martes, 13 de abril de 2010

Y seguimos tragando...


Empecemos...

Y subir el Salario Mínimo Interprofesional a los 6.000 €, aunque esto se podría revisar.
Y subir las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social al 100%.
Y cláusulas obligatorias en los contratos según las cuales esté prohibido despedir a ningún trabajador mientras la empresa no entre en quiebra técnica.
Y la devolución a favor del Tesoro Público del 10% de los dividendos repartidos entre los accionistas por cada trabajador despedido por la empresa de la que tengan acciones.
Y…
¿Que se me ha ido la olla? Bueno, a éstos también, y están negociando con el Gobierno.

Y continuemos...

Resulta que el 1 de enero de 1999 entraba en Euro en España. Por aquel entonces en verano curraba de camareta explotao y sangrao y entre bruto, bestia y horas cobraba 150.000 pesetas. A día de hoy soy informático, programador web y cobro 900 euros de base. Cualquier inocente diría que si no ha subido el IPC pues no habría problema, que se cuidó del redondeo al alza, etc., etc., etc. Pero la realidad es mucho más dura. 10 años después de su entrada las monedas de 1 céntimo y 2 céntimos no sirven para nada. Los precios no es que hayan sufrido un redondeo hacia arriba sino que se han equiparado a su valor en pesetas. Es decir, una barra de pan que podía costar 60 pesetas, resulta que ahora cuesta 0'60 céntimos, es decir 100 pesetas de las de antes. Y así con todos los productos.

Si a esto de lo que nadie habla o todo el mundo calla, le añadimos la burbuja inmobiliaria, la dictaura del capital bancario, las mentiras y amenazas de inversores y especuladores, la manida crisis internacional y otra serie de factores de tipo más local (como pueda ser el nefasto estado de la educación pública o la corrupción) llegamos a esta situación.


Y seguiremos relatando como vemos, sobrevivimos y encontramos pequeñas y cotidianas soluciones hasta que bien de manera individual o más como un Estado o como un planeta, lleguemos todos a la conclusión y el éxito: desmontar el capitalismo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario