lunes, 11 de febrero de 2008

Saber lo que siento

El tiempo es una variable sorprendente. Cada cambio que se produce en nuestras vidas sepulta lo anterior. Cada intención sólo vale para un instante, y cada deseo y decisión pierden trascendencia a medida de reloj. Lo mejor de una situación es que puede tornar, virar en cualquier momento. No sé porque comienzo a escribir y sin embargo sé porque te estas convirtiendo en mi fin. Reconozco que son vagos y sutiles los indicios que abrigan mi esperanza. Pero poderosos y embriagadores son tus gestos, tu belleza y elegancia que empiezan a hechizarme. Lejos todavía estoy de recuperar sensaciones pasadas, que desde hace tiempo abrazan mi olvido. Todavía conservo la voluntad de parar esta pasión, si todo ello se empeña en un no; pero escribo con mi sangre mi convencimiento de que si por una vez en la vida las cosas salen como anhelo, dibujaría mi amor en tu piel con los besos que jamás he dado. Si alguna vez en la vida hubiera tenido la oportunidad de confiar en alguien, este sabría que el único deseo, la solitaria esperanza de mi vida sería poder amar y ser amado por alguien como tú. Ojalá no me niegues el placer de poder conocerte más; la suerte de construir una amistad y conocernos. Y saber de una vez que el despertar de mi corazón, 5 años después, cegado por tinieblas y telarañas, es verdadero, correspondido. Necesito que así sea. Quiero que sea así. Cansado estoy de tantas sensaciones vacías. De intentar volar con unas alas rotas. Mi anhelo es abrazar el paraíso contigo, y que tus preciosos ojos vean como construimos una vida para dos. Jamás pensé que una obligación como la que ahora encubre mis mañanas y empezó sacándome de la cama, acabe por darme la oportunidad de volver a sentir esto, conociéndote, y hacer que sea el deseo de volver a verte lo que tire mis sabanas al suelo y mis pensamientos al viento.

No quiero molestarte. Y si no hay posibilidad no lo haré. Porque sobre todo no quiero volver a sufrir. Imagino que alguien como tú no puede estar sola. Es anti-natura. Ilógico; imposible... porque eres mi sueño, y mis sueños siempre los han vivido otros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario