miércoles, 27 de octubre de 2010

Algo para acercar...



Y ahora son mis palabras las que demostrarán que saben llorar para ti
somnolientas, saliendo de una hibernación que cruzó días y semanas
son mis palabras, hasta que sean tuyas, pudiendo acariciar tus ojos
mientras mi ilusión se ducha disuelta sobre la espera,
rodada y quieta, expectante...

Solo he de imaginar una luz pobre que me manifieste tus contornos
milímetros de ti que se vuelvan sugerencias, que a la vez sean retos
estar contigo bajo esa miscelánea de claridad y sombras
jugando a las sensaciones,

Enseñando al corazón hasta donde pueden llegar los latidos
y desprenderse del pasado como si se tratara de un abrigo,
para colocarse el manto cálido de un presente que siempre será regalo
sobornar a un reloj para que se pare
cuando un abrazo tenga la oportunidad de existir...

Nada es cruel con el tiempo, porque solo el tiempo concede la intensidad
y ese todo latente, que tanto ha respetado las distancias...

¿Qué hará cuando desaparezcan?
se me figura en la mente un jarrón de agua que se derrama
cinco sentidos hambrientos, condenados a la moderación
pero nada impedirá que la magia se respire,
que todo se vuelva poesía improvisada
para ver las horas rodando montaña abajo,
mientras mi forma de querer se hace pedacitos
¿y que te pediría?,

Quizá que me dejes notar lo que notas, hasta lograr la reciprocidad
con la facilidad con que se crea un dibujo, aplicando colores intensos,
puede que ponga yo el azul, puede que tú añadas el esmeralda
que se te antoje el rojo pasión, y que un lienzo grande se vuelva diminuto
y es ahora cuando tomaría una de tus manos entre las mías,
la tranquilidad se movería despacio, las sensaciones se harían juguetonas.

Porque solo quiero estar cerca de ti,
rozarte la respiración, y mirar tus ojos
esas tres cosas forman el tesoro que deseo volver a encontrar...
y será la verdadera materia prima para dotar de realidad al amor...
los días andan, las ilusiones caminan, los deseos corren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario