jueves, 16 de julio de 2009

Y en medio de la locura, alguien puso cordura

Qué en tiempos de crisis económica el despilfarro y la hipocresía futbolera actué una vez más, como opio de la plebe, y esta pueda olvidar sus miserias simplemente por el baile de unos milloncejos o de unos abdominales, puede molestar, pero nunca sorprender. Ya se sabía que el tio "Floren" iba a sacar una vez más a relucir su chequera y convertir el mercado futbolístico real, en una orgía de billetes y transfer más propia de la ilusión de un Pc Fútbol que el de un mundo globalizado y en recesión. Pero resulta que siempre sera más probable el axioma de dinero llama a dinero que el de cordura y así aparecen paradojas de diversa índole.

Por un lado ante la catársis blaugrana, y sumándole la llegada del "mesías" del ladrillo, el Madrid, sabía que para recuperar su nivel histórico (dudo que lo logren en el futbolístico, en el económico pero si que lo han conseguido en el de asquito que me dan) no valía con un galáctico por año, y antes que mediar salida a tanto paquete, herencia del Gominas y el del billete de dólar, y provocar entrada de tanto hombre necesario, se lanzaron a por el nombre, la venta de camisetas o el marketing. Kaka, Cristiano Ronaldo y Benzema, o lo que es lo mismo 200 millones de Euros en 3 nombres, siendo el portugués el que se lleva la palma, por los 96 millones que recibe el United (y 14 su representante). La calidad futbolística no se discute. Habrá que ver si la suma de individualidades hace un conjunto, y lo más importante si es capaz de ganar al Barça... Pero es que tampoco me salen los números, porque si resulta que para cerrar estas contrataciones, Caja Madrid (es decir, BBVA y más decir es, 62% PP y 36% PSOE) rubrica un préstamo para tales menesteres, no sé si el Madrid conseguirá cuadrar sus cuentas. El aval bancario se ha hecho imperecedero y con vender camisetas, perfumes, o audis A6 no va a valer. Y es que si que son conocidos por todo el mundo, al igual que la marca Real Madrid, pero no creo que los inmigrantes en patera que llegan a nuestras costas, o los irakíes que vuelan por los aires tras un atentado, y visten camisetas de los clubes punteros europeos, compren sus prendas precisamente en la tienda Adidas o Nike de Bagdad, Dakar o Bamako... Una vez más, cosas de la globalización.

Me hierve la sangre ver como para las auténticas chorradas hay pasta. Resulta que parte importante del dinero que TODOS hemos puesto, sin preguntarnos, para que el sistema bancario y las cajas se salven, va a ir a parar a Inglaterra, un despacho de Oporto y unos niñatos y polígoneros. Es así y evidentemente no van ser noticias de cabecera que a los borricos que solo leen las letras gordas del Marca y compañía les vaya a interesr/entender o lo que es peor, necesitar.

Pero dentro de la vorágine de pasta, que va y viene, y de la que el Barça por necesidad mediática se ve envuelto a participar, nos ha aparecido un ejemplo de todo lo contrario. Un ejemplo que personalmente me llena y enorgullece.

Ya había dado muestras de una tremenda profesionalidad, entrega a unos colores y sentimiento de "sentirse a gusto" cuando su club, al Juventus, fue enviado a segunda división por el escándalo Moggi. Mientras nombres como los de Ibrahimovic, o Cannavaro emprendían la huída en favor de la pasta, y no eran canelones precisamente, él, Buffon, Trezeguet, Camonaresi o Del Piero, pasaron su "añito en el infierno" con tal de devolver a la "vecchia signora" a la élite. Lo lograron y tras esta temporada, ya con 34 años, decidió meditar si colgaria las botas, o si iba a acabar su carrera en el club donde despuntó, el Slavia de Praga. Habló de Pavel Nedved. El polivante, potente, técnico y trabajador mediocampista de la selección checa, que me enamoró en aquella Eurocopa del 96, junto a Berger, y que ha dado una muestra más de compromiso para cerrar su carrera.

Resulta que hace un par de semanas, ese condumio también de mover pasta que forman Moratti y Mourinho en el Inter, le ofreció un contrato de 4 millones de euros por dos temporadas, pero con libertad para retirarse al final de la primera. Nedved, liberado de su compromiso con la Juve, ni se lo penso, y afirmo con rotundidad que en Italia no jugaría nunca en un equipo que no fuera la Juve, y que si no juega en su equipo primigenio, lo que hará será retirarse. Ole tus huevos!!!!

No puedo dejar de rasgarme las vestiduras, y con ellas algún jirón de piel. De acuerdo que el fútbol profesional es una actividad económica (excesivamente lucrativa e hipócrita en su élite); Correcto que los futbolistas tienen una vida profesional corta y deben maximizar sus benéficios (porque no les enseñan a gestionar sus riquezas ¿?) y por supuesto que todos, en nuestro campo profesional, hariamos lo mismo, de irnos a donde más nos pagan. Pero me joden mogollón todos aquellos "besa-escudos", vitores, gestitos a la grada, de qué yo soy el más enrollao, el más ultra. Siempre seré del atleti, del madrid, del barça, del racing... No joder, sois de la pasta, y tenéis que admitirlo. Por eso que haya gente como Eto'o o Nedved me llena.

Jugando al fútbol soy (o me gustaria ser como Nedved). También me encantaría tener su melena... pero ahora mi objetivo es ser igual de coherente que lo es él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario