viernes, 10 de octubre de 2014

El Ébola en España. Una historia de negligencia y amoralidad



En este momento agoniza la auxiliar de enfermería Teresa Romero primera infectada por ébola fuera de África y que sufrió el contagio tras trabajar, de manera voluntaria, como enfermera con los religiosos repatriados en el mes de agosto y que estaban trabajando a pie de campo en el foco mundial de la infección: El Golfo de Guínea. Este es otro éxito más del des-gobierno del #PartidoPutrefacto de #Españistan, otro repunte de la #MarcaEspaña: Conseguir infectar el ébola en Europa por primera vez.

Para llegar a esto me vienen muchas preguntas a la mente:

  • ¿Por qué se repatriaron dos misioneros religiosos infectados por ébola?
  • ¿Por qué no se dispuso un plan para desde las Canarias (territorio español más cercano al foco infeccioso) llevar todo lo necesario para efectuar el control y el saneamiento de estas dos personas, así como el del resto de infectados ya africanos (en la medida de las posibilidades y con la cooperación de la OMS, la UE, etc.)?
  • ¿Por qué el personal sanitario, que acudió de forma voluntaria (no lo olvidemos), no dispuso ni del material sanitario de protección (trajes especiales), ni del entrenamiento, formación y preparación adecuada para poder trabajar con la enfermedad siguiendo los protocolos reconocidos internacionalmente?
  • ¿Por qué el personal que atendió a los dos religiosos, una vez que fallecieron, volvieron sin ningún tipo de monitorización ni aislamiento o cuarentena a realizar su vida cotidiana?
  • ¿Por qué a pesar de que la auxiliar en enfermería, presentaba malestar general y un cuadro sintomático que entraba perfectamente con el del ébola, no se efectuó su aislamiento? Dicen que es que no comunico a su médico de cabecera y a las urgencias del Hospital de Alcorcón que había atendido a enfermos con ébola, pero lo cierto, es que ya en su historial clínico, esa información ya debería de aparecer, y ser considerada persona de riesgo.
  • ¿Por qué una vez que ya se le había reconocido como una persona en riesgo de estar infectada de ébola se le atendió en el Hospital de Alcorcón sin ningún tipo de protocolo para infecciones víricas ni las medidas sanitarias oportunas? Fue atendida como un paciente más.
  • ¿Cómo es posible que se enterará de que estaba infectada por ébola por la prensa y no por los responsables médicos?
  • ¿Cómo es posible que la ambulancia que la fue a buscar a su domicilio fuera una unidad medicalizada normal, sin ninguna diferencia a otra, sin ningún tipo de protocolo de aislamiento para el enfermo y los trabajadores? Más grave aún, es que después de atender a Teresa Romero, realizará 7 servicios de traslado más.
  • ¿Por qué se decide sacrificar a "Excalibur" el perro del matrimonio de Teresa Romero, pese a la declaración firmada por su marido para que el animal no fuera sacrificado, salvo que se probará su infección y que simplemente fuera aislado y tratado con la atención requerida, algo en lo que además muchos expertos médicos y científicos en la enfermedad estaban de acuerdo para poder realizar un estudio sobre el animal y su respuesta al virus?
  • Y una última pregunta que nos debemos hacer todos: ¿Por qué no nos hemos activado como sociedad, como seres humanos, con la crisis humanitaria que ha supuesto el estallido del ébola en África, concretamente en la Rep. Democrática del Congo y en la zona del Golfo de Guinea (en el triángulo selvático entre Liberia, Guinea y Sierra Leona) que llevan sufriendo desde abril de este año y que ha causado más de 6000 infecciones y 3000 defunciones según datos de la OMS ?
Y hay muchas otras preguntas y cuestiones de las que ya se ocupa en este artículo y que recomiendo leer.

Todo esto lo han denunciado los representantes de los trabajadores sanitarios, así como de las empresas subcontratadas en la sanidad pública madrileña, y por supuesto también, por la Marea Blanca, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, por una sanidad pública de calidad y garantista para todos y todas.

Sin embargo aquí estamos en la primera plana de todos los diarios europeos y mundiales, dando una vez más una imagen lamentable y dantesca que si que aleja a posibles inversores y turistas, y no las reacciones sociales ya sean manifestaciones o partidos políticos que quieren hacer oír la voz expresada del pueblo.

Es una política neoliberal de recortes y de entrega del sistema público de sanidad, de todos y de todas, garante de una democracia igualitaria, a empresas privadas, normalmente capitalizadas con fondos buitre, extranjeros en la mayoría de las ocasiones, de especulación, unido a la más absoluta incompetencia y a su conflicto de intereses (sólo desean desmontar lo público para entregárselo a sus amiguetes) de todos los dirigentes de la sanidad española y madrileña lo que nos ha llevado a esta situación.

Al gobierno católico que sufrimos en #Españistan no le importo una mierda la crisis del ébola en el golfo de Guinea hasta que no hubo un misionero, católico, español infectado. Hasta ese momento en la política de recortes del estado de bienestar y la cooperación internacional han visto mermados sus presupuestos, todo lo contrario que las concesiones a la iglesia católica o el presupuesto militar. Sin embargo, se repatrió a dos infectados de ébola sin las garantías necesarias.

Mientras a más de 800.000 personas se les ha negado la tarjeta sanitaria, lo que ha supuesto un grave peligro para la sanidad nacional, ya que se ha perdido toda la monitorización sanitaria de una parte importante de la población (incluso barrios-guetos enteros de nuestras ciudades) por algo tan subjetivo y artificial como que no tengan sus papeles en regla (lo siento, pero me parece indigno e inhumano considerar a cualquier ser humano ilegal), el gobierno del #PartidoPutrefacto tuvo a bien preparar a toda prisa un contingente militar, con toda la luz, bombos y platillos, para repatriar a los religiosos infectados y endosarlos en lo que antiguamente era el hospital de referencia en materia de enfermedades infecciosas (no sólo a nivel estatal, sino europeo), el Hospital Carlos III, obviando que ellos mismos son los que le han puesto el cartel de "Se Vende" desmontándolo de manera mezquina y con nocturnidad, para llevar su actividad más rutinaria y de primer centro médico para la ciudadanía al ya colapsado Hospital de La Paz, y dejar sus servicios, muchos de ellos de I+D, en manos de la medicina privada, que es para la que realmente trabajan.

Sufrimos la incompetencia de un gobierno de amigos y lameculos de Rajoy que nos llevan a una situación extrema de desmontaje del país, y de todos sus bienes públicos. Columnas de carga del edificio democrático y de la sociedad civil que garantizan, o garantizaban, cuestiones tan básicas como la igualdad de oportunidades. Sin encontrar la justicia social, vivimos en #Españistan una vuelta al pasado aderezada con las perlas de la indignidad, chulería y sinvergoncería, de supuestos representantes públicos, como la del Consejero de la Sanidad madrileña, que no tienen ningún problema el culpar a la propia enferma de su contagio, llamarla mentirosa, sacrificando a su propio perro, como si muerto el perro se acabará con el ébola, con el único fin de salvar su pellejo político, puesto que la vida, en términos crematísticos se la han procurado arreglar muy bien a costa de nuestros impuestos. 

La Casta auto-impuesta se aferra al cargo pese a lo probado ya de su incompetencia y sus conflictos de intereses. Cómo puede una persona corrupta, como la Ministra de Sanidad Ana Mato, probada y demostrada, que afirma no saber “que tenía un Jaguar en su garaje, gestionar la sanidad pública de todos”, además sin tener ningún tipo de formación, pueda gestionar la sanidad de todos. Su principal valor es ser del “grupo de Rajoy” a ver estado con él en sus momentos más duros, con una lealtad de hocico pegado a trasero, como la de su ex marido Sepúlveda, corrupto condenado, que estuvo chupando del frasco del #PartidoPutrefacto y que al igual que Bárcenas, no lo echaron hasta que el escándalo salto a los medios. Así es el partido que gobierna del país, incapaz de echar a los corruptos de sus filas y dejar de pagarles “sus nóminas”, y por lógica pues incapaz de gestionar cualquier institución.

La ideología neoliberal impregnada en el sentimiento fascista del #PartidoPutrefacto nos lleva a una situación límite. Se han encargado desde el primer día de destrozar todo lo que han tocado. La sanidad española, que estaba bien considerada internacionalmente por sus valores de atención básica y primaria, en materias de prevención, en atención a nuestros mayores y en pediatría, ya ha sido objeto de informes internacionales y de parte de revistas de prestigio en los que demuestran el grave riesgo para toda la población que ha traído la política de recortes que ha minimizado los materiales, las camas, no ha repuesto el personal sanitario que se ha jubilado, ha habido despidos haciendo que toquemos a menos médicos, enfermeros y materiales sanitario por cada millar de habitantes y en general las condiciones de todos los trabajadores del sistema público de salud han empeorado. Todo ello haciendo que el ratio de ciudadanos por médico aumente, así como disminuya la disponibilidad de materiales, utensilios y medicamentos para toda la población.

Además han entregado todos los servicios auxiliares a empresas privadas, concesionarias, que vienen de otros sectores (normalmente la construcción) en una suerte de concursos públicos opacos que tienen poco de democrático y si de favores a amigotes que lo están pasando mal con la crisis inmobiliaria.

Incapaces de dar las explicaciones oportunas y que son mínimamente exigibles a un organismo democrático, y que hacen que todavía no sepamos como Teresa Romero se ha contagiado, se atreven a insultarla y a faltar al honor a su responsabilidad tanto personal como profesional. Están acostumbrados a eso, a cargarles el muerto a otro, para poder seguir aferrado al cargo y sobretodo seguir cobrando. Sin embargo, desde agosto el personal sanitario ha estado denunciando como se había implementado el protocolo para atender a los dos españoles con ébola repatraidos. Y cuando la auxiliar de enfermería comenzó a mostrar los primeros síntomas no se produjo el necesario aislamiento ni las alarmas oportunas para gestionar todo el asunto. Ahora si reconocen que deberían de haberlo hecho.

Sufrimos las consecuencias del desmantelamiento y la privatización de la sanidad a costa de la salud de todos. Los recortes cuestan vidas e hieren el edifico democrático. En 3 años se han recortado más de 7000 millones de euros en sanidad; desde 2009 tenemos 57.000 facultativos, trabajadores menos, lo que afecta a las urgencias, la atención primaria y los quirófanos.

Sin embargo la salud privada, vive su edad de oro, y desde 2012, el último ejercicio en el que han dado datos ingresó esos casi 7000 millones dejados de invertir en la sanidad de todos, con un 37% demostrado que provenían directamente del sector público con las famosas y desgraciadas ya externalizaciones de operaciones y actividades básicas del sistema sanitario.

Y esa es la situación. La situación por la que hay que luchar para echar de nuestras vidas a estos amorales que mercadean con nuestra salud, nuestra educación, dependencia, seguridad. Con nuestros derechos y libertades en definitiva.

Y también debemos madurar ya como sociedad. Dejar de permitir que ocurran cosas como esta crisis del ébola en África, que están sirviendo muy bien para lasfarmacéuticas con remedios en el mercado. Si el ébola fuera una enfermedad que hubiera surgido en Europa o en América del Norte, donde la ciudadanía puede costear los medicamentos y vacunas, seguramente estaría ya erradicada. Pero lo hace en las zonas más pobres y míseras del mundo y sin embargo, hacemos como que no nos enteramos. 

Es hora de ser más humanos. Colabora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario