gestora se puso en contacto con Alonso para comunicarle su disconformidad con la información que publicaba en su blog. Alonso brindó la posibilidad de matizar y añadir párrafos para que la entidad gestora ejerciese su derecho a réplica: "su rectificación era que la SGAE era víctima de una campaña y de 137 comentarios querían borrar 50 o 60". Alonso optó por no eliminar ninguno de los comentarios -aunque luego en el juicio la SGAE no ha preguntado por los autores materiales- , retirar el enlace que conducía al bombing y desestimar publicar el nuevo post escrito íntegramente por la SGAE. La respuesta de la entidad gestora fue la demanda.

Alonso se sentó ayer en el banquillo de los acusados y pronto comprobó la estrategia con la que la SGAE había planteado el juicio: "preguntaban cosas muy obvias, si el 'post' en cuestión seguía colgado -aún se puede consultar en su blog-, si yo tenía la posibilidad de eliminar los comentarios y modificar el contenido como autor del blog e hicieron un alegato defendiendo la postura de que el texto que había escrito era injurioso y malintencionado", relata Alonso. La SGAE ha jugado a una carta: el blogger es responsable de todo lo que se publica en su bitácora.

La defensa optó por otra estrategia en la que no hacía responsable al autor del blog de todo el contenido: "hay tres tipos contenido: el del autor del blog, comentarios de terceros y enlaces" matiza Alonso quien considera que un blog no es un medio de comunicación y por tanto no se puede aplicar la ley de prensa. De hecho, la defensa ha pedido que se aplique la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI), que se aplica a todo servicio prestado normalmente a título oneroso, a distancia, por vía electrónica y a petición individual del destinatario.

El veredicto puede sembrar jurisprudencia al respecto a la hora de abordar este tipo de litigios, puesto que la Justicia tiende a homogenizar las sentencias. La SGAE solicita en la demanda interpuesta por atentado contra el derecho al honor que Alonso retire el post, una rectificación, 9.000 euros de indemnización y que el acusado asuma las costas del juicio.

Para mi los blogs si son medios de comunicación. Autónomos, sin censura y sin ningún tipo de control. En ellos se puede decir lo que se quiera y expresar los pensamientos que se tengan. Por qué siempre estos de la SGAE se creen que son los ofendidos. No nos ofenden ellos con sus tasas, impuestos, demás y la música del papito o Alejandro fans. Ahora que Google es Premio Príncipe de Asturias por ser una fuente de acceso directo a toda la información (para mi hubiera sido más justa darse a Wikipedia.org), asociar a la SGAE por sus actos con apelativos como ladrones, mafia y personajillos acaudalados no es faltar a la verdad. Esta sociedad con sus actos, ofensas y actitudes son los que contaminan a todos los internautas.

Yo escribo aquí, en este blog, porque quiero y porque no tengo otra cosa que hacer. No le debo nada a nadie, y como todos somos sujetos a critica y a la lupa de la opinión pública porque estos no lo van a ser. Los comentarios del blog también son libres y yo, al igual que no tengo censura para escribir lo que quiera, no la voy a imponer para los que se pasen por aquí y quieran dejar escrito sus pensamientos o vivencias o lo que les de la gana. Obviamente no me gustaría que en este blog aparecieran continuos insultos y expresiones barrio-bajeras (sobretodo si van dirigidas a seres individuales), pero todos somos iguales y debemos aceptar las criticas y la opinión que causamos en las personas como primer paso para cambiar las actitudes y hechos que nos han llevado a esa situación. El que nos tomen a bien depende más de nosotros mismos que de todas las jurisprudencias y dictámenes que jueces y fiscales pueden hacer. Espero que el ejemplo del Birland se vuelva a repetir y las libertades individuales, como la de expresión en aquella ocasión y la de opinión en este caso, queden por encima de las ventajas económicas y comerciales, por mucho que los supuestamente ofendidos, traten de disfrazarla como injurias a su honor (recordemos que el honor, no entiende de dinero y comercio y si de libertad, justicia y palabra).

Con lo atascada que esta la justicia, estos señores siguen interponiendo sentencias y pleitos a todos aquellos que no pensamos como ellos. Hay gente en este país que pensamos que la cultura es lo que dignifica al ser humano, lo que lo hace distinto, insuperable y lo pasa a la posteridad. Estos señores solo ven en la música y el cine una manera de hacerse millonarios y asalariados de la fama. Luego te piden que no solo compres su disco, sino que vayas a firmas, presentaciones, que acoquines los 50 euros del concierto de 50 minutos, por 4 letrillas escritas por un currito de maquina de escribir e interpretadas por estos mal-nacidos.

La web 2.0 es el sinónimo de esta sociedad (occidental) de principios de siglo XXI. Y en ella la participación, la libertad de opinión y expresión son sus banderas. Nadie y ningún grupo pseudo-mafioso pueden interferir en ella y en nuestras funciones, labores y derechos como ciudadanos. Si yo o alguien que entra aquí quiere expresar su opinión lo puede hacer libremente. Llamar ladrones a la SGAE no es sino decir la verdad.

Es posible, que sea el siguiente en ser demandado. No sé si por escribir este post, o por seguir descargando con e-mule. Si es así os voy dejando una cuenta corriente en la que hacer vuestros generosos donativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario