viernes, 24 de abril de 2009

Amigos y Amigas

Qué si dinero, qué si salud ¿y los amigos? Cuán afortunada es una persona por poder decir que no se siente sóla en este mundo. Poder llegar una noche a casa y decir que ha sido imprevisto, maravilloso y genial lo vivido es una de esas cosas que nunca le das el valor que se merece. Ayer como otras muchas y recientes veces, fue un día más en esa dirección.

Sentirme tan halagado por que me dejarás compartir tu alegría con los tuyos es una sensación nueva para mi... Hacía memoria y llegaba a la conclusión que nadie jamás ha reconstituido mi personalidad con tan pocas palabras, pero cargadas de ese simbolismo propio de las cosas importantes. Añadir días y situaciones a la memoria de forma que nunca perezcan por inolvidables y hacerlos con el recuerdo de tu amor hacen sentirme querido y amado, algo de lo que siempre es necesario, pero en mi caso nunca fue real.

Compartir cafés, copas, sonrisas, días de campo, noches de paseo, madrugadas de fiesta... Rodar con el kart de dani por su pueblo, jugar al trivial, al fútbol con mis colegas, ver una pelí, sentir el la calidez de tus manos... son inumerables las cosas buenas. Las malas existen, pero son pocas casi únicas. Tenemos nuestros roces, nuestras discusiones; en relaciones tan íntimas y sinceras es inevitable, e incluso necesario, que nos "ahostiemos", que nos digamos las cosas claras; existen los malentendidos y las ofensas, al mismo nivel que el cariño y el respeto, y en nuestra mano está con que nos queremos quedar. Yo siempre lucho y lucharé por guardar esto último y confío en que todos sigaís ese camino.

A veces piensó. Cómo podría haber cambiado nuestras vidas, o cómo sería si nos hubiéramos conocido desde siempre. Compartir patio de juegos y plastilinas es una opción; Otra los primeros porros y copas; aunque también se podía haber dado al revés y habernos conocido más tarde, en un trabajo, o como un loco en vuestra consulta... o en el hogar del jubilado, jaja; o la peor opción, no haberlo hecho nunca.

Hace 10 minutos Shei, mi compañera diseñadora gráfica me preguntaba, ¿qué tal fue el día de ayer? No tardé ni 2 segundos en reaccionar y decirle que fue maravilloso. El miércoles en el gimnasio riendo y entrenando (y según Raúl firtreando), por la noche de fiesta, con ese Dani que me lleva por la "mala" vida buscando compañías y risas, al borde del colapso etílico... la mañana del jueves pegada a la aspirina y el malestar general, pero que guardo con un puntito de gustazo por lo vivido en la noche anterior. Y la tarde en Galisancho, con los abuelos de Dani, el "Queco", Sofi y el artista. Dando vueltas en el kart, viendo lo bello del paraje, respirando vida... y después con las niñas, el Alberto, tomando copas, chupitos, cafés... riendo otra vez, hablando, conociéndonos, cenando una mariscada, ganando en el Trivial, jeje

Me quede con más ganas de martxa, pero como dijo Dani: "Tranquilo, que quedan muchas..."

P.D.: Siento si jugando al trivial os hice sentir mal a alguno /alguna. No fue ni mucho menos mi intención, pero es que me las sabía, joe.

Un besazo a todas, o dos o tres, y un abrazo a todos, o dos o tres también.

1 comentario: