viernes, 13 de noviembre de 2009

Putos Galácticos


Las cuentas no andan bien y debido a semejante desbarajuste el Gobierno se exprime los sesos para tratar de equilibrar la balanza de gastos e ingresos, tras un paro salvaje que destroza vidas, proyectos y esquilma las cuentas de la Seguridad Social. ¡Qué bueno hubiera sido intervenir el precio de la vivienda y reducirlo a un 33% (por lo menos) lo que nos habría dado la oportunidad a muchos de emanciparlos, teniendo todos casa, los constructores e inmobiliarias algo menos ricos, pero sin pisos sin sacar del stock y con el consumo funcionando a pleno rendimiento!. Pero claro yo no soy el presidente del gobierno (os jodéis).

Entre las muchas de las injusticias reinantes una de las más insolidarias, recalcitrantes y ley a medida echa es la llamada "Ley Beckham", ordenamiento basado en las disminución del tipo impositivo sobre la renta (hasta 24% por el 43 en circunstancias normales) para aquellos extranjeros de élite que trabajen en el país y ganen más de 600.000 euros. El supuesto de la ley era atraer a trabajadores de alto nivel, ingenieros, catedráticos, innovadores para tratar de dar un impulso al I+D+i. La idea es que el desierto académico e innovador mudará a un frondoso bosque de empleo de élite, altos ingresos y que pusiera a España en la vanguardia de las nuevas tecnologías y de la investigación y desarrollo científico e industrial.

La ley no tenía mala pinta si se le hubiera puesto un límite (3 años por ejemplo) y si sólo hubieran sido ellos los beneficiados. Porqué de 70 personas que se acogen en este momento a este régimen fiscal, 56 son futbolistas, mientras que sólo tenemos 6 catedráticos y 8 ejecutivos. Y es que los clubes punteros del fútbol español y la Liga profesional con el beneplácito de las autoridades, la federación nacional y el sindicato de jugadores profesionales (aquí hay mucha gente que se lo ha llevado) aprovecharon la laguna jurisdiccional para inflar los contratos y crear la manida Liga de las Estrellas.

Llegados a este momento el PSOE ha planteado su recesión y el fútbol profesional se alarma, escandaliza y amenaza con la huelga, bueno mejor dicho, un cierre patronal, porque ellos son los patronos y es que no tienen ni puta idea de vocabulario. El tema es que amenazan con el cese del "pan et circens", del fútbol, de toda la vanalización de los problemas cotidianos como si el pueblo español soberano y creo que cansado ya de tanta injusticia nos fuéramos a poner de su parte.

Pues oíga no, joder!. Basta ya de cacicadas, asaltos y desvergüenzas varías. Se acabó ya por fin el bochorno de los astronómicos fichajes y el mercadeo. De las "estrellitas" porque los mejores, son españoles (Xavi, Iniesta, Cesc, Casillas, Torres, Villa, Silva, Mata, Negredo,...). Si creen que voy a salir a protestar porque estos poligoneros y chulos no van a cobrar tanto y seguir su vida entre las discotecas y salir corriendo a "defender a su país" lo tienen claro. También me importa una mierda si se hunden los clubes. Me da igual Mandril, barça, atleti o Salamanca. Son empresas capitalistas expuestas a los malos balances, las deudas, los cierres, los EREs y las malas gestiones. Estoy en contra de que ayuntamientos y diputaciones "rescaten" clubes cuando sus directivos han hipotecado sus recursos y generado deudas, después de llevarse pingües beneficios y que tengamos todos los contribuyentes pagar esos desmanes. Por qué un club de fútbol, y no una empresa de Tele-marketing.

Me preguntó qué hemos hecho en vidas pasadas para vivir bajo el chantaje de empresarios y mafiosos de medio pelo, periodistas subnormales y borregos engominados que gracias a un balón se han librado de morir de inaiación dentro de la vorágine del capitalismo depredador y competidor en el que vivimos. Odio eso de que por un partido de fútbol lo vean 12 millones de personas, digan que el país se paró o que todo el mundo estaba frente al televisor. Pues no, joder. Resulta que todavía hay otros 32 millones de personas que dedicaron esa hora y media a otra cosa (espero que fueran 16 millones de cópulas). A colacción, no me hacen ninguna gracia ninguno de esos "patriotas" deportistas que ante cualquier éxito se enfundan en la bandera y llevan los colores patrios en cascos o muñequeras, para luego cotizar en el paraíso fiscal cualquiera. Eso si es solidaridad, verdad. Yo no les dejaba representar a España. A lo mejor no ganábamos una mierda (demostrado sólo nos quedaría el fútbol, el basket, el ciclismo y el deporte amateur que vive de las subvenciones y becas públicas) pero sería otra victoria de la sinceridad y la claridad.

Con fútbol o sin él, quizás con más tranquilidad y reposo, me levantaré por las mañanas y seguiré yendo al trabajo. Después al gimnasio o a correr. Leeré, escucharé música, tocaré la guitarra y amaré a mi novia. Saldremos los amigos a divertirnos y a protestar. Estare informado o desinformado, pero mi vida continúa porque el fútbol es un espectáculo más dentro de la oferta de ocio que tenemos; si no tenerlo provoca disturbios, ansiedad o depresión, este hecho es inversamente proporcional al borreguismo instalado en el país de la pandereta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario