jueves, 3 de junio de 2010

Silencio olvidado




El joven Amor yace durmiendo
Bajo el mayo de cada año,
Entre los lirios bañado
Por su tierna luz:
Blancos corderos pastorean,
Blancas palomas tejen sus nidos,
Y alrededor de su sueño
Los arbustos de mayo son blancos.

Suave es la almohada de musgo
Para una suave mejilla;
Las hojas lanzan sombras
Sobre los ojos cansados:
El viento y las aguas
Crecen abatidas y apenas hablan;
Allí persiste el crepúsculo
Estirándose en los cielos.

El joven Amor yace soñando;
¿Pero quién conoce su sueño?
Un sol perfecto
Sobre la cima del bosque,
O una luna perfecta
Sobre el arroyo escarpado;
O un silencio perfecto,
Una canción sobre los labios amados.

Se queman aromas en torno a él
Hasta llenar el aire soñoliento;
El silencio baila alrededor,
De un lado a otro;
Pues en el despertar
El paisaje no es tan bello,
Ni el silencio ni la canción,
Ninguno es como en el sueño.

El joven Amor yace soñando
Hasta que los días del verano mueran;
Soñando y lamentando
Lejos en un sueño perfecto:
Él ve la Belleza del sol
Sin observar hacia arriba,
Y saborea la fuente
Indeciblemente profunda.

Él es la música perfecta
Que huye hacia los sueños;
Y a través de las pausas
Calma un silencio perfecto:
Pobres las voces de la tierra,
Del este al oeste,
Y pobre la quietud de la tierra
Entre sus delicadas gemas.

El joven Amor yace dormitando
Lejos de la muerte;
Frías sombras se atraviesan
Sobre el rostro durmiente:
Así cae el verano
Con un delicioso aliento cálido;
¿Qué habrá de darnos
El otoño en su lugar?

Acercaos a las cortinas
De la planicie siempre verde;
El cambio no puede tocarla
Con sus dedos oscuros:
Aquí las primeras violetas,
Tal vez un lirio perdido
Con una paloma, quizás,
Retornen a descansar.

El silencio inevitable del despertar de la vida
Rompe la molestia y mi sentido camina.
No siento más que mis pies llevándome a la orilla,
Una orilla que me muestra la verdad y la mentira

Un recuerdo estremece tras otro que emerge
No hay destino aquí se me asemeje
Puedo tener mi vida en un equipaje que deje
Solo se me castiga, por la verdad hereje

Se vacían mis recuerdos y pertenencias,
El corazón y algunas vivencias.
El amor que se desparrama por mis antiguos pasos
Se quedan ahí, un linaje en descendencias.

Que escriben mi vida en el silencio que habita,
Un momento y una fecha en mis venas
Que se marcan en cada calle que se agita
la ventosidad de la niebla en mi mente,
cuando no es nada lo que hay,
Es un sueño y una vida decadente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario