domingo, 7 de marzo de 2010

Te echo de menos...



Con este himmno Fito y tu recuerdo me robastéis las primeras lágrimas... Él ya me resarció; Sólo espero que tú también y me confirmes esta vida genial que nos espera. Te quiero, anabel



Sangre que hierve en las venas...
espíritu elevado al altar de la esperanza.
El dolor seguirá infringiendo en la memoria...
castigo en noches sin tu amor como labranza.

He pasado siglos sin más ánimo que mis vestigios.
Heridas infringidas, sangrantes torrentes, sin más sutura que el tiempo y el olvido.
Naufragado en el dolor continuo, en la desdicha, extranjero de sentimientos en un mundo sin ellos.

Descubrir el significado del amor en la distancia.
En meses no querer más que borrarla,
Acercarme a tus labios, rodearte en mis brazos...
Aprender a querer viendote dormir.
Decirle a tus sueños que quiero pasar mi vida junto a ti.
Declaración jurada de amor eterno,
pues te quiero sin freno,
te anhelo en la lejania,
y busco sobrevivir en tu recuerdo,
para pronto recobrar
nuestra común e indisoluble vida.

Siento frio en tu ausencia. Hielo con el rechazo.
Ultrajado, decepcionado... apagado. Mi fatídico desatino se conjuga en gerundio.
Pero imperativo mis ganas por amarte, por sentirte dormida una vez más en mi pecho.
No olvido las cosas tribales, los ritos banales.
Momentos de cotidianiedad que enamorados son especiales.
Orígenes perdidos, recobrados en tu corazón,
lugar maravilloso donde habito y te prohibo que me olvides.
Soy espejo y esclavo de la pequeña que crece en mi interior reclamando mis lágrimas y risas, mis sueños y rutinas, porque todos son suyos. Son tuyos.

La lucha esta planteada. Tenemos un tablero lleno de obstaculos.
Pero poseemos el arma con que derribarlos, con que vencer y ser felices y eternos...
Tenemos el amor suficiente para desear vivirnos y conseguirlo.
No voy a renunciar por la distancia a ti; por muchos agobios, por muchos errores, el mayor desasosiego y quebradero será rendirme sin luchar por ti.

Las lágrimas han inundado mi vida, y en tu ausencia las nubes se han sucedido, descargando.
llantos de lamento, lamentos en suicidio...
sin ideas, sin sueños navego a la deriva.
pero tengo el bote de que tu amor por mi existe y también es fuerte.
Será remando contra corriente, como juntos encontraremos nuestra felicidad
destino en una isla paradisiaca, sin mas necesidades que desnudarte al anochecer,
arroparte en los amaneceres.

No quiero más noches solitarias, alejado de ti. Odio las mañanas en las que despierto sin tu rostro a mi lado. Necesito vivir y creer, hacerte feliz ya. Eres la princesa de mi cuento, y yo tu principe, armado con lápiz y valor para escribir el final feliz. El feliz final de un amor eterno...

Sé que soy como siempre has querido tener a un hombre.
Eres la mujer que echaba de menos incluso antes de conocerte.
Es la primera vez que puedo afirmar sobre una persona que es la mujer de mi vida y esa eres tú. Y por ti voy a luchar, para cumplir esto que siento, que sé que tu también guardas en tu interior.

Te amo, pkña!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario