lunes, 2 de junio de 2008

La Tribu Pérdida


En la frontera entre Perú y Brasil, una de las últimas tribus del Amazonas que aún no ha tenido contacto con el resto de la humanidad, ha sido fotografiada.

Un aeroplano sobrevoló está zona de la jungla y al acercarse al poblado fueron atacados por los indígenas con arcos y flechas. El Gobierno brasileño afirma que las imágenes han sido tomadas para probar la existencia de la tribu y así ayudar a proteger sus tierras. Los científicos han quedado impresionados por las fotos. Los hombres iban pintados de rojo brillante con la cabeza parcialmente rapada y las mujeres de negro oscuro en su totalidad. Su violenta reacción al ver el aeroplano no deja lugar a dudas, dijeron: "Fuera de aquí".

Se calcula que aún quedan en la Tierra alrededor de cien pequeños poblados que aún no han tenido contacto con el resto del mundo, la mayoría en el Amazonas y en Nueva Guinea. Todos éstos grupos, cuando son contactados, responden del mismo modo, con agresividad y dejando claro un mensaje, quieren que les dejen en paz.

El contacto de éstos grupos, cuya vida no ha cambiado prácticamente en 10.000 años, suele tener un final trágico. Los hábitos de vida son alterados y cualquier mínima enfermedad de nuestra sociedad es capaz de devastar su poblado entero...

Ahora imagino yo. Imagino como es la vida de esta tribu, inalterada en los últimos 20 siglos, o quizás 30 o hasta 40. Su rutina. Su caza diaria, su pesca, su inexistente agricultura ya que seguro que toman los frutos que la tierra les da. Aprovechando cada recurso. Las pieles, las cortezas, las semillas. Ignorando si el agua es potable o no. Corriendo los peligros típicos de la selva. Que no te devore un cocodrilo o un jaguar, o las pirañas. Que no te piquen tarántulas y serpientes coral. Pero maximizando su felicidad. Con su Chaman, seguros, sin temer a la muerte. Con sus danzas, costumbres, sacrificios... No saben nada de coches, oficinas, internet, cámaras digitales, trabajo precario, crisis económica, la Eurocopa, Eurovisión o la novia de Cristiano Ronaldo.

Vieron el avión y lanzaron sus flechas hacia él sabedores de su superioridad. Seguro que en estos días andarán desgreñando qué fue lo que vieron. Sus ritos tornarán hacia el "pájaro metálico", de ruido ensordecedor y estela en el cielo. Pero todo ello lo mantendrán con su cultura; la misma desde hace milenios; la misma que los constituye como personas teniendo un bagaje y un valor por lo pasado autóctono y característico, ya que hasta ahora nadie, ni nada más allá de su entorno los ha intoxicado. Su hábitat es extenso y recóndito a la vez, y les ha modelado y construido. El respeto por el mismo es también algo propio y en ese sentido son innumerables y valiosos los consejos, que si conociéramos su lengua, nos podían servir, a nosotros, habitantes del primer mundo que destroza el planeta y condena a toda la humanidad a la pobreza, el sufrimiento y las penurias.

Ahora, seguro que partirán expediciones, cual Indiana Jones en busca de estos hombres y mujeres. Con ayuda de satélites, GPS, localizadores los encontrarán. Con el armamento tan sofisticado que tenemos los dominaremos. Antes nuestros MP3, ordenadores portátiles, relojes o incluso chicles los habremos conquistado. Y nuestro sudor, nuestra saliva o nuestro hedor seguramente les lleven a la extinción como transportista de enfermedades que sus cuerpos y los de sus antepasados han desconocido. Y antes de enseñarles nuestra magnificencia científica y sanitaria habrán desaparecido. Ellos y su cultura. Y su entorno ya no será igual. Esto se aprovechará para destrozarlo, amedentrarlo y finalizar con la vida de uno de los mayores espacios verdes del globo, a fin de poder maximizar los beneficios económicos de empresas, petroleras, gasistas o madereras. Mierda de progreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario