miércoles, 31 de diciembre de 2014

El año que cambiaron nuestras vidas


Una Puerta del Sol de Madrid, aborratada pidiendo dignidad, democracia, justicia y República. Foto de eldiario.es.


No. No es éste 2014.Queremos que sea el 2015. Vamos a luchar y trabajar para que todos y todas, cada una y cada uno de nosotros, ciudadanos, de este país y en esta época, consigamos agarrar con las manos nuestro destino y poder tomar todas las decisiones y responsabilidades suficientes para poder cambiar de una vez por todas y para siempre, pese a los intentos funestos de evitarlo y retrotraerlo de la élite oligarca, el camino que lleva este mundo. Queremos dejar atrás el individualismo lacerante. La competitividad. El racismo y el fascismo. El machismo. La incultura. Lo zafio, estúpido y malhablado. Vamos a olvidarnos de la delegación de poderes y deberes y reivindicaremos las libertades empezando por la de pensamiento, siguiendo por la de opinión y expresión. Será el último año en el que la cultura será un negocio y a la vez un arma de embrutecimiento popular. 2014 ha sido la antesala y el calentamiento para el empoderamiento del pueblo. Para el cambio de mentalidad.

La Revolución se estuvo gestando mucho tiempo. Calentándose a fuego lento. Ardiendo con nuestras vidas, con nuestra dignidad. Ha cogido temperatura y 2014 ha supuesto el siguiente escalón con el que la ciudadanía harta de ser carne de cañón se lanzó a las calles a la lucha, la recuperación y la emancipación cultural capitalista en 2011. Ahora acaba un año en el que todas las contra réplicas del establishment, del capital y sus medios de difusión, propaganda y persuasión lanzaron ante el mayo de 2011 y los Indignados de Hessel.

2014 ha sido el año en el que el sistema capitalista en su extensión y particularmente el sistema del 78, el legado de la Transición, no sólo ha continuado poniéndose en solfa, sino que además ha comenzado a desmoronarse y deshacer, con esos dos pilares, Monarquía y bipartidismo hundiéndose en sus propias miserias (corrupción, decisiones antidemocráticas, nepotismo, caciquismo,...) y con el pueblo empoderandose y diciendo que ya está bien, que si como dicen "participemos en política", lo hacemos con nuestros valores, libertad y responsabilidad.

Al calor de la crisis sistémica del capitalismo de finales de 2007 poco a poco se ha pasado de las estrecheces de la ciudadanía, a la indignación pasando por una serie de episodios entre los que destacan el establecimiento de la precariedad, el fin del diálogo social, la deuda privada hecha pública y los recortes en servicios sociales y en derechos de todos para pagar esa deuda ilegítima. Y la crisis quedaba ahí, pero a partir de 2011 con la explosión popular y la indignación se fue convirtiendo también en una crisis política, que en el caso de #Españistan y en 2014 es absolutamente sintomática de un sistema el del Regimen del 78, que no sólo se demuestra incapaz de dar respuesta a los mandatos de mayor representividad ciudadana que están en las calles y las distintas asociaciones, sino que además preso del caciquismo y la corrupción es incapaz de regenerarse.

Seis años de crisis económica que el sistema había ido amortiguando como podía para que en 2014 con buena parte de ese espíritu de Mayo de 2011 en forma de partido, Podemos, haya llegado para reventarlo todo, con ilusión y ganas, pero también con responsabilidad y talento, con la capacidad de multitud de personas muy preparadas en el equipo de Pablo Iglesias.

Antes el Movimiento 15M, las Mareas, las Marchas de la Dignidad han recuperado la calle y se la han arrebatado a los fascistas que han hecho alarde de ella durante 70 años. Ahora con una movilización en forma de partido político, institucionalizada en Podemos, las calles han quedado desiertas, pero no silenciadas, puesto que el debate político, la confrontación de ideas, y la ilusión en nuevo sistema que nos haga mejorar nuestras vidas es el verdadero espíritu. No hay que equivocarse porque en el 78 era el mismo halo, el que inundaba las calles, y abandonarlas dejándolo todo en manos del PSOE de González y Guerra fueron cimientos de lo que hoy tenemos, por lo que en mi opinión no debemos bajar en la confrontación social, en las manifestaciones y en las movilizaciones, incluso si se culmina todo con la toma del poder de opciones políticas que garanticen la representatividad del mismo. El sentido crítico, el espíritu rebelde, el fiscalismo de la situación la educación democrática, en definitiva, el empoderamiento, ha venido para quedarse.

Pero ahora la mecha ha prendido y el Regimen del 78 se reiventa con versiones nuevas de lo mismo de siempre. Abdicó el JuanCar en su hijo par tratar de mantener las prebendas de la Monarquia como forma de Estado para beneficio de la familia caduca, emputecida y enquistada. Después el #PPSOE hizo lo mismo con su secretario General, con un último servicio de Rubalcaba abdicando en su vez en Pedro Sánchez, una versión más jóven y atractiva pero con el mismo mensaje liberalismo económico para escarnio de la O de obrero que tienen en sus siglas y puesto a dedo en esos procesos tan oscuros que tienen en Ferraz a la hora de elegir líderes.

El #PartidoPutrefacto aguanta el tirón con toda su cúpula, y prácticamente todas las cúpulas autonómicas y provinciales imputadas y ya en muchos casos procesadas y cumpliendo condenas. Son los que mejor conocen el sistema caciquil franquista que es hoy en día #Españistan y así han exprimido el país hasta hacer insoportable y vergonzante el incesante conteo de casos de Corrupción y de amoralidad que durante este 2014 han ido descubriéndose. No contentos con eso han demostrado su fascismo íntrinseco con una Ley de Seguridad Ciudadana, que tiene muy poco de seguridad y muy poco de ciudadana puesto que antepone el orden establecido, que beneficia a unos pocos, a la libertad y los derechos de todos y que reprime la protesta a limites en los que se sentirían envidia los dictadores latinoamericanos de los años 80. Una auténtica Ley Mordaza que es indigna, antidemocrática y que como la práctica totalidad de todo el cuerpo legislativo y de actuaciones que han tenido han de ser derogadas y condenadas, para dejar de ser un estado decimonóico y conventirnos en una nación del Siglo XXI. Sin duda ha llegado el momento de que lograr que toda esta mafia en forma de partido político desaparezca y asuma sus responsabilidades penales por fascistas, vende patrias, corruptos y amorales.

2014 es el año en el que nos están tratando de colar el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea, el TTIP, lo que llevaría a que lo poco de libertario, social, solidario y humano que queda en Europa se vaya a la cloaca en favor de los beneficios de los compendios financieros y empresariales internacionales. Es una lucha que no debemos obviar y menos olvidar. Es una lucha en la que a todos nos va mucho.

En 2014 el sistema esta ardiendo. La gente que ya no está en las calles porque ya sólo quedan las cenizas de las certezas, y ahora esperamos con calma tensa, pero ya empoderados y participando el surgir de una verdadera democracia y de un sistema que nos haga a todos más libres, más dignos, solidarios y un sistema económico sostenible y capaz de estar al uso de las personas y no del dinero. Será el momento en el que podemos dejar que como siempre nos construyan un edificio de mediocridad, fascismo y en el que seremos carne de cañón, o podemos convertirnos en arquitectos de nuestro destino y así ennoblecer la palabra democracia.

A título individual, 2014 ha sido un año de cambios, y 2015 va a serlo de muchos más. Al menos esa ilusión tengo. Ha sido un año inolvidable de lucha, desenmascaramientos, de viajes (¡qué gozada Budapest!), y como siempre de descubrimientos, sobretodo de personas maravillosas.

A todos y todas os deseo un gran y reivindicativo 2015; Qué 2015 sea el año de nuestras vidas; el año de la libertad, de República, justicia y de democracia. Un año pleno de alegría, salud, trabajo, cultura y momentos inolvidables. Nos lo merecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario