jueves, 8 de enero de 2009

Ni a los niños deja en paz



Se acabaron las navidades y con ellas el espíritu navideño que no ha impedido a Israel seguir masacrando Gaza o a los distintos neo-cons suplicar ahora que les atizan las deudas la intervención estatal (qué pasa con los beneficios, qué hasta el porno esta "jodido"), y que ahora ausente evite que personajes arcaicos y retrógrados sigan perdiendo ocasiones en las que estar callados. Uno de ellos y el que mas chascarrillos produce a la par que mayor grado de indefensión y temor en el izquierdista de pro que escribe es Esperanza Aguirre, que después de superar el atentado de Bombay de hace un mes, con gallardía, que no Gallardón, hortera vestimenta y todo ello sin sucumbir ante los flashes que dibujan a la nueva heroína hispana, la que va a salvar España, coño.

Pues no se le ha ocurrido a la adalid del liberalismo criticar, sin ver ni in sitú ni por televisión, la cabalgata de reyes que el pasado día 5 de enero se escenificó por el centro de la capital, tras los preparativos llevados a cabo por Ayuntamiento de Madrid, voluntarios y no menos importante centros comerciales y organizaciones privadas que quieren vender... La llamo Carnaval y alejada de los tópicos navideños cristiano-católicos. Lo hizo además en "Tele-Espe" ese medio de difusión de doctrina liberal-apostólica-nacional-católica-romana que se ha convertido la Televisión pública madrileña, que sigue siendo financiada por todos los madrileños, pero responde a los intereses del ala más retrógrada de la sociedad española, llena ella de fascistas y economías que no tienen pinta de sufrir los rigores de la crisis, ni en navidades, ni tampoco en rebajas.

Ya ha obtenido respuesta "oficial" por parte del segundo de Gallardón (anhelamos tu mensaje, mesías del centro), defendiendo la festividad que trato de promocionar valores medio-ambientales o de comercio justo, aunque eso sí, sin olvidar la contribución y publicidad que buscan los centros comerciales, que sueltan un dineral por verse anunciados en tan manido escaparate. Sin saber si niños y niñas madrileños y residentes lo disfrutaron o se adecuó a lo que necesitaban, se podría criticar la politización de todo lo que se hace en la vida pública de este país, en el que cualquier acto, que es financiado por corporaciones públicas, sirve de altavoz para las consignas del que se encuentre, no siempre momentáneamente, en el poder. Por favor, dejemos ya de politizar todo lo que se ve en la calle, la televisión o internet, y centrémonos en el mensaje y en a quien va dirigido, a parte de la agradecida salud mental que esta cansada ya del rifi-rafe de posiciones, sin ideas ni criterios, pero cargada de desprecios y bajeza moral que han colapsado la vida política.

Y más deterioro cuando las disputas internas de los partidos salen a relucir; porque todavía no se ha rapiñado a Mariano, unos y otros aprovechan cualquier momento para posicionarse y tratar de arañar los votos, primero los compromisarios (jeje, como molan los partidos democráticos como el PP) y luego los de todos, subiendo la gravedad del mensaje para poder abrazar los extremos; sobre todo ese que sigue la sotana y tiende a vestir a todos sus hijos igual, cual colegio de pago, para ir el finde al centro comercial en el todo terreno y maldecir que el chalet le quede tan lejos... Una cabalgata de Reyes esta dedicada a la infancia, y no vale ni pedir los JJ.OO. ni tampoco puede ser una misa. Tampoco hace 2000 años había Corte Inglés, pero seguro que Aguirre ve bienvenidos los dineros que las superficies comerciales "invierten". La señora condesa de Murillo hubiese preferido una misa de campaña pagada con el dinero de los contribuyentes. Tan constitucionalistas que son que no respetan la libertad de culto y el ateísmo de las instituciones. Esto es una costumbre y no un acto religioso. Tampoco es que las inauguraciones de hospitales "púbilcos" en la comunidad de Madrid sean "normales", ya que entre las protestas de usuarios y trabajadores más bien parecen sainetes de los hermanos Álvarez Quintero en los decorados de Hospital Central.

Pero que vamos a esperar de semejante especimen que nos dejo para la posterioridad y el mapa de trenes de Renfe, la siguiente historia: EL PELOTAZO VIAJA EN AVE;

¿Sabías que el Ministerio de Fomento del Partido Popular creó y encargó a un organismo autónomo pero dependiente de este Ministerio, el G.I.F. (Gestor de Infraestructuras Ferroviarias), la ejecución de las obras del ave Madrid-Barcelona?. ¿Sabías que la principal empresa a quien el G.I.F. adjudicó realizar las multimillonarias obras del AVE Madrid-Lleida es una UTE (unión temporal de empresas) constituida por la empresa Cobra y por una empresa italiana del grupo de Berlusconi? ¿Sabías que esa operación tuvo un comisionista que se embolsó
8.000.000.000 Pts. (Ocho mil millones de pesetas de las de antes), o lo que es lo mismo, 48.000.000 de los actuales euros, por intermediar entre las empresas adjudicatarias y el G.I.F.?. ¿Sabías que el nombre de ese comisionista es Alejandro Agag? ¿Sabías que Agag contrajo matrimonio con la hija de Aznar, en el Real Monasterio de El Escorial, en presencia de Berlusconi como invitado de honor, en una ceremonia que puede calificarse también de Real por el protocolo y los gastos derivados para el Estado?.

¿Sabías que el AVE en Guadalajara, no para en Guadalajara capital? La parada del AVE en Guadalajara está en el pequeño pueblo de Yebes (239 vecinos censados) Este municipio está a 10 minutos en coche de Guadalajara capital, por una vieja y tortuosa carretera de carril único. Sabiendo que el tren normal de Guadalajara a Madrid tarda 37 minutos, y que el AVE “solo” tarda 27 minutos (y que el billete del AVE vale mucho más), parece claro que nadie de Guadalajara va a ir a Yebes a coger el AVE. Entonces, ¿qué sentido tiene hacer la parada del AVE en Yebes pudiendo hacerla en Guadalajara?.

El negocio arranca en 1998 cuando el PP decidió colocar la única estación del AVE Madrid-Lleida, a su paso por Guadalajara, en Yebes. La decisión favorecía a Fernando Ramírez de Haro Valdés, esposo de Esperanza Aguirre, Conde de Murillo y Grande de España, descendiente directo de Felipe el Hermoso, y a su familia que poseen en este municipio y en sus aledaños miles de hectáreas. Ramírez de Haro y sus hermanos tienen 1.610 hectáreas repartidas en cinco fincas. Se las compraron en 1987 a su madre a cambio de una renta vitalicia anual escasamente superior
al millón de pesetas. El precio de este suelo rústico, que aún no ha sido recalificado, sería hoy de 1.000 millones de pesetas. El importante desarrollo urbanístico que está experimentando por la llegada del AVE puede multiplicar esa cantidad. Otro cantar es que las cifras de Renfe en el 2005 demuestran que apenas se utiliza la nueva estación. Entre enero y octubre de ese año sólo hubo
135 pasajeros de Atocha a Guadalajara-Yebes (así se llama el apeadero) y 94 en sentido inverso.

Pero la más beneficiada de estas revalorizaciones es la tía del marido de Esperanza Aguirre, Teresa Micaela Valdés. Los andenes de la estación del AVE han ido a parar a sus tierras. Después de las pertinentes expropiaciones de Fomento, ella ha decidido construir una urbanización, Valdeluz, de más de 9.000 viviendas. Los terrenos de esta futura urbe en Yebes, más conocida como “Avelandia” fueron recalificados en 2001.

Y después de este fantástico relato que se suma a todos aquellos que pueden beatificar a la Gran hija de puta, no olvidemos el "fichaje del año", Neira, el célebre profesor universitario, al que todos deseamos la más pronta recuperación será el nuevo presidente del Consejo Asesor del Instituto contra la violencia de género. Por supuesto que se lo merece, pero, ¿es esto un galáctico en la candidatura de Aguirre?... como está el patio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario