jueves, 5 de noviembre de 2015

Recuerden, Recuerden.. el 5 de noviembre...



Recuerden, recuerden
el cinco de noviembre 
Conspiración, pólvora y traición.
No veo la dehora y siempre es la hora
para evocarla sin dilación

Con esta frase empieza V de Vendetta. La película del año 2006 y dirigida por James McTeguie bajo un guión y producción de los hermanos Wachowski, responsables y creadores de la saga Matrix, en su momento más espléndido, que vinieron en este caso a adaptar una novela gráfica de Alan Moore (una más) y que funcionaba en principio como un nuevo producto hollywoodiense, una muesca más de producto de consumo y ocio que reniega de la trascendencia y el despertar de conciencias.



Pero eso es sólo en principio. V de Vendetta no deja indiferente a nadie. No puede hacerlo. Y menos en nuestras sociedades de consumo y vacío del discurso político. De fascismo capitalista demoledor con las libertades. Y de la respuesta, lógica, soberana y legítima a la reacción. A la rebelión. Porque la opresión, la corrupción y el fascismo han de traer de manera indivisible la lucha, el convencimiento, la propagación de las ideas y los aires de cambio, libertad e igualdad.

Inspirada por el personaje histórico de Guy Fawkes, un británico católico que el 5 de noviembre de 1605 en la Conspiración de la Pólvora intentó volar el Parlamento para exigir el fin de las persecuciones religiosas, el libreto original, el de la novela gráfica de Alan Moore presenta la historia de un anti héroe, V, que surge como un fruto del propio sistema con la misión y el deseo de salvar de la represión a los ciudadanos y ciudadanas de una Inglaterra totalitaria fascista de un futuro próximo y reconocible. Con el paradigma de 1984 de Orwell, Moore desarrolla una sociedad controlada por un líder autoritario, Adam Sutler, divinizado bajo el culto a la personalidad y la fuerza del partido único, Fuego Nórdico (North Fire) cuya obsesión es “Recordar a todos porque nos necesitan” para justificar la supremacía del poder fascista, y donde los habitantes son vigilados por cámaras, reprimidos por policías secretas y funcionarios turbios y corruptos, donde no existe la libertad de prensa u opinión y la disidencia se paga con la desaparición, el presidio y la muerte. El cómic de Moore inspirado durante el reinado del terror de Tatcher con la ola de neo-conservadurismo iniciándose y penalizando y desligitimando la lucha obrera, pronto acaparó el interés de los hermanos Wachowski en su adolescencia para años más tarde llevarlo al cine, bajo el escepticismo del autor, un Alan Moore que ya había visto como otras obras suyas, como La liga de los hombres extraordinarios o Desde el Infierno habían resultado desdibujadas y deslavazadas historias poco en común con las obras extraídas de su pluma y pincel. Al final sentiría la misma desazón por los cambios en la historia, fruto para dar mayor empaque político e ideológico a la película, lo que llevaría a un nuevo desazón de Moore con la industria del cine, no satisfecha hasta la llegada de 300.

Y es que de esta historia en papel a la filmada en celuloide existen diferencias argumentales con el único objetivo de dotar mayor empaque político y de un discurso revolucionario para agitar las conciencias. Mientras en la novela gráfica de Moore, la protagonista Evey Hammond es una ingenua muchacha de 16 años que sale a la calle tras el toque de queda para prostituirse y conseguir su manutención, en la película se trata de una periodista que desarrolla tareas de asistencia de producción en la Radio Televisión pública británica. Esta diferencia argumental permite construir todo un desarrollo de acontecimientos que sirven para potenciar y dar altavoz en el filme a las disertaciones de V. Sin embargo, en ambas versiones se mantiene el origen huérfano de Hammond, con sus padres desaparecidos y muertos tras las revueltas que sucedieron durante y tras el ascenso del partido fascista Fuego Nórdico, por su militancia política y libertaria.

Así gracias a los contactos y posibilidades profesionales que se introducen a este personaje, y por supuesto, debido a la implacable y fantástica interpretación de una Natalie Portman sobresaliente se dota a la película de un espíritu por el que los espectadores, al igual que en el alter ego femenino, maduran y activan políticamente, dejando atrás las cadenas del miedo y la cotidianidad para adquirir primero la actitud critica, los ojos y oídos abiertos para desarrollar una consciencia subversiva, desobediente y que comprende que otra sociedad es posible y preferible. Y que será con lucha, sacrificios, dolor y rebeldía con lo que se derrotará el fascismo para que sobresalgan la libertad y la igualdad.

La película esta plagada de poderosas escenas: La secuencia de actos desarrollada en torno al domino de V; la lectura de Hammond de la carta póstuma de Valerie; El juego de Lolita con un jerarca de la iglesia británica; la detención, rapado del pelo de Hammond. Su crecimiento en la celda. Las escenas relativas al campo de Larkhill (con menos sangre y detalle que las dibujadas por Moore). Su lealtad con una revolución que no empezó ella pero a la que doto de sentido en la escena final antes de activar el tren con las cargas explosivas; Mientras miles de personas ataviadas como V rodean el Parlamento... toda la fotografía y ambientación de la película sirve a un único propósito: Dotar de simbolismo a la revolución, al despertar de conciencias.

Este despertar, que ya hemos contado como surge en el personaje interpretado por Natalie Portman y con el que los espectadores se sentirán trasladados, no es el único en el metraje de la película. El inspector Dascob, pasa de ser un alto cargo dentro del ejecutivo y del Partido Único, a ser, según desarrolla la investigación para poner cerco a V, en una especie de poli bueno arrepentido al descubrir que los terribles ataques terroristas que provocaron la caída del régimen anterior y la subida del partido fascista y de Sutler, como líder de la nación no fueron más que parte de la propia estrategia del partido, complementada con los interés de la iglesia, de empresas privadas y medios de comunicación de masas.

Pero sin duda es V (personaje interpretado por el actor australiano Hugo Weaving, el Agente Smith de Matrix y el Elrond de El Señor de los Anillos, y que en V de Vendetta SIEMPRE aparece bajo la máscara de Guy Fawkes, y quien cabe decir no fue la primera opción ya que James Purefoy llegó incluso a interpretar el personaje en varias secuencias que se agregaron al metraje final) quien cimenta toda la película, así como el discurso y mensaje final. Un personaje, que al igual que en el cómic, suelta palabras tan afiladas como las dagas con las que aparece, siempre para cuestionar la realidad, el sistema y el poder. Respondiendo como un freak acaparador de la cultura y el arte de todas las épocas pasadas, capaz de volar los símbolos del régimen fascista al ritmo de la Obertura 1812 de Tchaikovsky. Y por supuesto, también evolucionando para al final, preso del amor por Hammond, convertirse en un héroe romántico clásico que da todo lo que tiene, incluso su vida por sus ideales.



En cuanto a la facturación técnica de la película decir que pese a venderse como un producto hollywoodiense, se nota en cada trazo la firma británica de la película. La fotografía es brillante y realza a cada momento los símbolos tanto de opresión como de respuesta a esa opresión, así como no podía ser menos la evolución personal de los personajes principales, paradigma y estereotipos de una revolución. Constantemente rodeada por una banda sonora brillante y apropiada utiliza diversos recursos narrativos para explicar cada proceso personal (redención, rebeldía, descubrimiento, putrefacción, supervivencia, etc.) como puedan ser flashbacks, imaginaciones, fragmentos filmados como parte de espacios informativos o regresiones tanto al pasado como a la introspección de los personajes.

Como conjunto tenemos una película V de Vendetta que es una interesante reflexión sobre el poder y la reacción del pueblo, la subversión y la revolución, el sacrificio, y la respuesta ante el totalitarismo. Promocionada como un blockbuster se aleja de los tópicos del subgénero para lanzar preguntas al espectador, pero también certezas. Bombas de relojería que nos hagan pensar y cuestionarnos nuestra realidad así como dagas que afilen nuestra conciencia y respuesta social. Por todo ello V de Vendetta se ha convertido en un manifiesto cinematográfico de la lucha contra el sistema de toda una generación y en toda una película de culto contestaria y revolucionaria frente al orden pre-establecido de las cosas y el poder.

Para terminar dejo el vídeo y el relato de la llamada a la rebeldía de V a la ciudadanía británica.


    "¡Buenas tardes, Londres! Permitid que, primero, me disculpe por esta interrupción. Yo, como muchos de vosotros, aprecio la comodidad de la rutina diaria, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la monotonía. A mí, me gusta tanto como a vosotros. Pero con el espíritu de conmemorar los importantes acontecimientos del pasado, normalmente asociados con la muerte de alguien o el fin de alguna terrible y sangrienta batalla y que se celebran con una fiesta nacional, he pensado que podríamos celebrar este 5 de noviembre, un día que, lamentablemente, ya nadie recuerda, tomándonos 5 minutos de nuestra ajetreada vida para sentarnos y charlar un poco. Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. Sospecho que, en este momento, estarán dando órdenes por teléfono, y que hombres armados ya vienen de camino. ¿Por qué? Porque mientras pueda utilizarse la fuerza ¿Para qué el diálogo? Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es, que en este país, algo va muy mal, ¿no? Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Antes tenías libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabais. Ahora, tenéis censores y sistemas de vigilancia que os coartan para que os conforméis y os convirtáis en sumisos. ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros. Y tendrán que rendir cuentas. Pero, la verdad sea dicha, si estáis buscando un culpable, sólo tenéis que miraros al espejo. Sé por qué lo hicisteis, sé que teníais miedo ¿Y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. El temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis al actual líder, Adam Sutler. Os prometió orden, os prometió paz. Y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión. Anoche intenté poner fin a ese silencio. Anoche destruí el Old Bailey para recordar a este país lo que ha olvidado. Hace más de cuatrocientos años un gran ciudadano deseó que el cinco de noviembre quedara grabado en nuestra memoria. Su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras; son metas alcanzables. Así que si no abrís los ojos, si seguís ajenos a los crímenes de este gobierno, entonces os sugiero que permitáis que el cinco de noviembre pase sin pena ni gloria. Pero si veis lo que yo veo, si sentís lo que yo siento y si perseguís lo que yo persigo, entonces, os pido que os unáis a mí, dentro de un año, ante las puertas del parlamento Y juntos, les haremos vivir un cinco de noviembre que jamás, jamás nadie olvidará."


No hay comentarios:

Publicar un comentario