miércoles, 6 de septiembre de 2017

Que un buen guión no te estropeé un buen espectáculo

Si podéis ver Game of Thrones verla; Y si podéis leer la saga de Canción de Hielo y Fuego, leerla y buscar en la wiki, así como deleitar otras obras del universo fantástico y medieval de George R. R. Martin.


Las series de televisión son el producto cultural de moda. En los últimos 15 años han asaltado el podium de prioridades en materia de ocio en todo el mundo. Se han convertido en un canal de comunicación de primer orden, pudiendo llegar a millones de personas que de manera recurrente y periódica se sientan delante de la televisión -y ya de otros dispositivos electrónicos- para seguir la marcha de su serie favorita.
Siempre han existido las series de televisión como una forma lógica de fidelizar a la audiencia a un canal y poder maximizar beneficios de éste por medio de la publicidad. Fue en los 90 cuando con fenómenos como "Los Simpsons", "Twin Peaks", "Expediente X" o "Friends", las ficciones saltaron las pantallas para convertirse en fenómenos sociales con claras influencias culturales y en la vida y expresión de la ciudadanía, particularmente en Occidente.
A principios de siglo esa tendencia fue al alza, hasta que llego el fenóneno "Pérdidos" (Lost) que durante 6 años, con claros y rotundos altibajos en el guión, aferró a una legión de seguidores mil millonaria por todo el planeta ávidos de conocer los secretos de la isla y la fortuna y destino de los supervivientes del 815 de Oceanic.
En los últimos años el asalto de propuestas ha sido constante. Con la llegada al gran público de grandes contenedores y generadores de contenidos como Netflix o HBO muchas de estas propuestas han crecido en impacto, sobretodo por la originalidad de temáticas, tramas, actrices y actores, guionistas y directores que participan, y también por la calidad en la exposición. Breaking Bad, Vikings, The Americans, The Wire, Mad Men, Broadwalk Empire, Borgen y House of Cards; Black Mirror y Stranger Things... Big Bang Theory en las sitcon; hasta españolas como el notable fenómeno de El Ministerio del Tiempo.
Pero si hay una que ha saltado todos los estándares, convirtiéndose en un fenómeno social y cultural, intergeneracional e internacional, es Juego de Tronos (Game of Thrones). Por cierto no está demás, recordar que en España sus dos primeras temporadas pasaron desapercibidas, maltratadas, como siempre por los canales de Televisión que en su butaca oligopolística ni quieren ni entienden la realidad de la televisión y su público hoy en día.


Para lograr esa trascendencia que marcará de manera inequívoca la cultura de esta segunda década del Siglo XXI, Game of Thrones se ha valido de varias herramientas.
La principal de ellas emplear el universo literario que George R. Martin creó hace más de 20 años con Canción de Hielo y Fuego. Una profusa saga en un mundo que es imaginario y real al mismo tiempo. Identificable tanto geográfica como temporalmente, pero que a la vez resulta extraño. Con una trama que puede ser contextualizada en la Baja Edad Media europea y que al mismo tiempo sorprende con la imaginación y la fantasía. Donde conviven personajes claramente referenciados en personas y acontecimientos históricos y elementos sobrenaturales como Dragones, caminantes blancos, "verdevidentes" y No-muertos.
Para aprovechar todo el potencial de la extensa, cuidada y vibrante literatura de Martin era imprescindible tratar la historia con respeto a la fuente original, cuidando cada detalle y otorgando a los diálogos la parte importante de desarrollo de la trama por encima de la acción (en un primer momento).
Pero fue asumir la crueldad propia del autor para con cualquier personaje lo que valió la fama de impecable para con la serie. Cualquiera podía ser víctima del filo del hacha o la espada o de la falta de escrúpulos de cualquier otro personaje, casi siempre más afilados, y muchas veces fue el detonante para enrevesar aún más la historia. Encontrar las localizaciones es otra de las potencialidades de Game of Thrones, como así acertar de lleno con el casting, donde a personajes de lo más diversos, le han puesto cara y voz, un elenco entregado a la causa. Si además aparece un novedoso tratamiento del sexo y las relaciones carnales, con sus versiones ya fueran incestuosas, homosexuales o incluso en orgías, tenemos todos los ingredientes para configurar una ensalada que enganche al público, tanto conocedor y amante de los libros, como del que cae delante de la televisión, sin distinguir entre niveles culturales, nacionalidades u otras distinciones.


Los creadores de la serie David Benioff y D. B. Weiss han elaborado todos estos años con meticulosidad y empeño un lenguaje narrativo basado en la obra de George R. R. Martin. En ese lenguaje estaban codificados también el uso de recursos estilísticos usando los propios de los libros (secuencias tomadas de la literalidad de los capítulos de los libros, siempre titulados con el nombre de uno de los personajes, desarrollo de una trama pausada, y sobretodo, uso de los diálogos de los personajes muchas veces capaces de esconder su segundas y terceras intenciones), y alguna vez empleando propios del canal audiovisual de la televisión.
Durante las 4 primeras temporadas se mantuvieron, salvo unas pocas licencias argumentales, pegados a lo publicado. Game of Thrones cubría episodios, siguiendo el ritmo de los capítulos de Canción de Hielo y Fuego.


Pero llegó el momento en el que la serie supera a la saga, sobrepasa el tiempo y agotadas las páginas toca ahí improvisar y tener capacidad, en principio con el conocimiento y asesoramiento de Martin, de llevar un camino propio y resolver las tramas sin el recurso de las novelas.
Con el número de temporadas, capítulos y si me apuras hasta las horas de duración de cada uno de ellos marcados se hace necesario acelerar el ritmo para solucionar la trama y ver quién y por qué se sienta al final en el Trono de Hierro.
Es cierto, que la tremenda complejidad de la serie, en su producción y post-producción ha traído y traerá esperas muy largas, y la concentración de todo lo qué se quiere, y más importante, lo qué se necesita contar, en menos episodios tanto para esta como para la próxima temporada (aunque esta con anuncio de que cada episodio durará más de 80 minutos).
Hasta aquí todo, vamos a decir, normal. La correspondencia interna de la serie se va manteniendo, y pese a la natural pérdida de frescura con el devenir de las temporadas, se ve una línea natural en el tiempo y el espacio coherente. Es verdad, que personajes que antes tardaban hasta una y dos temporadas enteras en recorrer una distancia concreta, ahora van y vienen en cuestión de capítulos, incluso dentro del mismo episodio. Pero también es justo decir que muchos espectadores, incluso los que hemos leído los libros de Canción de Hielo y Fuego, deseamos, ansíamos ver el final de la serie y el devenir de nuestros personajes favoritos y de cada uno de los Reinos que componen Westeros.

[AVISO: AQUÍ VIENEN LOS SPOILERS]

[AVISO: AQUÍ VIENEN LOS SPOILERS]

Pero eso es una cosa y otra acelerar todo sin sentido, en un capítulo, porque si, cayendo en la incongruencia con el resto de la historia y en el caos en los planteamientos mentales con los que nos han presentado durante años a los personajes, y de los que nosotros mismos nos hemos compuesto. El penúltimo capítulo de esta serie es el ejemplo de ello.
Acostumbrados desde el primer momento a alcanzar el clímax narrativo en ese penúltimo episodio de cada temporada, el de este año, Más Allá del Muro, no iba a ser una excepción.
Tras 5 capítulos muy vibrantes en el que se había producido el encuentro que todo fan ansiaba -el de Jon Snow con Daenerys Targaryen- se acelera la acción hasta límites estúpidos. En un sin sentido, el Rey en el Norte, elabora una suerte de plan suicida para tratar de convencer a Cercei Lannister de la conveniencia de alianzas frente al Rey de la Noche, como si tras 55 capítulos no supiéramos de la maldad y el egoísmo de la melliza.
Así y aliado con la práctica totalidad de majaras de Westeros, forman un Escuadrón Suicida, que se adentra Más allá del Muro, a pie, en plena ventisca. Snow camina junto a Ser Jorah, y un recuperado para la causa Gendry, y con la Hermandad Sin Estandartes formada por Thoros de Myr y Beric Dandarrion, junto a El Perro, Sandor Clegane. Por supuesto, no podía faltar Thormund “Mata-Gigantes”, y unos cuantos salvajes sin nombre que cubren el papel de carnaza para osos No-muertos, que así se nos descubre la capacidad del Rey de la Noche para resucitar cualquier cosa.
El motivo de tal paseo por el campo no puede ser más rocambolesco: Capturar “vivo” a un No-muerto, y llevarlo luego a Desembarco, para que Cercei se crea los cuentos de la Vieja Tata.
Sin provisiones. Sin caballos. Bajo una tormenta de nieve. Tienen que separar de algún modo a un No-muerto ya que suelen viajar en grupo, volver al Muro, y atravesarlo, confiando en que se nos haya olvidado que “el Muro no es sólo hielo y piedra. Antiguos hechizos fueron tallados en sus cimientos. Magia fuerte. Protege a los hombres de lo que hay mas allá. Y mientras permanezca los muertos no pueden pasar”.
Bueno, pues quien nos iba a decir que se iban a encontrar a una especie de avanzadilla liderados por un Caminante Blanco, por lo que se lanzan a la batalla, cayendo éste bajo el ácero valyrio de “Garra” la espada de Jon Snow. Aquí se nos demuestra que los “re-vividos” por un Caminante blanco desaparecen cuando éste “muere”. Pero la casualidad da para que uno de los no-muertos, presumimos transformado por otro caminante blanco, quede en pie y acorralado por nuestros héroes. El plan está saliendo a la perfección.


Pero claro, todo era demasiado bonito, así que poco tiempo tardan en verse cercados por las hordas de no-muertos comandadas por el mismísimo Rey de la Noche. Tras ordenar a Gendry, quien recordemos nunca había estado Más Allá del Muro a que volviera al Muro para mandar un cuervo, para que Khalessi, volará con sus dragones hacia donde nunca había estado, los encuentre y los rescate, los protagonistas pasan, creemos una noche en el centro de un lago que se ha ido congelando.
La rompedora de cadenas llega con su camada, con su modelito de invierno impoluto, como Deus ex machina, justo en el momento en el que el Escuadrón Suicida está a punto de caer bajo las roídas espadas de los No-muertos, para a continuación pasar a fuego todo el escenario de esta batalla improvisada.
Hay que decir, que como casi siempre la factura técnica de filmación es sublime. Antológica. Hasta aquí ni un pero a como está rodado el episodio, pleno de espectacularidad y acción, pese a que hayan volado los artesonados lógicos que todos los seguidores de la serie y la saga nos hemos compuesto durante todos estos años.
Y es que las elipsis temporales pasan de ser molestas a claramente grotescas, cuando tras, suponemos una noche o dos noches, bastardo de Baratheon, cuervo y Targaryen sobre Dragones cubren las distancias para salvar a los protagonistas.
Pero volviendo a la acción, aquí llega el momento clave, y ya falla también la edición del capítulo. El Rey de la Noche, como un Jan Zelezny cualquiera, blande una jabalina de hielo. En la siguiente toma, tiene en el punto de mira a escasos metros a Khalessi sobre Drogón, con el resto de personajes con nombre subiéndose a sus lomos, y con un Jon Snow despreocupado dando espadazos sobre unos cuantos no-muertos que no tienen importancia. ¡Es que ni siquiera podemos decir que estaba salvando a alguien!
Pero nuestro antagonista demuestra verdadera humanidad contraviniendo todo lo que nos han contado antes, y en vez de acabar con el dragón que tiene más cerca, y de paso con la serie al zumbarse al 50% de los protagonistas, afina puntería sobre Vyserion que vuela despreocupado y chamuscando no-muertos a, yo que sé, ¿300 metros?
El caso es que con un salvaje alarido que hiela el corazón de todos y descompone el bello rostro de su madre, el dragón “azul” cae y tras sus últimos estertores se hunde por una brecha en el hielo en el fondo del lago.
Pese al dolor Drogón y Rheagal emprenden el vuelo de huida con los personajes principales, menos con un Jon Snow perdido luchando todavía sin saber por qué con unos cuantos no-muertos que lo llevan también al fondo de lago.
Pero tranquilos, que el guaperas no va a caer tan fácil. Sin saber por qué y usando la misma argucia narrativa que nos mostraron un par de capítulos antes, Snow sale del agua helada, con armadura y abrigo de los caros, para cuando volvía a ser sometido por sus enemigos, surgir otro Deus Ex Machina, ya repetido también. Interviene, como la temporada anterior, el tio Benjen, convertido en “Manos Frías” para darle su caballo y devolverlo a Guardaoriente. Al pobre tío que le vayan dando que nunca cayó simpático.


Con esta rápida secuencia de spoilers se puede ver un desarrollo atropellado e irracional que rompe los esquemas de todos nosotros, al demostrar por primera vez una estupidez humana sin límite en personajes que por contra, hasta ese momento y dentro de sus propias carencias, se habían mostrado coherentes. Nada cuadra. Todo es como si un niño de corta edad hubiera jugado con sus muñecos, pese a que se pueda enviar el no-muerto a Desembarco del Rey, y el precio pagado es excesivo.
El guión es una demostración en la que se premia la espectacularidad por encima de la inteligencia y la coherencia interna de la obra. Parece como si se quisiera contentar a los espectadores que en los últimos dos años han llegado en tropel imponiendo unos ritmos que no pueden ir con lo que este proyecto necesita.
Aquí tengo que decir que me hace gracia porque hay quienes dicen que en una serie donde hay dragones, zombies y demás, preocuparse por estas cosas es absurdo. Pero estoy radicalmente en desacuerdo.
El contrato no verbal entre los creadores de una obra de ficción es que ellos ponen las reglas, sean las que sean, por fantásticas y absurdas que puedan ser. Lo que no es de recibo es que a la mitad del relato, estas se obvien para resolver algún conflicto. Y esto es exactamente lo que han hecho con este capítulo.
Para ofrecer lo que el gran público quiere no vale con traicionar los esquemas argumentales que has creado previamente, no porque falles a fans que llevan siguiéndote desde hace años, sino sobretodo porque quitas lógica y sentido a todo el resto de la obra, que se ve deteriorada por un capítulo, muy espectacular si, pero cojo en cuanto a coherencia y verosimilitud con todo lo visto anteriormente.
Pero no todo queda aquí. La traca final viene tras las escena en que Jon Snow y Khalessi hacen manitas sobre la cama. Los no-muertos tiran de unas enormes cadenas, que nadie sabe de dónde se han sacado, del cadaver de Vyserion, al que nadie sabe tampoco cómo lo han conseguido enganchar, para que ya emergido el Rey de la Noche, lo pueda resucitar.
Ya tenemos el leiv motiv, de todo el capítulo que no es otro que el de proporcionar herramientas para que se desarrolle la última temporada, que eso si, promete espectacular, pero que abogamos porque mantenga la verosimilitud, la intriga y la cohesión con el resto de la serie y también con la saga literaria, de la que también esperamos las dos últimas entregas.


[continuará...]





No hay comentarios:

Publicar un comentario