lunes, 27 de junio de 2016

Para vencer hay que convencer

(éste texto fue escrito el pasado lunes 23 de mayo. Lo publico ahora porque necesito expresar lo que siento y dejar claro mi posición ante lo sucedido a nivel individual)

(Lo publico ahora porque no he querido que torpedeará o mediará la candidatura de Unidos Podemos en Salamanca)

(la foto es de la mañana del 8 de junio, donde Jorge Lago tomaba el café en una terraza del centro de Salamanca)

Tengo que ponerme a escribir enrabietado, desilusionado, engañado y francamente defraudado. Tengo que ponerme a escribir primero para ordenar las ideas que se agolpan en mi mente. Después para explicarme porque desde hace un año no soy un ciudadano, de izquierdas, más. Y también y sobretodo, porque debo de ser coherente con mi forma de pensar, respetuoso con el fondo de las formas y generoso con las explicaciones a la ciudadanía sobre la situación que en nuestra provincia, las gentes de izquierda, estamos viviendo en estos momentos.
Ayer a mediodía, estaba ilusionado, con muchas ganas de empezar a trabajar con las gentes de Podemos Santa Marta para generar una campaña electoral que sea rica, resulte atractiva y acerque una candidatura de confluencia por ganar el país, y más concretamente esta depauperada y acomplejada provincia.
Hace menos de un mes, cuando se empezó a discutir la posibilidad de la confluencia entre Izquierda Unida y Podemos, dejaba aquí mis reflexiones. Entre ellas destacaba, con el número 4 Por escrito y firmado, donde decía “Es necesario, circunscripción electoral por circunscripción, componer las mejores listas electorales posibles, con el compromiso claro de ganar todos los escaños en juego, pero sabiendo disponer las piezas para tener la representatividad que merecemos."
Evidentemente, y así lo decía en mi escrito de hace un mes, es posible que un proceso de primarias, que debería de ser a lo que aspira y defienda cualquier candidatura de izquierdas moderna y responsable, se viera solapado e imposibilitado por la premura de los tiempos ante la convocatoria de elecciones al 26 de junio. Es casi seguro que las garantías democráticas y del sentido común se verían muy comprometidas con tan poca base temporal. Pero eso es una cosa y otra es trolear y saltarse los estatutos. Los propios y los ajenos.
Tampoco, y quiero que quede claro, comulgo con la irrespetuosa actitud de la dirección provincial de Izquierda Unida Salamanca para con sus propios Estatutos que han violado sin ningún remilgo para colocar a personas afines a la sintonía política de la nueva dirección, en la papeleta de la candidatura.
Vuelvo a decir algo que ya he dicho en varias ocasiones: Si mi partido, Izquierda Unida, decide una confluencia o una persona para una representación, siempre que tal decisión se haga con respeto y valía a los estatutos que entre todos hemos decidido, aunque pueda existir el disenso y la discrepancia, yo defenderé lo que las mayorías han decidido. Y si ese es mi mensaje para con mi partido, lo mismo exijo para los demás con los que hemos confluido o se pretende.
Pues bien, ahora tengo con la rabia de la desilusión y el hartazgo de la mezquindad escribir aquí para dar a conocer que ha cambiado.
Podemos, mejor dicho el círculo de la Complutense trasladado ya al Congreso ha decidido colocar a un "cunero" (como se conoce en el argot a aquellos que se presentan por una circunscripción electoral con la que no tienen nada que ver) como cabeza de lista para el Congreso por Salamanca. El dedo mesiánico de Pablo Iglesias ha hablado y ha adjudicado a un tal Jorge Lago, la responsabilidad y el honor. Una vez más, no voy a entrar más que lo justo para calificar lo que hace otro partido político, pero qué autonomía, qué soberanía, qué legitimidad le queda a la asamblea o el círculo de Podemos Salamanca, toda vez que en la decisión más importante son desautorizados y ven como les imponen desde Madrid a "su" candidato. Yo lo tendría claro. De hecho lo tengo claro.
¿Necesita Salamanca esto? ¿está decisión? ¿un posible representante político sin nada que ver con la provincia y sus gentes? Desde luego que no. La situación de esta provincia es calamitosa y deleznable. Siempre olvidada, lastrada y moneda de cambio. Con su lamentable actitud servil y acomplejada lleva años sufriendo el peor de los desgobiernos. El del déspota, el de los corruptos insensibles seguros de seguir mangoneando en tierras y sobre gentes dóciles que mantienen un espíritu desinteresado de la política y en perenne critica y competencia con el vecino. Todo esto se ve y se siente sobre una capital de provincia, Salamanca, desvencijada, terreno de lucro incesante para los mismos caciques de toda la vida o para los nuevos que la ven como una zona sin más ley que la del poderoso caballero don dinero. Un área metropolitana, dividida, des cohesionada y sin pertenecía de ningún tipo. Y un mundo rural arruinado y abandonado a su suerte, por Diputación, cortes regionales y mucho más por gobiernos centrales.
Salamanca necesita un candidato al Congreso, mejor dicho 4 candidatos al Congreso y 3 al Senado que conozcan y comprendan la política, la economía y la sociedad de la provincia y sus distintas realidades. La realidad y los retos de la Universidad. El inexistente tejido industrial de la provincia. El envejecimiento. El problema de vivienda en Salamanca ciudad. La situación de los mataderos de Guijuelo o la zona fabril de Béjar. El futuro de Ciudad Rodrigo y las comarcas trasnfronterizas. El dilema en las Arribes, el del Campo Charro o en Aliste. Qué pasa en el alfoz salmantino. Cómo es su transporte, sus relaciones. Cuál es la situación medioambiental de la provincia. Y estos son sólo unos pocos de los muchísimos temas.
A nivel interno y local, en Izquierda Unida Santa Marta de Tormes, en nuestra Asamblea Ordinaria de Mayo decidíamos, el viernes 20 de mayo, por unanimidad iniciar en cuanto el Consejo Político Provincial de IU diera el visto bueno, los contactos con Podemos Santa Marta, para desarrollar el trabajo de organizar una campaña electoral. Una noche de pegada de carteles conjunta, un acto central de campaña, repartos en la calle... Incluso el buzoneo de un boletín propio IUnforma, donde a la información local del trabajo del partido y la situación de Santa Marta le añadiríamos la petición del voto a la Confluencia Unidos Podemos. A un candidato, en nuestra provincia, que no es de nuestro partido.
Pero todo, al menos para mi, ha cambiado. Considero más importante que cualquier otra cosa, mi propia coherencia.
Y las actitudes caciquiles, despóticas como los dedazos, los cuneros y los transfuguismos no quiero que se asocien jamás a mi persona. Por lo tanto a expensas de lo que decida nuestra asamblea que ha sido convocada de manera extraordinaria, desembarcó del compromiso de ese trabajo militante con la confluencia Unidos Podemos. Para ello ceso del comité de campaña elegido en la Asamblea previa, y dando paso a otros compañeros y compañeras militantes que quieran y se vean con fuerzas para participar en la campaña de Unidos Podemos.
No nos jugamos las próximas elecciones. NO. Nos jugamos los próximos 30 años, y sin embargo Podemos, su élite directiva, han decidido a más de un mes de la jornada electoral, perder, o mejor dicho, no competir por un diputado en liza en Salamanca, cediendo tal puesto a otras fuerzas que no tienen ningún miedo a que las cosas sigan como están.
No sé cuáles van a ser las listas en el resto del estado español, pero con ejemplos como éste, me arrepiento profundamente de haber hecho campaña interna en IU por la confluencia con Podemos. Me arrepiento, no porque haya perdido vigencia o considere ilusorio o fracasado el modelo de estado que deseaba y deseo. En absoluto. Es vital y necesario que las fuerzas progresistas, políticas y sociales, de este país, se empoderen y cambien el dantesco espectáculo que es la realidad de España. Pero como todo en la vida, el debate entre las formas y el fondo, lo es todo, y no se puede pretender o intentar convencer a la ciudadanía de regeneración, cambio o revolución democrática, si para llegar a la casilla de salida, se cargan las alforjas con las mismas técnicas, triquiñuelas y caciquismos de los que se han considerado casta.
De hecho aquí estoy enfadado, con mi voto indeciso y mi renuncia a participar en esta pantomima, viendo como los que se dicen que venían a regenerar la política y eran herederos del 15M, perpetran otra traición más al espíritu (idealizado) del 15M y usan las mismas formas que el PP más rancio y el PSOE más caduco.
Por todo ello y ante la situación que nos han impuesto, pido vuestro apoyo para recuperar la autonomía que las distintas fuerzas de izquierda de Salamanca, jamás debieron perder, así como para ganar la dignidad que nuestra provincia y sus gentes merecen.



Ángel Luis Domínguez, concejal de Izquierda Unida – Los Verdes en el Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes
Santa Marta de Tormes, lunes 23 de mayo

No hay comentarios:

Publicar un comentario