sábado, 24 de mayo de 2008

Mediums


¿Qué es lo que determina que alguien sea feliz o no? ¿Por qué existen momentos de parálisis y duda? ¿Tengo miedo de una derrota en un partido no jugado?...La felicidad y la soledad siempre han ido de la mano en este tiempo; pero ahora más unido que en otras ocasiones, siento mayor desazón, temor y nostalgia de momentos pasados. Por qué no conseguimos despegar, abrazar nuestros anhelos y sueños y olvidar todo lo que nos ata y a la vez nos humilla.

El lecho es nuestro tesoro... momentos de caricias, confidencias y miradas llenas de ternura. Allí junto a ti pienso en lo magnífico que sería, si me enamorará de ti. Noto como estas embriagada de mi y odio como no puedo besarte por que el alcohol me hace sombra. Me mueven mis instintos, pero mi corazón no se inmuta. Tus abrazos caen en saco roto; no puedo continuar así. Siento tu pesadumbre, melancolía, dudas y tristeza, disfrazada con fingida alegría. Tus ojos no mienten.

La verdadera razón del ser es la verdad; máxima, pura y virginal. Al despedirnos trágicos y medievales acordes nórdicos se deslizaban por nuestra piel. El manjar que nos queda por saborear es dejar esta amistad, consolidarla y olvidar lo pasado. Ahora no me queda más que remendar mi sayo, buscar un nuevo altar, una nueva historia. Cerrar las puertas más recónditas de tu hogar y quedarme con el regalo de haberte conocido, y el bien que nos hacemos estando así.

Como ya he dicho, la suerte encuentro en que hallo múltiples compañías. Mucho tiempo hacía que no estaba como ahora, jugando y luchando en territorios distintos y dispares. Pero todo lo que en mi rodea se abraza del temor. En mitad de una conversación hoy he dicho "mi barco ha anclado en el puerto, pero no pienses que estará mucho tiempo, mañana con el nuevo día y los primeros rayos de luz, zarpará a toda vela". Los que me conocen saben que no hablo en balde...mañana es el primer día para muchas cosas, pero sobretodo para DEJAR DE LASTIMARME. Trabajaré, lucharé, sacrificaré todo lo que sea para comenzar a ser feliz, aunque todavía y ahora la pesadumbre no me permita dibujar sonrisas en mi rostro.

Sigo sin encontrar respuestas a tantas preguntas que borran en mi mente la lucidez y llenan mi corazón de oscuridad. Desconozco cual será el día de mañana, dónde lo viviré y todo lo que acontece al futuro... sólo espero que me abandone la desesperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario