lunes, 21 de junio de 2010

Ella


Era el canto bello de su voz,
que se expandía, dentro de mi piel,
y sentía que moriría
antes de volverla a ver.

Cada noche sentada en el parque,
ella esperaba a su gran amor,
recordaba, sueños del pasado,
que se han quedado para siempre atrás.

No ha olvidado los años dorados,
en el que el tiempo la recompenso,
pero así mismo el destino actúa,
y lo alejo de ella, para no verlo más.

Desde mi ventana la veo llorar,
sin consuelo se aferra a la vida,
es su alma que quiere morir,
pero aun así siente su compañía.

Aun espera a su gran amor,
para abrazarlo por toda la eternidad,
sin hacer nada yo solo la veía,
comprendí que nada puedo hacer.

Con el tiempo, pasaron los años,
y aunque hace mucho no la he vuelto a ver,
en noches frías escucho su canto,
salgo a buscarla pero ella no esta.

Tomar tu mano para guiarte en esa obscuridad y regresarte de nuevo a la luz de donde deberias estar, donde se encuentra tu verdadero lugar

Ser tu guia
Ser tu Novio
Ser tu sosten
Ser tu esperanza

Donde encontrare a tal mujer si solo me limito a ver?

Cuando sera el dia que deje de soñar y despierte a ti, en ti, y contigo a mi lado

Cuantos dias cuantas semanas, meses decadas años
Cuantas vidas me tomara encontrarte?

Cuanto mas...

Se que buscar pero... donde?

Quiero me llene el sonido de tu voz
Quiero sentir el calor de tu frio
Quiero saber de tu piel
Quiero saborear de tus besos
Quiero sentir el tacto de tus manos de tus dedos
Quiero abrazarte
Quiero abrazarme en tus cabellos
Quiero llorar ya en tus senos
Quiero derramar mi sangre, Sangre nueva en tu abdomen

Quiero ser parte de ti...

Silencios de una noche negra
Gritos ahogados en el alma,
Desconsoladas palabras
Quieren escaparse con ella,
buscan alguna estrella solitaria
que quiera compartir su dolorosa eternidad
Se han enamorado del “no” ser
Y aun así ser mas…

Los sentimientos
Han seguido el camino del dolor
y buscan refugiarse ahora en alguna pena
para mitigar sus heridas...
(y no dar lugar a lo que sienta el corazón--)

Las palabras se han prometido
no callar mas sus tormentos,
juegan incasablemente con la vida
los sueños, la lujuria y la muerte,
y vagamente intentan
ahuyentar al amor.

Que les ha llevado a conocerse
el destino? el dolor?
Vivirán una fuerza insostenible
silencios que no callaran,
caminos ocultos…

¿Se arriesgan a transitarlo
Amantes de las penas…?
Pero los podría llevar al dolor...
A la muerte lenta…
Del corazón…


Habia estado toda una vida perdido y vacio. En la extrema soledad el viento de la noche ya se había quedado sin ramas que agitar. Todo era desierto, yermo y olvidado de placeres exiguos y victorias pírricas, en las grandes hazañas, y de derrotas amargas que habían perdido ya su sabor por acostumbrado el paladar.

Era ya mejor morir que seguir sufriendo, era mejor guardar las armas y dejar de luchar, no había estrella que orientase el futuro. Nada hacía y sentía marcar el camino. Por eso habiéndolo encontrado mi misión es cuidarlo, hacerlo eterno, dichoso y feliz. Sólamente como haces que me sienta.

No quiero sentir otra piel ajena, no quiero llorar más esta ausencia. Soy adicto a esa sensación que tengo contigo, al deslizar mi mano por tu piel, al besarnos. Me enamoro cada segundo de ese silencio entre el paréntesis de nuestros cuerpos. Quiero sentir tu alma tranquila en mi pecho; mientras mi espíritu se agita cuando te entorno sobre tus hombros, cuando mi pecho siente tu respiración, tu mariposa parpadeo aletear sobre mi corazón...

Entiendo los roces el dolor de sentirse solo, de sentirnos alejados. Bálsamo muchas veces vacío, con ganas de hacer juntos en la tierra los castillos que habitan en el aire. Me doy cuenta de que no quiero una vida al teléfono, de escasos días en la monotonía de no disfrutarnos, de no amarnos. Cada día y cada noche se me hace más díficil hacerme a la idea de que no estamos juntos. Eres lo mejor que me ha pasado, la única persona que me hace o ha hecho sentir el amor, como algo grande, único y especial.

La peripecia de perdir perdón desde la distancia. Sin en el consuelo de tu sonrisa, sin el reparador de un beso... Más fácil que antaño seguro que es, más emocionado que nunca estoy.


Amar en la noche con esencia,
tranquila y petrea en esta ausencia;
el dolor infrigido sin causa previa.
No quiero ser listado en un sarcofago.
No quiero morir entre llantos,
Sólo me espera la labor de reconfortarte
Sólo puedo pedir una noche más para amarte.

Me queda el camino de cumplir mi deseo;
que es ver tu felicidad, tu sonrisa, cada día...
reconfortarte en cada noche de este frio que esta
ya en mis huesos...

Sé que el futuro es nuestro. Que la felicidad se conjuga en nosotros.
Espero tu alma encaminada al deseo,
la flor deshojada yerma y amarilla,
que me antoja un beso;
no el último, nunca el póstumo, sólo el siguiente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario