viernes, 18 de agosto de 2017

Condena a la barbarie





Las Ramblas, esta mañana del 18 de agosto, el día después del atentado. Foto: @OlmoCalvo #NoTenemosMiedo
Una breves líneas cargadas de dolor, indignación y rabia. Una condena, una repulsa de un nuevo atentado terrorista. Otra masacre indiscriminada, injusta y atroz. Esta especialmente cercana, en Barcelona.
Mi solidaridad, apoyo y ánimo a todas las víctimas, sus familias y amigos... A toda la ciudadanía de Barcelona, la sociedad catalana, española y europea en su conjunto y a todas las personas bien intencionadas, que con independencia de su origen, creencias e ideologías, rechazan la violencia y lloran, lloramos, con consternación y dolor por lo sucedido.
Conviene usar estas letras para recordar a las víctimas también del resto de atrocidades terroristas perpetradas por Daesh que en el último mes están sucediendo por todo el mundo (Afganistán, Camerún, Egipto, Filipinas, India, Irak, Kenya, Nigeria, Pakistán, Siria, Somalia, Yemen, etc.) y que por razones que no voy a relatar aquí ahora, pero que en otras ocasiones ya lo he hecho, no llegan a nuestros oídos y no parecen merecer los minutos de silencio, las condolencias y condenas.
Por último, un llamamiento y lamento, y no es el primero que hago, para que seamos más humanos, más sensibles y ante situaciones como estas, o ya cualquier otra, no saquemos el móvil para grabar y "compartir" imágenes que hieren la intimidad de las víctimas, su seguridad y suponen además un atentado, otro, al sentido común.
Si estas ante un atentado, un atropello, alguien está a punto de morir, herido o con un ataque de ansiedad, y pasas a su lado, te quedas junto a esa persona, dándole apoyo, protegiéndola, pides ayuda, aportas esa ayuda en la medida de tus posibilidades y conocimientos, con responsabilidad y humanidad. No le grabas. No lo pones en las redes. Porque haciendo eso demuestras tu inhumanidad, tu egoísmo y tu imbecilidad congénita y la adquirida con el mal uso de las redes sociales y las nuevas tecnologías.
Debemos y nos mostraremos unidos ante la barbarie y la cerrazón de cualquier tipo y cualquier sentido. Dejemos trabajar a las fuerzas de seguridad e inteligencia. Frente al terrorismo y el fascismo, sólo vale una defensa de la legalidad, la democracia, la libertad, la paz y la valentía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario